En directo
    Manifestación de los estudiantes de la Universidad Baas en apoyo de las operaciones aéreas rusas en Siria

    Los cambios en el tablero geopolítico que han llevado a Rusia y China a Oriente Medio

    © Sputnik / Dmitriy Vinogradov
    Oriente Medio
    URL corto
    3220

    La salida del Ejército estadounidense de Irak en 2011 marcó una nueva época en la política regional, que vivió la expansión de dos actores importantes: Rusia y China. A pesar de que los dos países tengan enfoques e intereses distintos en Oriente Medio, pueden cooperar para lograr sus objetivos.

    Así, la participación de Moscú en los procesos regionales está relacionada con la amenaza terrorista y la seguridad regional, de acuerdo con la nueva doctrina de la política exterior rusa, anunciada en 2016.

    Tema relacionado: China amplía su presencia en Oriente Medio

    Por su parte, los intereses de China tienen un carácter más bien económico y están relacionados con la estrategia del "comportamiento responsable de una gran potencia", afirma el coordinador del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales, Ruslán Mamédov.

    Cambios en la política regional

    A pesar de que la influencia de Rusia en la región de Oriente Medio tiene carácter histórico, que especialmente se intensificó durante la ola de movimientos independentistas en los países árabes, desde los años 1990 Rusia se había enfocado sobre todo en sus relaciones con los países occidentales. A su vez, China tampoco se vio involucrada abiertamente en conflictos regionales en Oriente Medio, cuenta el autor.

    No obstante, esta política se mostró impotente ante las "acciones destructivas de Estados occidentales en Irak y Afganistán", que acabaron en pérdidas —geopolíticas y económicas— para Rusia y China. El columnista añadió que lo mismo ocurrió cuando ambos países se abstuvieron de votar en contra de la resolución número 1973 de la ONU (el 17 de marzo de 2011) que llevó a un golpe de Estado en Libia con una intervención militar directa de la coalición liderada por EEUU.

    También: Las relaciones entre EEUU e Irán 'tendrán un escenario increíble'

    Al valorar el resultado de esta estrategia, así como las consecuencias destructivas de la actividad de los países occidentales en Afganistán e Irak, China y Rusia optaron por no repetir los mismos errores en Siria y vetaron la resolución de la ONU para imponer sanciones contra el Gobierno de Asad, afirma Mamédov.

    Diferentes objetivos

    "Mientras la actividad militar rusa y estadounidense en Siria es intensa, China se quedó en la retaguardia para tener más opciones", dice Mamédov.

    Según él, estos pasos del país asiático muestran cómo evolucionó su manera de llevar sus asuntos en Oriente Medio. Puesto que Pekín es el socio preferido en el ámbito económico, China se concentró en defender sus intereses mediante su poderío económico y diplomático, explica.

    "La necesidad de defender y promover sus intereses hizo necesario el uso de su potencial político, asegurado por el poder económico y diplomático", añadió el experto.

    Entre los grandes proyectos de China, Mamédov destaca la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda (BRIZNA), cuya ejecución depende de la situación en Oriente Medio.

    Por su parte, el interés ruso se focaliza principalmente en la lucha contra la amenaza terrorista y la proliferación de organizaciones terroristas en Siria e Irak. Aunque el experto subrayó que esta amenaza también se cierne sobre China.

    Además: Rusia: las acciones de la OTAN en Libia provocaron la crisis migratoria en la UE

    Ello explica la cooperación entre los dos países y el Gobierno sirio, según la cual especialistas chinos ofrecen apoyo y Rusia participa en la operación militar en Siria, asegura el columnista.

    Beneficios de su nuevo rol en la región

    De acuerdo con Mamédov, la presencia militar de Rusia y el aumentado de su peso en la región le dieron un empujón a sus perspectivas económicas. La cooperación entre corporaciones rusas y países de Oriente Medio creció en el ámbito armamentístico, el de la agricultura, el tecnológico y el energético.

    China tampoco se queda atrás y se ha convertido en el mayor inversor en Oriente Medio, superando incluso a EEUU, cuenta el experto. Por esta razón los países de la región siguen firmando acuerdos para la ejecución de proyectos en el marco de la Ruta de la Seda. Además, la fórmula del intercambio de hidrocarburos por productos chinos es muy beneficiosa para Pekín.

    Más: Lo que se cuece en Yibuti: "El conflicto de Oriente Medio parecerá un mero vodevil"

    Por si fuera poco, el columnista recordó que Pekín estableció en 2016 su primera base militar en el extranjero, concretamente en Yibutí. A pesar de que este pequeño país se encuentra en África, tiene una ubicación estratégica que permite a los militares chinos tener presencia en Oriente Medio.

    ¿Qué hacer con EEUU?

    Ruslán Mamédov asegura que la cooperación ruso-china no debería oponerse a las acciones de EEUU, puesto que juntos los tres países podrían resolver muchos problemas de la seguridad regional.

    Así, las estrechas relaciones entre Rusia y China y Arabia Saudí e Irán serían una buena base para "reducir las tensiones entre los dos países islámicos y encauzar sus relaciones", explicó el experto.

    "Con el tiempo sería racional crear una organización regional multilateral para la seguridad con la participación de Rusia, China, EEUU y la UE como observadores", sugiere Mamédov.

    Siria, punto de partida

    Tanto Rusia como China ya mostraron su determinación y compromiso para prestar apoyo en la restauración de Siria, que requerirá de unas considerables inversiones, afirma el columnista.

    Relacionado: China ya tiene bases militares en Asia y África

    Según él, aunque parezca poco probable que los países occidentales participen en dicha reconstrucción, el trío compuesto por Rusia—Irán—China podría repartir sus zonas de responsabilidad en este aspecto.

    El principal interés de Rusia y China radica en la creación de rutas comerciales terrestres que pasen por Líbano, Siria, Jordania e Irak. Para ello, es necesario que haya estabilidad en la región, concluyó.

    "La diversificación de las relaciones internacionales permitirá [a los países de Oriente Medio] fomentar la estabilización de la vida política y socioeconómica", explicó Mamédov.

    Esta es la razón por la cual a pesar de que EEUU siga siendo el "actor más importante" de la región y tenga la mayor presencia militar, la coordinación de las acciones entre Rusia y China para garantizar la seguridad contribuirá a los planes de Moscú y Pekín, y también a los de los países de Oriente Medio, concluyó Mamédov.

    También: "La invasión de EEUU en Irak destrozó la economía del país"

    Además:

    Número de civiles muertos por ataques de coalición de EEUU en Siria e Irak aumenta a 892
    Jordania debate preservación del acuerdo de distensión en el sur de Siria con Rusia y EEUU
    Irán y Pakistán abogan por la estabilidad de Afganistán
    Etiquetas:
    geopolítica, 'Nueva Ruta de la Seda', terrorismo, China, EEUU, Oriente Medio, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik