En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 628
    Síguenos en

    Mientras que las mayores batallas —tanto militares como diplomáticas— de la actualidad se libran en Europa, Oriente Próximo y la zona de Asia-Pacífico, la región de Asia Central no copa los titulares de noticias. Hasta ahora, indica el portal ruso Politicheskoe Obozreniye.

    A pesar de sus controvertidos éxitos en Oriente Próximo, Estados Unidos ha desarrollado una nueva estrategia para penetrar en Asia Central. Eso se anunció durante la reunión que mantuvo el secretario de Estado, John Kerry, con los cancilleres de las repúblicas postsoviéticas de la región.

    EEUU ha tratado de poner toda la zona de Asia Central bajo su influencia desde la caída de la Unión Soviética. Desde entonces, Washington ha implementado diferentes programas —militares, políticos, económicos y culturales— para abrirse paso. Sin embargo, hasta ahora esto parece no haber tenido éxito. Si bien en 2001 —el año de entrada en Afganistán— EEUU contaba además con dos bases militares en la zona (Uzbekistán y Kirguistán), ya para el 2005 se vio obligado a retirarse de la zona postsoviética.

    El deseo de recuperar sus posiciones se hizo evidente hace unos meses, cuando se anunció la iniciativa de designar fondos adicionales para apoyar en la región a medios de comunicación leales a Washington, indica el medio. A principios de agosto, Kerry invitó a sus contrapartes de las repúblicas postsoviéticas a dialogar en la capital estadounidense.

    "Esperamos avanzar con un nuevo enfoque regional. Se formará alrededor de las iniciativas relacionadas con la actividad antiterrorista, el comercio y la inversión, el desarrollo económico y la energía sostenible", expresó entonces el secretario de Estado norteamericano.

    Como siempre, intenciones sanas y bienvenidas por todos, pero, ¿de qué se trata en la práctica?

    En primer lugar, EEUU planea realizar y patrocinar programas de capacitación antiterrorista para los servicios especiales de la región. Traduciéndolo del idioma diplomático, esto significaría el cambio de un sistema de seguridad que hasta ahora funcionaba perfectamente.

    "Los resultados pueden ser bien vistos en países como Afganistán, Pakistán, Irak, Somalia, Libia y Siria. Siempre que EEUU entraba en alguno de esos países con el fin de combatir el terrorismo, como resultado ese mal se expandía aún más", recordó Serguei Mijéev en un programa de la cadena Rossiya 24.

    En segundo lugar, Washington ayudará a las repúblicas de la zona a integrarse en la economía global, lo que podría resultar en la puesta bajo control estadounidense de las producciones realmente rentables, mientras que la subida del coste de la vida obligará a los demás ciudadanos a buscar trabajo de camareros y empleadas del hogar en otro lugar. Así pasó con 'la integración económica' de países postsoviéticos como Estonia, Letonia, Lituania, Bulgaria o Rumanía y es lo que sucede ahora en Ucrania.

    Lea más: Los países bálticos perderán €1.000 millones por el 'no' de Rusia a sus puertos

    En tercer lugar, la creación de corredores de transporte tendría como objetivo crear una alternativa al proyecto chino Nueva Ruta de la Seda. De esta manera, EEUU tomaría la iniciativa en los servicios de transporte y logística en una región, bien lejos de sus fronteras.

    Otra forma de 'expansión' suave se planea en la rama energética.

    "Estados Unidos proporcionará asistencia técnica para la planificación estratégica, la integración de las redes, así como el uso de energías renovables y su financiación", señala el documento aprobado al término de la reunión.

    Y por último, Washington se dispone a ayudar a las repúblicas centroasiáticas a hacer frente a las consecuencias del cambio climático. Admirable intención, cuyo primer paso podría ser la ratificación del Protocolo de Kioto, convenio internacional bajo la supervisión de la ONU sobre el cambio climático, suscrito desde 1997 por la mayoría de los países miembros, entre los cuales EEUU no cuenta.

    De esta manera, Norteamérica volvería a usar lemas realmente progresistas para, en realidad, ocultar su objetivo principal: tomar el control de Asia Central y expulsar de la zona a China, Irán y Rusia.

    Es significativo que el encuentro se llevase a cabo en Washington, casi simultáneamente con otra reunión importante. A principios de agosto, en la ciudad china de Urumchi, los jefes del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de China, Tayikistán, Afganistán y Pakistán acordaron la creación de una alianza antiterrorista conjunta para garantizar la seguridad en la región. La misión de Washington: obstaculizar la integración de los países de la zona, al menos sin su presencia.

    Además:

    Países bálticos y EEUU refuerzan la cooperación en materia de seguridad
    La verdad que oculta Kiev sobre los sucesos que cambiaron el rumbo de Ucrania en 2014
    La apertura de los II Juegos Mundiales de Nómadas en Kirguistán
    Etiquetas:
    cooperación, cooperación militar, John Kerry, Kirguistán, Tayikistán, Uzbekistán, Kazajistán, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook