00:55 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    22213
    Síguenos en

    El presidente de EEUU, Donald Trump, anunció el 13 de agosto que Israel y Emiratos Árabes Unidos llegaron a un acuerdo para establecer lazos diplomáticos. En cambio, Israel suspende su plan de anexionar una parte de Cisjordania. Pero muchos criticaron la decisión de Emiratos. Sputnik analizó los pormenores del negocio entre ambos países.

    Estados Unidos, Israel y Emiratos Árabes Unidos anunciaron la firma de un negocio entre estos dos últimos países que prevé la normalización de las relaciones entre Abu Dabi y Tel Aviv. El Estado judío se comprometió a suspender, pero no dejar atrás, los planes de extender su soberanía a los territorios palestinos en Cisjordania. Esta decisión debería ser una buena noticia para los palestinos y para quienes los apoyan en general, pero la reacción fue la contraria.

    Previamente Israel tenía previsto declarar su soberanía sobre ciertas partes de Cisjordania, de acuerdo con las cláusulas del llamado acuerdo del siglo rechazado por Palestina y promovido por Washington y Tel Aviv. Cuando quedó claro que los palestinos no aceptarían el acuerdo, Israel prosiguió con los planes, mientras que Washington trató de persuadir a Tel Aviv de suspender o aplazar la anexión de esos territorios.

    Ya tras la firma del negocio entre Israel y Emiratos el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu subrayó que los planes de anexión "todavía están sobre la mesa", y agregó que la suspensión no es permanente. Pero está claro que una vez Tel Aviv decida proseguir con sus planes, las relaciones con Abu Dabi se complicarán, o incluso romperán lazos diplomáticos.

    ¿Traición a la causa palestina?

    Cuando Israel anunció sus planes de anexionar ciertas porciones de Cisjordania, en particular los que están poblados por los colonos judíos, la sociedad israelí se quedó dividida. Pero en general hubo más gente a favor que en contra. El paso dado por Netanyahu no busca tanto garantizar la seguridad de los colonos judíos en Cisjordania como ganarse el apoyo popular. 

    Por un lado, ahora que el trato con Emiratos Árabes Unidos está firmado, Netanyahu se arriesga a que su índice de aprobación caiga por haber suspendido la anexión. Por el otro, el establecimiento de lazos diplomáticos con un país árabe sirve para el reconocimiento diplomático del Estado judío en entre las naciones musulmanas. En otras palabras, es teóricamente posible que otros países sigan el ejemplo de Abu Dabi en el futuro. 

    Con la firma del acuerdo actual Emiratos Árabes Unidos se convierte en el tercer país árabe en establecer lazos diplomáticos con Israel: los primeros fueron Egipto y Jordania. Emiratos, de hecho, es el primero de los países del Golfo en dar el paso y de establecer relaciones con Tel Aviv. 

    La Autoridad Nacional Palestina no tardó en reaccionar a la decisión de Abu Dabi y condenó el acuerdo israelo-emiratí. Otros países del mundo árabe también criticaron fuertemente el trato entre dos países, entre ellos, Turquía e Irán. El motivo de la indignación de estos países es obvio: a sus ojos establecer relaciones diplomáticas con Israel es traicionar la causa palestina, especialmente, para los que sueñan con la desaparición de Israel. 

    Pero parece que estos países están guiados por las emociones. De hecho, la suspensión de los planes de anexionar ciertas porciones de Cisjordania favorece sobre todo a los palestinos, por lo cual es difícil hablar de traición. Si Tel Aviv decide proseguir con el plan, Abu Dabi siempre puede romper relaciones con el Estado judío.

    ¿El negocio facilitado por Mosad?

    El jefe del Mosad, Yosi Cohen, supuestamente visitó Emiratos Árabes Unidos para mediar en las negociaciones para normalizar las relaciones entre Abu Dabi y Tel Aviv, según informó el medio estadounidense The New York Times. Se informa que la cooperación entre ambos países en la lucha contra la pandemia de COVID-19 facilitó la normalización de las relaciones y la firma del acuerdo.

    El medio norteamericano destacó que el jefe del Mosad viajó de manera clandestina a Emiratos Árabes Unidos en 2019 y organizó los suministros de equipos médicos de Israel a Emiratos Árabes Unidos después del comienzo de la pandemia. Esto ayudó a romper el hielo en las relaciones bilaterales.

    Además, Cohen se reunió con los representantes de Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Catar, Jordania y Egipto. De esta manera, según NYT, la normalización de las relaciones con los países árabes puede considerarse mérito del Mosad. 

    En este contexto es importante recordar que Arabia Saudí es conocida por sus lazos no oficiales con Israel. A lo largo de los últimos años han surgido varios informes sobre la cooperación clandestina entre ellos en el ámbito diplomático y de inteligencia. Lo que une a las dos naciones es un enemigo común, Irán. 

    Al mismo tiempo las relaciones entre Riad y la Autoridad Nacional Palestina se están deteriorando. Pero, ¿puede Riad seguir el ejemplo de Abu Dabi a corto plazo? La respuesta es no: en la etapa actual parece que Riad está lejos de establecer lazos oficiales con Tel Aviv. El caso de Catar es aún más incierto.

    Entretanto, el ministro de Asuntos Exteriores de Palestina, Riyad Maliki, declaró que retira a su embajador en Emiratos Árabes Unidos a causa de la firma del tratado con Israel. Es curioso que el deterioro en las relaciones entre Palestina y los países árabes juega a favor de Tel Aviv. Esto quiere decir que Israel claramente se beneficia de la firma del negocio con Abu Dabi en sentido diplomático.

    Perspectiva árabe

    Pero hay quienes creen que el paso que ha dado Abu Dabi es una traición a los árabes que viven en Cisjordania. 

    El acuerdo entre Emiratos Árabes Unidos e Israel representa una amenaza directa para la lucha de Palestina por la independencia, así como para la unidad árabe en esta relación, declaró a Sputnik Ashraf Ajramy, experto en los problemas en las relaciones entre Israel y Palestina.

    "Emiratos Árabes Unidos siempre ha sido uno de los países que aseveraban que no van a hacer ningún tipo de concesiones a Tel Aviv mientras este último no regrese a las fronteras de 1967. De esta manera Emiratos Árabes Unidos, efectivamente, traiciona a Palestina y la priva del derecho a su propio territorio y a su propio Estado con la capital en Jerusalén del Este", dijo.

    Según Ajramy, el negocio entre ambos países es una traición a los refugiados palestinos porque Abu Dabi les cierra la puerta a volver a sus casas. Además, la decisión de Emiratos hace que la iniciativa pacífica árabe corra peligro: ya no hay solidaridad entre los países árabes, y esto es un gran regalo para Israel.

    Entretanto, EAU no busca pedir perdón a los palestinos y a los árabes. La posición oficial de Abu Dabi radica en el hecho de que el trato haya sido firmado para beneficiar la integridad territorial de Palestina, por lo cual no está claro por qué Palestina expresa su descontento.

    Abu Dabi firmó el acuerdo porque tiene sus propios intereses nacionales, explicó a Sputnik el general de brigada retirado del Ejército de Emiratos Árabes Unidos Jalfan Kaby. Según el entrevistado, las posibilidades de que su país e Israel cooperen son favorables para Abu Dabi.

    "Les recuerdo que Emiratos Árabes Unidos es un país independiente que actúa de acuerdo con sus intereses nacionales. Establecer relaciones con Israel ahora está dentro de sus intereses. EAU no es el primer país en dar ese paso: lo hicieron también Egipto y Jordania", puso de relieve.

    El experto emiratí también señaló que la firma del acuerdo con Israel no implica que su país haya traicionado su compromiso con la iniciativa pacífica árabe, y menos aún que Abu Dabi haya vendido a los palestinos, concluyó.

    Etiquetas:
    Donald Trump, Israel, Cisjordania, Palestina, Emiratos Árabes Unidos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook