En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    150
    Síguenos en

    La confrontación en el ámbito internacional a menudo agrava las relaciones entre diferentes países. Rusia y los países europeos no son la excepción. A día de hoy, para desarrollar una cooperación internacional mutuamente beneficiosa en Europa, es crucial definir el papel de la comunicación estratégica en las relaciones entre Rusia y la UE.

    Miembros de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública (RANEPA), la Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia y sus colegas de Rumanía, Estados Unidos y Francia han publicado un amplio estudio al respecto.

    Comunicación estratégica en las relaciones internacionales

    Según los autores del estudio, el concepto de comunicación estratégica implica que el Estado proyecte los valores, intereses y objetivos a largo plazo en la mente de sus propios ciudadanos y del público extranjero, así como su percepción en el ámbito internacional.

    Una condición importante de esta proyección es sincronizar de manera adecuada las acciones reales (hechos) del Estado en todas las esferas de la sociedad y el apoyo de la comunicación profesional (palabras e imágenes). Los hechos son más importantes, puesto que los cambios reales en la economía, la política y la esfera social afectan solos a la conciencia de las personas. Sin hechos estratégicos, la comunicación a menudo se convierte en una propaganda, eficiente durante poco tiempo.

    "La ventaja de este enfoque para evaluar la línea política del Estado es que se enfatiza que las metas establecidas correspondan con los cambios progresivos reales en la vida pública. Sin embargo, la comunicación estratégica es una herramienta de administración pública que tiene una dimensión militar y, cuando las relaciones internacionales se agudizan, se utiliza para la confrontación psicológica y de información", dijo Yevgueni Páshentsev, desarrollador del concepto e investigador principal del Instituto de Problemas Internacionales Actuales de la Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia y profesor de la Universidad Estatal de Moscú.

    Rusia y la Unión Europea

    La relación entre Rusia y la UE debe considerarse en el contexto de los cambios europeos en su conjunto. La aparición de partidos euroescépticos en Alemania, Italia, los Países Bajos, Francia y otros países no significa que la mayoría de la población de estos países quiera romper los lazos económicos, políticos y culturales entre sí. Sin embargo, los ciudadanos europeos no siempre aceptan los graves errores cometidos a nivel de las autoridades centrales de la UE, incluido el de responsabilizar exclusivamente a Rusia de la crisis en Ucrania.

    En 2015, en respuesta a la petición de los jefes de Gobierno de los países de la UE de considerar las "actuales campañas de desinformación de Rusia", se creó el Grupo de Trabajo East StratCom. Esto, junto con la constante mención de Rusia e ISIS (grupo terrorista proscrito en Rusia y otros países) entre los actores que amenazan a la UE, debilita el potencial creativo de la comunicación estratégica en la UE, sometiéndola a los intereses oportunistas de la confrontación informativa. Lamentablemente, esto puede causar una mayor degradación de las relaciones entre la UE y Rusia.

    La diferencia de cómo se perciben las dos partes también se revela en el hecho de que hasta ahora Rusia ha percibido a la Unión Europea principalmente como una organización económica, y esta ha ocupado un lugar menor en su política exterior que la OTAN. Por lo tanto, según el coautor del libro, el investigador rumano Marius Vacarelu, Rusia sigue considerando las relaciones bilaterales con las "grandes potencias europeas" tradicionales, como Alemania y Francia, como una forma normal de tratar con la UE. El científico describió áreas prometedoras de cooperación entre Rusia y la UE, incluyendo la seguridad, la protección del medioambiente y la educación.

    El problema del daño mutuo a la reputación

    El uso de componentes de comunicación estratégica —palabras e imágenes— separadamente de los hechos obvios para los ciudadanos (medidas para resolver las contradicciones) se practica hoy en día a nivel de la confrontación psicológica y de información en el ámbito internacional. Los investigadores han estudiado el tono de los principales mensajes utilizados en la UE y Rusia durante esta confrontación.

    Según los científicos estadounidenses Serguéi Samóilenko y Marlene Laruelle, Rusia se caracteriza por un "lenguaje orientado al Estado" a nivel formal, lo que implica una llamada a cooperar y no permite insultos personales ni retórica incendiaria. Sin embargo, los programas de entrevistas a políticos rusos a menudo vulgarizan los errores de la UE hablando de un declive de Europa o su dependencia de EEUU.

    No existe una posición común de la UE sobre Rusia. Los científicos han identificado al menos cuatro posiciones: sugerencia de una "amenaza rusa"; acusación de falta de respeto a las normas democráticas por parte de la Rusia moderna; una posición más moderada que equilibra la cooperación y la crítica; y una posición más amistosa respecto a Rusia. Esta diversidad se refleja en los medios de comunicación europeos y deja mucho margen para superar las contradicciones.

    Reputación de las empresas rusas en la Unión Europea

    Una falta de atención a la reputación corporativa aumenta el riesgo de errores, tras los cuales es difícil justificarse, incluso más difícil que desmentir una difamación. Al evaluar la reputación de las empresas, los analistas tienen en cuenta tales factores como el grado de centralización para tomar decisiones y de formalización de las normas y procedimientos; la propensión a cooperar o competir; la planificación a corto o largo plazo; la estabilidad o la innovación.

    Los investigadores prestan atención a las acciones reales de las empresas rusas como la política de precios, el control de calidad, el apoyo estatal de Rusia y (a nivel de imágenes) su percepción en el país socio, la dinámica de la expansión empresarial y, por supuesto, el tono de las publicaciones oficiales de la empresa y la "retroalimentación" en los medios de comunicación.

    "La dificultad para construir una reputación en los países de la UE es que hay que de tener en cuenta varios grupos de valores del público objetivo. Por ejemplo, la gestión de reputación en Austria requiere tener en cuenta una amplia gama de normas determinadas por la cultura europea, las tradiciones culturales de la Europa de habla alemana y las actitudes culturales austríacas específicas en la comunicación empresarial", comentó Daria Bazárkina, profesora del Departamento de Seguridad Internacional y Actividades de Política Exterior de Rusia de la RANEPA.

    Los investigadores consideraron los factores de reputación de Gazprom, Lukoil y Sberbank en el contexto de las preferencias de los consumidores europeos y estudiaron las notas relacionadas en los medios de comunicación europeos.

    El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el presidente de Rusia, Vladímir Putin
    © Sputnik / Alexey Druzhinin
    Por ejemplo, en 2018, los países de la UE introdujeron una nueva norma en el ámbito de la protección de datos personales; Sberbank respondió con la introducción de un sistema unificado de tratamiento y almacenamiento de este tipo de datos, lo que crea una base favorable para las noticias.

    Las empresas privadas rusas son más activas en las redes sociales que las empresas estatales, mientras que el sector bancario es más activo que el del petróleo y el gas, señaló Kaleria Kramar, investigadora del Centro internacional de estudios sociales y políticos y de consultoría. Esto puede explicarse por una mayor competencia en el mercado europeo y un enfoque en diferentes categorías de clientes. Sin embargo, durante la "revolución del esquisto" en EEUU, el sector ruso del petróleo y el gas puede enfrentarse a una nueva ronda de competencia por el mercado europeo.

    Cambios tecnológicos globales

    Es particularmente importante superar las diferencias existentes ante las nuevas tendencias tecnológicas y los problemas comunes, opinan los científicos. La Comisión Europea ha presentado un plan para promover el desarrollo y el uso de la inteligencia artificial en Europa. Los países de la UE están considerando la posibilidad de editar el genoma del embrión humano.

    Rusia es un líder mundial en la bioinformática, y su progreso en la robótica, la genética y la ciborguización crea un terreno para cooperar con Europa. El libro identifica nuevos riesgos asociados con la inteligencia artificial y presenta cinco escenarios de futuro, desde el más progresivo hasta el más peligroso.

    No hay debate abierto sobre la 'ingeniería humana' a un alto nivel estatal, puesto que ambas partes están ocupadas con cuestiones geopolíticas. Un análisis de posibles modelos de desarrollo social es especialmente importante en los debates científicos, teniendo en cuenta la evaluación exhaustiva del papel de las tecnologías prometedoras, que influyen cada vez más en el desarrollo social.

    ¿Qué hacemos?

    Los autores del estudio recomiendan centrarse en la experiencia positiva de la cooperación entre Rusia y la UE. Según el coautor del libro, el politólogo francés Pierre-Emmanuel Thomann, son necesarias unas consultas más amplias entre los países para evitar una militarización excesiva de las palabras y las imágenes en la comunicación estratégica.

    Es importante no permitir que la agenda revanchista prevalezca en el debate público en Rusia ni en los países de la UE, y tomar decisiones políticas sobre la base de un análisis equilibrado y exhaustivo, teniendo en cuenta unos desarrollos alternativos de los acontecimientos.

    Sin embargo, lo más importante hoy en día en el ámbito de la comunicación es desarrollar, en la medida de lo posible, evaluaciones de expertos de las relaciones entre la UE y Rusia en debates positivos, que no se basen en ideologías del pasado, sino en un análisis racional de los procesos interrelacionados del desarrollo humano, que, naturalmente, conducen a una nueva condición cualitativa. ¿Cómo será? Pues depende de toda la sociedad.

    Etiquetas:
    comunicación, cooperación, relaciones bilaterales, perspectivas, UE, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik