En directo
    Niño en Kosovo, Serbia (archivo)

    ¿Qué consecuencias habrá si alguien se atreve a dividir Kosovo?

    © AP Photo / Visar Kryeziu
    Opinión & Análisis
    URL corto
    160

    Mientras los medios especulan sobre los planes de Washington para dividir a Kosovo, el profesor de la Universidad de John Hopkins, Daniel Serwer, afirma que esto no va a ocurrir.

    En una entrevista para el canal de televisión serbio N1, el docente dijo que EEUU no planea dividir a Kosovo en partes albaneses y serbias. De hecho, asegura que en el propio país norteamericano se le presta poca atención al tema y que abrir esta "caja de Pandora" en los Balcanes Occidentales sería imprudente y peligroso.

    Tema relacionado: Diez años después, Kosovo sigue siendo "una herida abierta" para Serbia

    El profesor estadounidense añadió también que si Serbia y Kosovo quieren ser Estados democráticos y miembros de la Unión Europea, deberían dejar a sus minorías nacionales en las fronteras existentes.

    Por su parte, en una entrevista para Sputnik, el politólogo serbio Zeljko Cvijanovic se mostró incrédulo a las declaraciones de Serwer. Cvijanovic no entiende cómo el estadounidense puede preocuparse por las fronteras de la región que autoproclamó su independencia mientras se muestra indiferente por la integridad de Serbia que fue violada con la separación de Kosovo.

    "Es un ejemplo clásico de la doble moral de Washington, según la cual hay 'fracturas buenas y malas'. Esta lógica es la base de toda la política exterior de EEUU: lo que es bueno para nosotros, lo es para la humanidad y lo que es malo para nosotros, lo es para todos", comentó Cvijanovic.

    Por lo cual, el politólogo está convencido de que Donald Trump no puede confirmar oficialmente esta información, pues se trata de "un reparto criminal" de Kosovo. Además, Cvijanovic afirma que las fuerzas políticas que manejaron las cuestiones de la antigua Yugoslavia durante los últimos 25 años ya no tienen el peso que hace falta para seguir adelante con su línea de actuación.

    Más: Cuánto le cuesta a Serbia la pérdida de Kosovo

    No obstante, el politólogo serbio está de acuerdo en algo con Serwer: la división de Kosovo podría tener repercusiones graves. Ante todo, quedarían afectadas Bosnia y Herzegovina junto con Macedonia.

    Por ejemplo, el Parlamento de la República Srpska, que forma parte de Bosnia y Herzegovina y disfruta de un alto nivel de autonomía, declaró que tendrá derecho a ser reconocida como un Estado independiente en el caso de que Kosovo sea reconocido por la ONU.

    Al mismo tiempo, las posiciones de la minoría nacional albanes son muy fuertes en Macedonia, donde constituyen más de la cuarta parte de la población. Debido a ello, las crisis políticas y disturbios ocurren con regularidad en el país donde los albaneses comparten ideas separatistas para la formación de la "Gran Albania", señalan los columnistas de Sputnik, Tanja Trikic y Nenad Zoric.

    Con ello, Cvijanovic está seguro de que una gran crisis también azotará a otros países de la región que no reconocieron la independencia de la autoproclamada república. Entre ellos están Grecia, Eslovaquia y Rumania. Todos ellos podrían acabar teniendo sus propias "versiones de Kosovo".

    También: Todo lo que tienes que saber sobre la República Srpska

    Por otro lado, el profesor de la Universidad Noroeste de Boston, Dennis Sullivan, coincide en los peligros que podría acarrear una nueva división de Serbia, pero no cree que vaya a ser por iniciativa de Washington.

    De acuerdo con él, la ruptura de Yugoslavia no formaba parte de los planes de EEUU a principios de los años 1990, puesto que "ni entendían lo que significaba todo esto". Lo que es más, el docente considera que se debería culpar a Alemania, ya que fue la primera en apoyar la división del Estado balcánico.

    También desmintió las afirmaciones de que Trump acordó con Putin una nueva ruptura de Kosovo, ya que el presidente estadounidense "no tiene ni idea de lo que son los Balcanes".

    Lo más probable es que esta sea la razón por la cual no se observan cambios en esta dirección, arriesga el profesor. Según relata, en el Departamento de Estado le dijeron que por ahora la política balcánica está en modo de "autopiloto", pues Donald Trump aún no ve un potencial beneficio para EEUU en todo este asunto.

    "Para los Balcanes esto no es malo, ni bueno. Mientras él no mire en su dirección, será mejor que no atraigan su atención, porque no se sabe lo que decidirá hacer cuando se acuerde de esta región", comentó Sullivan.

    Ya que su decisión puede ser tanto a favor de Serbia como en su contra, el pequeño país debería asegurarse de tener tantos amigos como pueda y es algo que está haciendo bien.

    "Uno de los logros importantes de Aleksandar Vucic [presidente de Serbia] son las relaciones más cercanas con los árabes, turcos, rusos y estadounidenses y europeos", resaltó.

    Es importante que Belgrado siga estableciendo relaciones de socios con países de todo el mundo y forme una economía fuerte sin meter todos los huevos en la misma cesta, concluyó el profesor.

    Además: El futuro de Kosovo: ¿éxodo de serbios o enfriamiento del conflicto?

    El 17 de febrero de 2008, los albaneses kosovares de Prístina proclamaron de modo unilateral su independencia de Serbia. Las autoridades serbias presionadas por Bruselas y buscando un acercamiento con la Unión Europea —además de alivio para los ciudadanos—, se vieron obligadas en 2011 a entablar negociaciones con mediación de la UE sobre la normalización de relaciones con Prístina.

    El mayor logro fueron los acuerdos de 2013 sobre los principios de normalización, y de 2015, sobre una comunidad de municipios serbios de Kosovo, pero el plazo tope, el 4 de agosto, fijado por Bruselas para cumplir lo acordado, se incumplió por Prístina, lo que provocó un aumento de tensión en Kosovo.

    Vucic había señalado en más de una ocasión que las relaciones entre Belgrado y la autoproclamada república de Kosovo deben solucionarse mediante un referendo, pero nunca dio ni siquiera una fecha tentativa. Además, prometió no establecer vínculos entre la solución del problema de Kosovo y el ingreso de Serbia en la UE.

    Muchos expertos internacionales señalan que en aras de ser admitida en la UE —lo que Belgrado plantea como una prioridad—, Serbia tendrá que reconciliarse con la pérdida de Kosovo.

    La autoproclamada república de Kosovo no goza del reconocimiento por parte de Serbia, Rusia, China, España, Grecia, Irán, Israel, Siria ni otros Estados.

    Relacionado: Presidente de Serbia defiende división entre serbios y albaneses en Kosovo

    Además:

    A contracorriente: por qué este país europeo está apostando por la amistad con Rusia
    ¿Qué opciones tiene Serbia para presentar ante Kosovo?
    Serbia, en camino a la UE con o sin Kosovo
    Etiquetas:
    rotura, revolución, separatismo, Aleksandar Vucic, Donald Trump, Balcanes, Yugoslavia, Albania, Kosovo, Serbia, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik