08:51 GMT +321 Noviembre 2018
En directo
    Hotel Bauen, una de las empresas recuperadas por trabajadores argentinos.

    Empresas recuperadas por sus trabajadores exigen reconocimiento a la OIT: "Hoy estamos huérfanos"

    CC BY 2.0 / Diego Torres Silvestre
    Mundo
    URL corto
    0 42

    En el mundo todavía es poco común que las empresas sean dirigidas por sus trabajadores. Más aún que sean ellos quienes las hayan sacado a flote después de quebrar. Sin embargo, Argentina es el país con mayor cantidad de empresas "recuperadas": allí los trabajadores son los que mandan.

    En el marco del tercer encuentro regional de "Economía de lxs trabajadorxs", que se celebrará el 1, 2 y 3 de noviembre en Chile, Sputnik conversó con la abogada argentina Gisela Bustos, miembro del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER), que promueve el reconocimiento de estas nuevas formas laborales ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

    "Si bien en el mundo cuantitativamente hoy pueden ser minoritarias este tipo de empresas, me parece que por su dinámica son una expresión muy importante de las nuevas formas del trabajo, y deben ser reconocidas", aseguró Bustos.

    "Creo que tenemos que saltar las barreras nacionales para ir a plantear un reconocimiento internacional", agregó.

    Más aquí: Multinacionales disminuirán uso de plásticos nocivos

    En Argentina hay 15.525 personas empleadas en 384 empresas recuperadas: empresas donde los trabajadores son sus propios patrones y quienes dirigen el proceso de producción.

    "El número sigue creciendo y se sigue registrando una muy baja tasa de mortalidad de estas experiencias", aseguró Bustos. "Son muy pocas las que cierran, se trata de sostener la unidad productiva recuperada, sea como sea", agregó.

    Sin embargo, cada vez son más los obstáculos que deben sortear para poder subsistir. Desde hace dos años están "sufriendo el impacto brutal" de las políticas implementadas por el Gobierno de Mauricio Macri, aseguró Bustos.

    Además: En Argentina y Chile manifestantes se volcaron a las calles contra las políticas económicas

    El 38% de las empresas recuperadas se encuentra en niveles de producción menores al 30% de su capacidad instalada, según el sexto informe sobre la situación de las empresas recuperadas elaborado por la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. "Es un escenario hiper hostil", resumió Bustos.

    La producción está en baja debido al contexto macroeconómico del país, caracterizado por la caída del salario real y del consumo, recesión con inflación, megadevaluación y dolarización de costos, apertura de importaciones, tarifazos de gas, electricidad y agua.

    En 19 casos el impacto de las políticas macristas fue aún peor: las llevó a la paralización total por la incapacidad de afrontar los costos de la producción, por la ausencia de mercado para sus productos, o por cortes de electricidad o gas. Incluso algunas fueron forzadas a cerrar.

    Sin embargo, los trabajadores no dan el brazo a torcer. Desde 2015, cuando asumió Macri, se recuperaron o están en proceso de recuperación 37 empresas de diversos sectores y provincias, que emplean a 1.240 personas.

    Bustos aseguró que los trabajadores están "dando batalla en todos los terrenos". Los trabajadores han presentado denuncias judiciales, principalmente "por los tarifazos", junto a las defensorías del Pueblo provinciales y de la capital argentina. Actualmente están "articulando con la legislatura para que se dicten leyes de emergencia" para las fábricas recuperadas.

    Actualmente 47% de estas empresas están en el área metropolitana de Buenos Aires, el resto se distribuye en 22 provincias.

    La experiencia de las empresas recuperadas tiene "cuna mundial" en Argentina, donde el fenómeno está más desarrollado cuantitativa y cualitativamente. El movimiento nació con la crisis económica de 2001, cuando cientos de empresas cerraron por déficit. Así surgió, por ejemplo, la Cooperativa 19 de diciembre, de la que es miembro Bustos.

    Los sectores con mayor cantidad de empresas recuperadas son las industrias metalúrgicas, alimenticias, gráficas, textiles y de la carne, según el informe.

    "La situación es muy difícil, por eso me parece importantísimo de participar del encuentro regional en Chile, para tratar de articular con compañeros y compañeras de distintos lugares y unificar políticas y acciones incluso más allá de las diferencias que podamos tener en otras cuestiones", resumió.

    La OIT debe reconocer las nuevas formas de trabajo

    A pesar de la dimensión que han cobrado las empresas recuperadas en Argentina y el mundo, la OIT aún no las reconoce; no hay legislación específica para ellas. En el marco del centenario de la creación de la organización internacional en 1919, Bustos considera que ha llegado la hora de que reconozca las nuevas formas de trabajo, como son las empresas recuperadas.

    "El modelo de trabajador de la OIT sigue siendo el trabajador dependiente de un patrón que está dentro de una unidad productiva. […]  La OIT se planteó como un gran eje de trabajo profundizar en el futuro del trabajo y las nuevas formas del trabajo y demás, y me parece que [en ese contexto] el planteo de las empresas recuperadas debe ser reconocido", aseguró Bustos.

    También: El G7 aplaude los ajustes económicos del Gobierno argentino y el acuerdo con el FMI

    "Hoy los trabajadores de las empresas recuperadas están huérfanos, sueltos, y no tienen ningún reconocimiento ni dentro de las fronteras nacionales ni en el marco internacional, y me parece que ya es tiempo de que ese reconocimiento se dé", concluyó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    empresas recuperadas, economía, Argentina, Chile