21:16 GMT +316 Diciembre 2018
En directo
    Sede del banco italiano UniCredit en Milán

    Fusiones bancarias en Europa, ¿una quimera?

    © AP Photo / Antonio Calanni
    Firmas
    URL corto
    Francisco Herranz
    0 02

    El mayor banco de Italia, UniCredit, está explorando la posibilidad de unirse con el francés Société Générale (SocGen) en un movimiento que, si se confirmara, sería un hecho a todas luces histórico: la primera fusión interbancaria de gran peso en Europa.

    El anuncio fue filtrado por un medio de comunicación normalmente muy informado en materias financieras. El periódico económico británico Financial Times citaba a altos ejecutivos de ambas entidades reconociendo que el proyecto lleva meses cociéndose, aunque el plan todavía no es formal y podría descarrilar.

    Se crearía así el tercer banco europeo en bolsa por detrás del español Banco Santander y del francés BNP Paribas, un coloso de 67.000 millones de euros por capitalización, un verdadero 'too big to fail', es decir, una megaentidad, cuya quiebra tendría consecuencias desastrosas para la moneda única y que, de acaecer eso, exigiría el rescate por parte del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) de la Unión Europea.

    El director ejecutivo de UniCredit, Jean-Pierre Mustier —antiguo directivo de Société Générale— es uno de los promotores de la idea. Y la dirección del banco francés también habría estado estudiando la viabilidad de la fusión.

    Para los analistas del banco español Bankinter, la ambiciosa operación facilitaría la diversificación de ingresos por líneas de negocio y exposición geográfica.

    "UniCredit tendría acceso a mayores ingresos en banca de inversión y al mercado francés, y SocGen aumentaría el peso de la banca comercial especialmente en Italia y Alemania. Ambas entidades ganarían además masa crítica en Europa del Este", explicaron.

    El banco italiano ya estudió en septiembre de 2017 una actuación similar con el alemán Commerzbank —con una capitalización de 16.720 millones de euros—, pero la jugada no llegó a cristalizar.

    Euros (imagen referencial)
    © Sputnik / Vladimir Trefilov
    La volátil situación política que atraviesa Italia con un gobierno de coalición Liga-Movimiento Cinco Estrellas (M5S) habría provocado un retraso en el calendario previsto originalmente concebido para 18 meses, según las informaciones recogidas.

    La creación de un gigante UniCredit-Société Générale representaría una excelente noticia para el Banco Central Europeo (BCE). Su presidente, el italiano Mario Draghi, siempre ha insistido en el proceso de fusiones y adquisiciones porque su sueño es alcanzar la Unión Bancaria en el Viejo Continente, con el euro como divisa.

    El problema de estas uniones internacionales, diseñadas para potenciar el crecimiento, la rentabilidad y la eficiencia, es que no producen tantas sinergias como las fusiones nacionales. Y tienen los mismos riesgos pero aumentados a escala continental.

    Te puede interesar: Italia: entre el euroescepticismo y el europeísmo

    Las diferencias legislativas y fiscales frenan estos delicados proyectos. Pero subsisten otros peligros no menos significativos. El de los recursos humanos encabeza la lista. Los despidos, eufemísticamente considerados como 'expedientes de regulación de empleo', son uno de los principales problemas de una fusión o adquisición bancaria.

    Los ejecutivos, a veces, miran a los dos bancos como si fueran un simple papel frío y neutro, sin tomar en cuenta a la gente. Calculan, con si fueran meros números, cuántos empleados se perderán durante la transición y, en especial, cómo repercutirá al talento. Una fusión continental implicaría despedir a miles de personas, solucionar conflictos laborales pendientes de resolución y llevar a cabo una armonización de las condiciones de trabajo. Todo eso habría que ponerlo en marcha con mucha imparcialidad y transparencia.

    También se plantean riesgos operacionales. En ocasiones, de las fusiones y adquisiciones bancarias derivan cuestiones relacionadas con posibles deudas ocultas o contingencias en el área financiera, contable, comercial o fiscal. Hay que conocer a fondo la empresa con la que se cierra el trato antes de dar ningún paso en falso. Para evitar estos problemas se utilizan auditorías especializadas.

    También es imprescindible cuidar al cliente. Los usuarios de los bancos comunitarios más pequeños suelen responder emocionalmente a una adquisición bancaria. Cualquier cambio en las plataformas tecnológicas o en los productos financieros puede afectarles de forma negativa y provocar una fuga masiva de depósitos.

    Además: ¿Tiembla el euro en Italia con la nueva e incierta alianza de gobierno?

    Finalmente, no es desdeñable el posible choque entre las diferentes idiosincrasias nacionales. Cada banco ha ido creando a lo largo de los años una cultura de empresa particular, una filosofía propia, una forma de trabajar y un modelo de liderazgo diferentes. Armonizar todos estos elementos es una tarea muy complicada y costosa, más si se tiene en consideración que estamos hablando de franceses e italianos.

    Pese a todos estos inconvenientes, el BCE insiste en la solución de las fusiones y adquisiciones transfronterizas, influido claramente por la banca alemana que está dispuesta a 'comerse' a alguna entidad más pequeña y volver a imponer su predominio en Europa, sobre todo en estos momentos en los que Deutsche Bank no ha logrado recuperar el protagonismo perdido hace tiempo como uno de los bancos más robustos de la región.

    El Fondo Monetario Internacional (FMI) también apoya la concentración bancaria. Considera que hay demasiados bancos europeos, compitiendo con denuedo por un mercado estancado y que por eso son poco rentables. La solución que promueve es eliminar a los más débiles, fusionarlos con los fuertes y concentrar el sector en unos pocos gigantes.

    No te lo pierdas: Italia forma gobierno y se apunta a lo imposible

    Es cierto que en Europa hay muchos bancos, pero la mayoría tiene poco tamaño. Según los datos publicados en 2017 por la Federación Bancaria Europea (EBF), en la Unión Europea existen 6.596 instituciones crediticias que dan empleo a 2,8 millones de personas en 189.000 sucursales.

    El sector, por su parte, se muestra entre escéptico y cauto. Recientemente el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, afirmaba que las fusiones transfronterizas serán "el test ácido de que la Unión Bancaria está perfeccionada" y añadía que si en diez años no se ha llevado a cabo este tipo de fusiones paneuropeas, no se habrá hecho bien el trabajo de la Unión Bancaria.

    En opinión de Roldán, dos obstáculos impiden que haya fusiones paneuropeas: un entorno de tipos de interés bajos como el actual y la existencia de "balsas de liquidez y de solvencia atrapadas en las fronteras nacionales", pero reconoció que "la regulación, tremendamente exigente y compleja", y la transformación digital, empujan para que se produzcan estas operaciones de consolidación. En resumen, todavía suenan a quimera. ¿O no?


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Estallan en Italia los ánimos europeos
    'Made with Italy': Italia deja de lado las sanciones y apuesta por colaborar con Rusia
    El Movimiento 5 Estrellas aclara que no plantea la salida de Italia de la UE
    España supera a Italia por primera vez en PIB per cápita
    Etiquetas:
    economía, bancos, Société Générale, UniCredit, Movimiento 5 Estrellas (M5S), Italia