En directo
    Tuberías para el gasoducto Nord Stream 2

    El Nord Stream 2 en tela de juicio

    © REUTERS / Nord Stream 2/Handout
    Europa
    URL corto
    109

    La Comisión Europea ha retirado su apoyo al Nord Stream 2 porque considera que no ayuda a diversificar las fuentes y las rutas de energía de la Unión Europea al depender del gas ruso, según reveló desde Kiev el jefe de la Comisión de Energía del Legislativo europeo, Dominique Ristori.

    El gasoducto, el proyecto estrella de Rusia para la Unión Europea, viola los principios de transparencia y de libre acceso de los consumidores europeos a las fuentes de energía, según Ristori, y varios países, como Ucrania o Polonia, se han manifestado meridianamente contrarios a que el gas ruso pase por su territorio, complicándole las cosas a Moscú. El proyecto le hace un flaco favor a Europa porque aumenta la dependencia del gas ruso, afirman.

    Lee más: La UE no apoyará el proyecto Nord Stream 2

    "Desde el punto de vista de Europa, el Nord Stream 2 no es coherente con las leyes fundamentales relacionadas con la comercialización interna de la energía en Europa y [temen que] esas leyes se diluyan debido a inquietudes de carácter monopolístico", señala a Sputnik Justin Dargin, investigador del mercado energético en la Universidad de Oxford.

    La Unión Europea teme que su política exterior y sus objetivos en materia de seguridad que mantiene con Ucrania choquen frontalmente con la política energética. A eso, según Dargin, se añade el hecho de que la UE no excluye que, con el gasoducto, ponga en peligro su estabilidad política —y económica— dado el complicado panorama geopolítico con su gran vecino del este.

    Sin embargo, Dargin señala que "si se analiza el tema a fondo", el proyecto del Nord Stream 2 no divide el mercado energético de la UE porque, de hecho, "ya está dividido".

    "Si, por ejemplo, echamos un vistazo a las zonas del centro, del sur y del este europeo, veremos que estas necesitan urgentemente reformar y mejorar su mercado [energético]. Así que creo que la Unión Europea está exagerando un poco con el desasosiego que está mostrando por el proyecto", advierte.

    Te puede interesar: Las tres piedras en el camino del Nord Stream 2

    Ristori destacó desde Kiev que, si bien la Comisión Europea no apoya el proyecto, tampoco prevé imponer nuevas sanciones que puedan bloquear la construcción del gasoducto y que el objetivo es, ahora, centrar los esfuerzos europeos en ajustar el proyecto a la legislación europea para que sea "un proyecto transparente y no discriminatorio".

    A pesar de la voluntad de la Comisión, no todo estaría en manos del viejo continente. Sus socios estadounidenses estarían presuntamente presionando para que Europa le cierre el grifo al gas ruso. "En EEUU se cree que Rusia está utilizando la energía un poco como una herramienta coercitiva para dividir a los países europeos", advierte el investigador de la Universidad de Oxford, y advierte que es posible que el país norteamericano presione políticamente a Alemania, a Dinamarca y a Suecia, países clave por cuyos territorios debe pasar el gasoducto. El país germano ya ha dado luz verde al proyecto, pero Suecia y Dinamarca miran con recelo hacia el este.

    En cualquier caso, recuerda Dargin, la última palabra la tendrán los Estados. Opinen lo que opinen y recomienden lo que recomienden desde la Comisión Europea. "Se trata de una decisión nacional".

    Lee más: El Nord Stream 2 supera a sus competidores

    Dargin añade que, si se excluyen la coyuntura internacional y la política de la ecuación del Nord Stream 2, los planes de hacer llegar gas ruso a Europa le garantizan al continente su seguridad energética, entendida esta como la garantía de que no le faltará gas en el futuro. El tema cobra más relevancia si se tiene en cuenta que la producción de gas natural europeo "está en declive" y que la demanda energética de la Europa comunitaria aumentará a medio y largo plazo. "El gas natural ruso parece poder arreglar eso", añade.

    Lee más: Empresas inversoras: Nord Stream 2 no supone que Europa dependa de Rusia

    Además:

    El socio europeo de Gazprom defiende la necesidad del gas ruso
    El gas ruso le quita el sueño a Polonia
    ¿Por qué quiere Ucrania volver a comprar gas ruso?
    Europa necesita del gas ruso más que nunca
    Comisión Europea aboga por un nuevo contrato de tránsito de gas ruso a través de Ucrania
    Etiquetas:
    gas natural, cooperación, gas, Nord Stream II, Unión Europea, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik