En directo
    España
    URL corto
    0 712
    Síguenos en

    El Tribunal Supremo de España resolvió revocar el tercer grado penitenciario a los nueve exdirigentes independentistas del Gobierno de Cataluña en prisión por el referéndum ilegal de 2017.

    "El tribunal que juzgó la causa del procés ha acordado revocar el tercer grado penitenciario concedido por el Departamento de Justicia de la Generalitat catalana a los nueve condenados a penas de prisión, al considerar que se trata de una medida prematura", informó el Supremo en un comunicado.

    Los jueces de la sala de lo penal del Alto Tribunal español rechazaron el grado de semilibertad que el Gobierno catalán concedió en el mes de julio a los políticos condenados a entre 9 y 13 años de cárcel por delitos de sedición en octubre de 2019. El Departamento de Justicia del Gobierno de Cataluña avaló la propuesta de las prisiones catalanas de conceder el tercer grado a los nueve líderes, por lo que pasaron a una situación de semilibertad que solo les obligaba a dormir en un centro abierto o cárcel de lunes a viernes.

    Tras evaluar los recursos de la Fiscalía, el Supremo rechaza este régimen y se posiciona de acuerdo con el criterio del Ministerio Público, que consideró que la clasificación penitenciaria del tercer grado era prematura para estos presos.

    Por los hechos de 2017 fueron condenados y encarcelados el exvicepresidente de Cataluña, Oriol Junqueras, la expresidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, cinco dirigentes del Ejecutivo regional y dos líderes de entidades vinculadas al movimiento soberanista.

    Además, el expresidente Carles Puigdemont y tres exmiembros de su gabinete residen en el extranjero para evitar ser juzgados en España por los mismos hechos.

    La sala del Supremo expone en los nueve autos, de contenido similar, que la concesión del tercer grado penitenciario a internos que no cumplieron una cuarta parte de su condena es un hecho "excepcional" que "exige una justificación reforzada".

    Además destaca que, en caso de condenas elevadas como las de los políticos catalanes, es preciso que transcurra un periodo de tiempo mayor "para evaluar adecuadamente la evolución del interno y el tratamiento penitenciario".
    El tribunal señala que ninguno de los líderes independentistas cumplió la mitad de su condena y seis de ellos ni siquiera la cuarta parte, y recuerda que no fueron condenados por perseguir la independencia de Cataluña.

    "Nadie cumple condena en un centro penitenciario por sus ideas políticas", zanjó el grupo de magistrados encabezado por el juez conservador Manuel Marchena, rechazando así la tesis independentista de que sus líderes encarcelados son "presos políticos".

    En el auto referido al antiguo vicepresidente de Cataluña, por ejemplo, afirma el Tribunal: "El Sr. Junqueras no fue condenado por su ideología independentista. Fue declarado autor de un delito de sedición en concurso con un delito de malversación de caudales públicos en su modalidad agravada".

    Además de revocar el tercer grado de los presos, el Supremo rechaza también que se les pueda aplicar el artículo 100.2 de semilibertad de régimen penitenciario, que les permitía salir de la cárcel para trabajar o cuidar de familiares dependientes. Los nueve líderes independentistas se acogieron a esta medida desde el pasado febrero y buscaron ocupaciones fuera de prisión. Sin embargo, en julio la mayoría tuvo que volver a internar a tiempo completo cuando un juez avaló los recursos de la Fiscalía contra su semilibertad.

    En sus resoluciones, el Supremo también critica la actuación de las autoridades penitenciarias de Cataluña a la hora de conceder el tercer grado a los políticos, asegurando que la administración excedió sus funciones por su "desacuerdo" con las condenas.

    "La Administración penitenciaria no puede distanciarse de los principios y garantías que informan la ejecución de las penas de prisión impuestas por los Tribunales. Su acatamiento de la legalidad no debe hacerse depender de su grado de identificación o desacuerdo con la argumentación jurídica sobre la que se fundamenta la condena", afirman los autos.

    El Supremo no pone en duda el "buen comportamiento" de todos los internos, además de su "implicación" y "actitud" en prisión, pero advierte que nada de esto justifica un régimen de semilibertad temprano en base a los delitos cometidos y las elevadas condenas. 

    Etiquetas:
    Cataluña, España, Tribunal Supremo español, presos, proceso catalán
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook