En directo
    España
    URL corto
    Por
    0 210
    Síguenos en

    Barcelona cuenta con el primer museo de la saga 'Alien' del mundo. Un fan de las películas ha reproducido fielmente algunos de los escenarios más emblemáticos de los filmes, como las naves Nostromo o Narcissus, por las que corrían Ellen Ripley y el xenomorfo.

    Ridley Scott provocó pesadillas a millones de espectadores. En 1979, el director firmaba una obra llamada Alien, el octavo pasajero, con la que revolucionaría el séptimo arte. 41 años después todavía provoca sudores fríos ver como un xenomorfo emergía del pecho de John Hurt en una de las escenas más icónicas del cine de terror.  

    A un joven Luis Escribano le costó dormir la noche que vio Alien por primera vez. Sin embargo, le era imposible apartar la mirada de la pantalla. No podía irse a la cama sin saber cómo acababa la cacería de los tripulantes de la nave USCSS Nostromo iniciada por aquel extraterrestre de color negro. "Es verdad que no es una película para niños. La verdad es que me impactó. Es de las películas que provoca malos sueños, pero no puedes dejar de verla", confiesa a Sputnik Mundo.

    Años después, vería Alien: el regreso, dirigida por James Cameron. Entonces, se haría fan de la saga. Reconoce haber visto la primera y la segunda película de la franquicia más de 100 veces. Para él, Alien representa un hito del cine. Una obra que marcaría un antes y un después en la manera de llevar a los alienígenas a la gran pantalla. "Tanto en efectos especiales, como en diseño, sin duda fue algo inédito. Se juntó mucha gente con talento y perpetraron una revolución hace 42 años. Piensa que todavía, la gente cuando la ve, se sorprende".

    "Los extraterrestres de Alien son especiales. La mayoría están cortados con el mismo patrón, el de un cabezón de color verde. Además, la propia película tiene un punto feminista, ya que es la mujer la que tiene la razón, a la que no le hacen caso, pero que acaba cogiendo las riendas de la situación. Al final, es Ellen Ripley la que sobrevive. Sin duda, es una cinta muy adelantada a su tiempo", explica el seguidor de la franquicia.

    Su fascinación por la película le llevaría a coleccionar todo tipo de objetos, desde cromos y pósteres hasta esculturas y armas de los filmes. Reliquias de la saga que coparían todos los recovecos de la habitación que tiene consagrada a Alien. Su piso de Barcelona se quedaba pequeño. Tenía dos opciones: dejar de ampliar su colección o buscar un sitio más amplio. Eligió la segunda.

    • Escenario del Museo Alien de Barcelona
      Escenario del Museo Alien de Barcelona
      © Foto : Cortesía de Luis Nostromo
    • Escenarios del Museo Alien de Barcelona
      Escenario del Museo Alien de Barcelona
      © Foto : Cortesía de Luis Nostromo
    • Escenario del Museo Alien de Barcelona
      Escenario del Museo Alien de Barcelona
      © Foto : Cortesía de Luis Nostromo
    1 / 3
    © Foto : Cortesía de Luis Nostromo
    Escenario del Museo Alien de Barcelona

    Museo de Alien

    Luis Escribano, apellidado Nostromo en redes sociales, buscó un local en el barrio de la Sagrera de la capital catalana. Ese sería el nuevo refugio de su colección. Sin embargo, decidió ir más allá. No solo sería guarida, sino también un templo en honor a la saga. "No quería que fuese solo un montón de estanterías llenas de cosas. Quería que hubiese decorados de las películas", afirma Nostromo.

    Así, con sus propias manos, montó algunos de los escenarios que aparecen en las películas. De la primera, se puede encontrar una parte del pasillo de la mítica nave USCSS Nostromo, el laboratorio de Ash y la Narcissus, la pequeña embarcación en la que Sigourney Weaver, la icónica actriz protagonista de Alien, escapa y lucha por última vez con su cazador. De la segunda, la galería de Hadley’s Hope ha sido reproducida. Salas en las que hay figuras a tamaño real de Reinas Xenomorfo, huevos o un Facehugger. Incluso, objetos que fueron utilizados durante el rodaje de las cintas.

    Un viaje directo al corazón de Alien hecho a base de madera, plástico, láminas de PVC, tubos, material reciclado y objetos electrónico antiguos, utilizados para hacer los paneles y las luces que parpadean en todo el local. Un trabajo de más de tres años y que se completará en 2021. "Ahora está al 90%, pero espero que para el año que viene pueda estar listo", comenta Nostromo.

    Escenario del Museo Alien de Barcelona
    © Foto : Cortesía de Luis Nostromo
    Escenario del Museo Alien de Barcelona

    Un espacio único en el mundo al que los seguidores del coleccionista llamaron Museo Alien. No se trata de una exposición, pero su creador, ante las peticiones de los fanes, optó por realizar visitas guiadas bajo petición en su tiempo libre. Una oportunidad para pasear por un auténtico plató de Hollywood. "La verdad es que los visitantes salen muy contentos. Los que no conocen mucho la historia quieren ver la película. Algunos incluso dicen que salen con ganas de comprarse el pack de películas. En cierta manera, fabrico fanes", ríe.

    A Nostromo le gustaría ampliar su particular 'museo'. Reproducir al completo la nave de la que sacó su apellido. Sin embargo, el precio del metro cuadrado en Barcelona se lo impide. "Los locales son muy caros. Tengo 70 metros cuadrados y estoy contento. Si algún día me toca la lotería, tendremos la Nostromo entera", asegura. El sueño de cualquier fan de Alien. Tal vez, en este caso, pesadilla.

    Etiquetas:
    Barcelona, museo, película, Alien
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook