En directo
    España
    URL corto
    Por
    0 51
    Síguenos en

    BARCELONA (Sputnik) — Nace el nuevo banco de referencia en España: con más de 20 millones de clientes y 6.600 sucursales, la fusión de Caixabank y Bankia aspira a dominar el sistema financiero español a partir de 2021.

    "Estamos en un momento de disrupción y en estos momentos es cuando surgen las oportunidades y hay que reaccionar", afirmó en rueda de prensa el presidente de Bankia y futuro presidente del nuevo banco, José Ignacio Goirigolzarri.

    El veterano banquero compareció en Valencia junto al consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Cortázar, para ofrecer los detalles de la titánica operación que dará lugar en los próximos meses al banco más grande de España.

    "Una pareja de valores compartidos", dijo Goirigolzarri sobre el acuerdo entre ambas entidades, que pasarán a controlar entre el 24 y el 25% de los créditos y depósitos del país, acumulando un valor de 664.000 millones de euros en activos.

    La entidad resultante se situará por delante del actual líder financiero, el Banco Santander, con una cartera de 6.600 oficinas y una plantilla de 51.000 empleados.

    Hasta 770 millones de euros anuales a partir de 2023 prevén ahorrar gracias a la fusión, a lo que se suma una expectativa de generación de nuevos ingresos de 290 millones de euros en "una oportunidad muy grande para generar valor", afirmó Cortázar.

    Conscientes de la crisis económica que atraviesa España derivada de la pandemia, la alianza Caixabank-Bankia arranca determinada a alcanzar una "rentabilidad sostenible" y "contribuir a la recuperación económica" del país.

    "Nacemos con fuerza y en un momento de incertidumbre que nos da margen para poder ayudar no tan solo a conseguir buenos resultados sino también a ayudar a la sociedad de nuestro entorno", resumió el consejero delegado de Caixabank.

    Claves de una operación colosal

    El nuevo grupo nace con el principal objetivo de generar rentabilidad mediante el ahorro de gastos, una urgencia ante el duro golpe que asestó la pandemia a la economía española y que dejó debilitadas a las dos entidades.

    Esto se traduce en un importante ajuste de la plantilla, que algunos medios económicos apuntan que podría suponer el despido de hasta 10.000 empleados, además del cierre de más de un millar de sucursales.

    Para este escenario se preparan ya los sindicatos mayoritarios del país, como Comisiones Obreras (CCOO), que tras el acuerdo de fusión emitió un comunicado augurando una negociación "dura y complicada".

    "Garantías de empleo, salidas voluntarias si se plantean excedentes y preservación y mejora de las condiciones salariales y laborales", avisó el sindicato.

    La creación de "un banco más fuerte", en palabras de su futuro presidente, se materializa con un intercambio de acciones en la proporción de 0,6845 de CaixaBank por cada emisión de Bankia.

    Este precio supone una prima del 20% sobre la cotización de Bankia a fecha del 3 de septiembre, aunque las entidades calculan que asciende a un 28% en los últimos tres meses.

    Los accionistas de Caixabank, que asumirá la marca del proyecto, tomarán el control de un 74,2% del nuevo banco, mientras que Bankia tendrá el 25,8% restante y Goirigolzarri asumirá la presidencia de la entidad.

    Cortázar mantendrá su cargo actual de consejero delegado y responderá ante un consejo de administración formado por 15 miembros y una mayoría (9) de independientes "de gran prestigio y con enorme experiencia", destacó el ejecutivo.

    "Todos los accionistas se verán beneficiados porque, de acuerdo con el proyecto [con previsiones de 2022], las acciones de Caixabank tendrán un beneficio del 28% y las de Bankia del 69%", añadió Goirigolzarri.

    Los objetivos de solvencia se situarán entre una ratio del 11,6%, bastante por encima de los requerimientos regulatorios que se prevén en torno al 8,45%, y la morosidad rondará el 4,1% en España, la menor tasa entre los grandes bancos del país.

    Otro de los detalles que trascendió del acuerdo es que la sede social del nuevo banco estará en Valencia, con una doble sede operativa en Barcelona y Madrid.

    En busca de solidez para afrontar la crisis

    "Llegamos en forma, sabemos la dimensión del desafío, pero tenemos la confianza para llevarlo a cabo", manifestó Cortázar durante la comparecencia de prensa desde la sede de Caixabank en Valencia.

    Ambos banqueros se mostraron satisfechos por el acuerdo alcanzado y utilizaron sendos turnos para destacar la complementariedad de ambas entidades a la hora de sumar productos y servicios para generar gran rentabilidad.

    "Pensamos que es difícil ver una alineación de intereses tan clara como la de esta entidad", afirmó el futuro consejero delegado del banco.

    Los directivos recordaron que sus respectivos bancos pasaron por "buenos procesos de integración" en el pasado, lo que permitió "aprender" e ir "mejorando" en sus operaciones de fusión.

    Estiman que los ahorros anuales de 770 millones de euros se consigan de forma plena a partir de 2023, lo que bajará el ratio de eficiencia de la entidad hasta un nivel muy competitivo, del 47,9%.

    Sede del banco italiano UniCredit en Milán
    © AP Photo / Antonio Calanni
    Sobre el calendario, la previsión es que la fusión se haga efectiva en el primer trimestre de 2021, tras pasar por la junta de accionistas a mitad de noviembre y recibir la autorización del Ministerio de Economía, que debe contar con informes previos del Banco de España y el Europeo.

    "En 2021 haremos frente a lo que supone la fusión, quedará mucho trabajo por hacer y todavía no estaremos recogiendo los frutos de la sinergia, pero sí plantando las semillas", concluyó Cortázar.

    Etiquetas:
    economía, Bankia, España, Caixabank
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook