16:51 GMT19 Septiembre 2020
En directo
    España
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — El anuncio de que Bankia y Caixabank estudian una posible fusión para constituirse en la mayor entidad financiera de España generó reacción de rechazo desde el Gobierno de la nación, ya que la coalición izquierdista Unidas Podemos —socios minoritarios en el Ejecutivo del socialdemócrata Pedro Sánchez— no apoyan el movimiento.

    "Es una noticia preocupante para la economía española", dijo el Secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, uno de los responsables económicos de UP.

    En una serie de mensajes publicados en Twitter, Álvarez opinó que "de la última crisis salimos con una importante concentración bancaria", por lo que "seguir profundizando la oligopolización del sector financiero no es una buena noticia para la competencia del mercado".

    ​A su modo de ver, la crisis financiera "nos enseñó que tener entidades financieras demasiado grandes para quebrar (too big to fail) genera importantes riesgos para la estabilidad del sector".

    Además, Álvarez recordó que "el Estado invirtió 24.000 millones de euros en sanear Bankia", que fue rescatada en 2012 con dinero público, por lo que ese dinero debería servir ahora "para atender necesidades económicas generales, y no para mejorar la rentabilidad de otras entidades".

    Hasta la fecha, el Estado recuperó únicamente 3.000 millones de euros del total inyectado a Bankia, y ahora su posible fusión con otra entidad abre nuevas interrogantes sobre cuánto de ese dinero podrá ser retornado finalmente.

    De consumarse la fusión, el Estado pasaría de poseer el 61,8% de Bankia al 14% de la entidad resultante, según reporta la prensa salmón.

    Billetes y monedas de euro (imagen referencial)
    © Foto : Pixabay / PhotoMIX-Company
    Mientras, desde Unidos Podemos rechazan la operación, el área de Asuntos Económicos del Gobierno, en manos de la vicepresidenta tercera Nadia Calviño (PSOE), se limitó a emitir un comunicado afirmando que su prioridad será proteger "el interés general".

    "El Gobierno tiene una prioridad en relación con Bankia: proteger el interés general de los ciudadanos españoles, maximizar el valor de la participación pública y reforzar la estabilidad financiera del país. Estos son los principios que guiarán cualquier decisión en este ámbito", indica el Ejecutivo en un comunicado.

    En la actualidad, CaixaBank tiene unos activos de más de 445.000 mil millones de euros y Bankia tiene unos 218.000 mil millones, lo que las convierte en la tercera y cuarta entidad financiera del país por tamaño.

    En caso de culminarse su fusión, el grupo resultante contaría con activos por más de 650.000 millones de euros, situándose como la mayor del país, con una plantilla superior a los 51.000 empleados, aunque todo apunta a que algunos de esos puestos podrían perderse por el camino.

    Etiquetas:
    España, Bankia, Caixabank
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook