20:24 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    España
    URL corto
    0 33
    Síguenos en

    Marruecos cerró su frontera el 13 de agosto, un día antes de que España decretase el estado de alarma por la pandemia de coronavirus, y desde entonces miles de ciudadanos marroquíes viven atrapados en Ceuta y Melilla.

    A pesar de que el 14 de julio se levantaron algunas medidas de restricción para entrar al país, Rabat siguió ignorando a Ceuta y Melilla en su plan de apertura de fronteras. Desde finales de mayo, algunos seleccionados en las listas pudieron regresar a su país, pero aún quedan decenas de personas que viven atrapadas en ambas ciudades.

    Muchos de los marroquíes bloqueados en Ceuta y Melilla llevan desde el inicio del estado de alarma acogidos por ambas Ciudades Autónomas. En el caso de Ceuta, primero en un polideportivo y después en una nave del Tarajal adaptada como albergue provisional. En el de Melilla, primero en un polideportivo, después en un campamento y, desde mediados de abril, en la Plaza de Toros, habilitada como un centro de acogida temporal de extranjeros.

    La desesperación por volver a su país de origen ha hecho que algunas personas crucen a nado el espigón del Tarajal. Es el caso de esta ciudadana marroquí que el pasado 25 de agosto pisó Marruecos tras cruzar a nado el mar a la vista de todos los bañistas que se encontraban en la playa. 

    Según ha podido confirmar Sputnik a través de fuentes de la Guardia Civil ceutí, el suceso ocurrió a media tarde y la mujer ya se encuentra en Marruecos. "La distancia que hay entre el Tarajal y la playa cercana a la valla de Ceuta hacia Marruecos es muy próxima, de alrededor de unos 100 metros", explica el agente. A pesar de llevar una pesada vestimenta, la mujer logró cruzarlo no sin desplomarse minutos antes de subir por las escolleras. Este tipo de acciones suelen ser habituales en hombres, pero el hartazgo por regresar a su país hace que las mujeres también busquen la forma de salir.

    © Sputnik . Rutply
    Mujeres marroquíes atrapadas en Ceuta intentan cruzar a Marruecos a nado

    La muerte de su hijo le dio fuerzas para cruzarlo 

    La historia que se encuentra detrás de esta mujer no es menos dramática que la de cientos de ciudadanos atrapados en Ceuta o Melilla. La de Amal, como se llama la mujer que consiguió pisar tierra marroquí a nado, no se encuentra exenta de penuria. Su hijo Ismail, de poco más de un año, murió el pasado mes de mayo de leucemia mientras era tratado en un hospital peninsular.  

    Amal vivía en Tetuán, pero esporádicamente trabajaba junto a su madre cuidando a una persona mayor en Ceuta. Hace unos meses, en una visita a Ceuta para ver a la familia con la que trabajaba, Ismail empezó a vomitar sangre, por lo que fue ingresado en el Hospital Universitario de Ceuta (HUCE) donde permaneció 10 días hasta que los médicos determinaron su traslado al Hospital Puerta del Mar en Cádiz. Allí concluyeron que el pequeño tenía leucemia y que para curarse necesitaba urgentemente un trasplante de médula ósea. La situación empezó a agravarse y Amal no contaba con la documentación necesaria para viajar a Cádiz, ya que tan solo contaba con pasaporte marroquí, por lo que poder visitar a su hijo ingresado se convirtió en una tarea imposible.

    El bebé finalmente fue enterrado en Ceuta. Amal tuvo que pasar el duelo sola y separada de su familia. Tal y como apunta el diario ceutí El Faro de Ceuta, la mujer ya apenas comía tras unas duras semanas de penurias. Ahora deberá guardar la cuarentena antes de llegar a su país, donde podrá continuar su vida rodeada de sus seres queridos.

    Etiquetas:
    coronavirus, Ceuta, inmigrantes, España, Marruecos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook