En directo
    España
    URL corto
    Por
    0 183
    Síguenos en

    El canciller marroquí Naser Burita confirma que este 2020 no habrá Operación Paso del Estrecho "tal y como es conocida". Marruecos, aún bajo estricto confinamiento, sigue sin definir cuando será la fecha de apertura de fronteras con España. Desde Madrid, Fernando Simón valora positivamente esta medida, "Marruecos nos ha hecho un favor".

    Los datos de 2019 son elocuentes, 3.340.045 pasajeros y 760.215 vehículos cruzaron el Estrecho en las Fases de Salida y Retorno. El año pasado volvió a suponer un récord respecto al anterior (2018) con un 3% y un 3,5% más de tránsito.

    La Operación Paso del Estrecho (OPE) supone el mayor operativo a nivel europeo de pasajeros y vehículos. Tradicionalmente entre el 15 de junio y 15 de septiembre reúne en los puertos del Mediterráneo a millones de personas que transitan del continente europeo al norte de África.

    Pero este año, los accesos a la Isla Verde del Puerto de Algeciras o la Avenida Cañonero Dato de Ceuta no se verán colapsados por miles de transeúntes. El ministro de Exteriores de Marruecos, Naser Burita, confirmaba este martes 22 ante la Cámara de Representantes (baja) del Parlamento que la operación Marhaba, en España llamada Paso del Estrecho, "tal y como es conocida, no tendrá lugar este año".

    El canciller aclaró que este 2020 no ha habido tiempo para preparar el dispositivo con las garantías y protocolos necesarios, con reuniones y grupos de coordinación que, en ejercicios anteriores, han operado desde el mes de abril.

    Respecto al sucedáneo de la OPE al que la pandemia obliga, cómo serán los movimientos que en próximas semanas puedan realizarse, Burita sí concedió que habrá nuevas condiciones impuestas a los viajeros, como la obligación de someterse a un confinamiento individual de nueve días una vez lleguen a su destino, así como pasar por dos test, tanto al principio como al final de dicho aislamiento. Según se desprende de las declaraciones del canciller, los gastos correrían a cargo del viajero.

    El Ministerio de Interior de España, por su parte, también confirmaba que las fronteras terrestres de las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla permanecerán cerradas hasta, al menos, el próximo 1 de julio.

    Además, en el ámbito de contención de la pandemia, era el propio director del Centro Nacional de Alertas y Emergencias Sanitaria, el doctor Fernando Simón, quien valoraba positivamente el hecho de que Marruecos haya entendido los "importantes riesgos" de abrir las fronteras "a millones de marroquíes, franceses o spañoles" procedentes de Europa.

    "A mí me parece una medida muy prudente que ha tomado Marruecos y que a nosotros nos beneficia enormemente", ha insistido.

    "Normalmente son personas con un cierto nivel adquisitivo, pero en muchos casos tienen un nivel un poco menos favorecido y por lo tanto más probabilidad de transmisión dentro de sus propios países, que podían concentrarse todos en Algeciras esperando a los ferrys", aclaraba Simón.

    ​En cualquier caso, la confusión es mayúscula para los cientos de miles de migrantes que ansían retornar a su patria durante las vacaciones por el Estrecho. El jefe de la diplomacia marroquí no despejó las dudas de los más de 3 millones de emigrantes marroquíes que hay repartidos por todo el mundo, sobre todo entre Francia y España, con un 47% y 32% de la comunidad magrebí migrante en sus tierras.

    En España, más concretamente, un estudio de 2018 del Foro hispano-marroquí revelaba que un 15% de los migrantes, unas 715.690 personas, proceden del reino alauita. Ninguno tiene certezas de cuando abrirá Rabat las fronteras.

    Algeciras ante un reto logístico sin precedentes

    La OPE supone un reto logístico sin precedentes por la amenaza de rebrotes peligrosos en una frontera como es la del Estrecho. La Marhaba es un evento multitudinario donde la distancia de seguridad no es garantizable. Los datos de Seguridad Nacional confirman la tendencia ascendente desde hace más de tres décadas de esta manera de viajar. La OPE es una orquesta logística que integra a varios países y administraciones, trabajando codo a codo durante meses y que afecta a los puertos de Algeciras, Tarifa, Málaga, Almería, Motril, Alicante, Ceuta y Melilla y desde 2018, a Valencia, con su incorporación al dispositivo.

    Para muchos de estos puntos, la situación es doblemente delicada, de nuevo, por el desequilibrio económico que la suspensión implica. Según medios locales de Ceuta, por ejemplo, la #NoOPE2020, como se alude en las redes sociales, supone para la Autoridad Portuaria perder un tercio de los ingresos previstos para este año, en torno a 6 millones de euros.

    No obstante, el puerto de Algeciras es el que mayor afluencia soporta, con más del 71% del total de los movimientos de toda la OPE. La preocupación en la localidad andaluza, que alberga al principal puerto del Sur de España, es máxima. El alcalde José Ignacio Landaluce reclamaba a Pedro Sánchez más certeza e implicación para su tierra, "aunque Marruecos no lleve a cabo su parte de la operación, España no puede desentenderse de la mayor migración controlada que se desarrolla en Europa, porque tenemos claro que serán cientos de miles los magrebíes que querrán regresar a sus países de origen".

    Landaluce señala además las necesidades especiales de este 2020, "la de este año, si se lleva a cabo, será la OPE, o como se vaya a denominar el operativo, que más personal necesitaría, tanto en materia sanitaria como de policías y guardias civiles (…) pero nada de eso se ha aclarado por el momento por parte de las autoridades españolas".

    El regidor viene rechazando desde hace días la OPE, "no se trata de una cuestión de insolidaridad, sino de sentido común". Algeciras esta semana pasada vivió inquietantes rebrotes en la zona portuaria, con 64 personas aisladas, decenas de positivos y un anciano fallecido.

    ¿Reyerta política o racismo?

    La OPE viene siendo desde hace semanas un tema recurrente entre algunos políticos andaluces que reprochan a la Moncloa su falta de planificación. Dentro de la refriega política, desde la Junta y administraciones del PP se ha usado el tránsito de migrantes como arma arrojadiza. El presidente de la Junta de Andalucía, Moreno Bonilla, rechazaba la realización de la OPE a principios de junio, "si estamos diciendo que no haya ferias ni romerías donde hay tres o cuatro mil personas, no nos parece lógico concentrar a tres millones de personas en un paso en cuatro meses de un lado a otro entre dos continentes".

    También llama la atención, dentro del ámbito fronterizo, la preocupación por las pateras procedentes de África, sobre todo por el hecho de que, según la Consejería de Salud, el 96% de los "extranjeros residentes no registrados" dio negativo en los test realizados. No obstante, la Junta de Andalucía remitió un comunicado al gobierno manifestando "preocupación" por el volumen de infectados.

    Este posicionamiento se califica de racista por parte de la oposición a los populares. "Nos alarma y ofende que a un presidente de la Junta le preocupe el COVID que pueda venir de las pateras o de los trabajadores del norte de África mucho más del que pueda venir por parte de determinados principitos que se vienen de juerga a Andalucía, o de personas blancas del norte de Europa que vienen a hacer turismo a Andalucía", manifestó Ángela Aguilera de Adelante Andalucía.

    También calificó de racista esta postura Rafael Lara, coordinador de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), "es otro ejemplo más de odio al pobre", en alusión a la preocupación por las pateras y no por los miles de turistas que ya desembarcan en los aeropuertos españoles. El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, con su peculiar estilo, concluía en la Subcomisión de Sanidad y Salud pública del 23 de junio que "el control [sanitario] será el mismo" para todo el que llegue, ya sea "por avión o por patera", sin diferenciar, eso sí, las motivaciones de cada tipo de viaje.

    Etiquetas:
    COVID-19, racismo, política, emigrantes, Marruecos, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook