En directo
    España
    URL corto
    Rebrotes y la 'nueva normalidad' en España (119)
    0 20
    Síguenos en

    Queda menos de una semana para la celebración de elecciones en Galicia y País Vasco. El temor a los rebrotes de coronavirus, sobre todo el de la comarca de A Mariña, marcan estos comicios en los que se prevé una menor participación. Su suspensión depende de los presidentes autonómicos.

    A cinco días de las elecciones en Galicia y País Vasco, la incertidumbre planea sobre su celebración. El 12 de julio se colocarán las urnas en los colegios electorales de ambas comunidades autónomas bajo estrictas medidas higiénicas y de distancia social. Sin embargo, la amenaza del coronavirus sigue presente y genera dudas sobre su realización.

    Preocupa el caso de Galicia, en concreto, la comarca lucense de A Mariña. Un fuerte rebrote ha obligado a la Xunta a confinar a sus 71.000 habitantes, distribuidos entre 14 municipios. Más de un centenar de personas han dado positivo en los últimos días, los cuales no podrán votar el 12 de julio. Además, unos 1.100 vecinos están aislados por la sospecha de haberse contagiado. Estos últimos sí que podrán acudir a las urnas. Es más, se permite entrar y salir de la comarca para ir a depositar la papeleta.

    Al menos, de momento. Y es que la Junta Electoral de Lugo se mantiene alerta a la evolución del número de contagios en la zona. Si el número de personas que pierden su derecho al voto es relevante en proporción a la población total, la institución comenta que habrá que tomar medidas. Entre estas soluciones, se encuentra la de cancelar los comicios en A Mariña. Propuesta que defienden los alcaldes de las principales localidades de la comarca y el BNG. Opción que no se quiere ni plantear el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y favorito al triunfo según las encuestas. "Rechazo hacer política con el virus", comenta el dirigente gallego.

    Los últimos sondeos otorgan la cuarta mayoría absoluta consecutiva a Feijóo. Cifra que se podría resquebrajar si se suspenden las elecciones en A Mariña, ya que podría potenciar una subida de la abstención en toda la comunidad. Motivo que hace dudar a algunos contrincantes políticos sobre la duración del cierre de la región lucense. Y es que este se levantará la madrugada entre el viernes y el sábado. Nada que ver con el proceso del Segrià, comarca catalana cerrada durante 14 días, periodo de incubación del coronavirus. "Yo no me quiero ni imaginar que alguien esté intentando minimizar lo que está ocurriendo en A Mariña para no dar cuentas o intentar marcar unas elecciones", afirma el candidato socialista Gonzalo Caballero.

    Galicia en Común crítica que a Feijóo solo le interesan las elecciones. Opinión que comparten con el BNG.

    "Reclamamos transparencia, información y que se deje de improvisación; lo primero es la salud de la gente, no parece lógico que una comarca confinada tenga que escoger entre su derecho a la salud y su derecho democrático a votar", pide Ana Pontón, candidata de los nacionalistas gallegos.

    En todo caso, la decisión de suspender los comicios es del presidente autonómico. Tanto a nivel comarcal como de toda la comunidad. Y, de momento, parece que esa decisión está lejos de ser tomada. "Ir a un colegio electoral en Galicia el próximo domingo, es lo mismo que ir a una farmacia", asegura Feijóo, en relación a las medidas de higiene y sanitarias establecidas para la jornada electoral.

    ¿Qué sucede con los que no pueden votar?

    En el País Vasco, los brotes existentes no han llevado al cierre de ningún área de la comunidad. El actual líder del ejecutivo autonómico, Íñigo Urkullu, asegura que no es necesario el confinamiento en territorio vasco, aunque se estudia detenidamente el aumento de positivos en la localidad guipuzcoana de Ordizia.

    Eso sí, coincide con Galicia en la abstención que promete ser elevada en la elección del próximo lehendakari, que según los sondeos volvería a ser Íñigo Urkullu.

    Elecciones en las que todavía no se sabe que sucederá con los positivos por coronavirus de la región. Lo mismo sucede con los infectados gallegos que, más allá de no votar en A Mariña, no saben qué futuro correrán. Por ello, la Junta Electoral Central debe determinar antes del 12 de julio qué sucederá con estos votantes, ya que se podrían impugnar las elecciones al ver sus derechos mermados una parte del censo. El jueves se solventarán estas dudas en una reunión en la sede del organismo en el Congreso de los Diputados.

    Entre las posibles soluciones estaría el voto por correo. Opción que en el País Vasco ha crecido un 140%, respecto a las últimas elecciones autonómicas. En total, 125.255 personas solicitaron votar por correo. En Galicia, 76.907 ciudadanos han elegido esta vía para depositar su voto en la urna.

    Tema:
    Rebrotes y la 'nueva normalidad' en España (119)
    Etiquetas:
    coronavirus en España, elecciones, País Vasco, Galicia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook