En directo
    España
    URL corto
    España concreta el plan para iniciar la desescalada gradual del confinamiento (207)
    2405
    Síguenos en

    Hace más de un mes y medio que se interrumpió el tráfico aéreo. El aterrizaje del coronavirus dejó en tierra al 85% de los vuelos y solo despegan aviones para transportar mercancías o repatriar pasajeros. No obstante, ya se planea la vuelta a la actividad de un sector al que la pandemia cambiará de forma inevitable.

    Las colas interminables en los controles de seguridad en los aeropuertos o los pasillos hacinados de personas antes de la apertura de puertas en los aviones son estampas que durante meses no se volverán a repetir. Y es que se prevé que la bajada de la demanda y las medidas de distanciamiento social marquen la reactivación del sector aéreo.

    Esta última preocupa especialmente a las compañías, en concreto, una de las opciones que se maneja para evitar los contagios dentro aviones: la eliminación del asiento central. Una solución que provocaría una reducción del 66% de la capacidad de las aeronaves y que afectaría principalmente a las empresas de bajo coste, que necesitan ocupar al menos el 75% de sus vuelos para ser rentables.

    Un supuesto que ha provocado una gran alteración en el sector aéreo. Así, el presidente de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), Alexander de Juniac, auguró que esta limitación del número de pasajeros podría encarecer el precio de los billetes hasta un 50% más para que las empresas obtuvieran un mínimo de beneficios.

    "Si el distanciamiento social se impone, los viajes baratos se acabaron", afirmó el dirigente de la organización.

    En esta línea respondió también el consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary, en una entrevista concedida al Financial Times, quien amenazó con suspender cualquier despegue en el futuro. "Los Estados tendrán que hacer frente al coste de esos asientos vacíos o no volveremos a volar", declaró el directivo de la compañía irlandesa de bajo coste.

    En el caso de aprobarse la medida sería un fuerte golpe para el modelo low-cost, que en España engloba más de la mitad del tráfico aéreo. También lo sería para el resto de compañías, que, según la IATA, padecerían pérdidas millonarias. De las casi 300 aerolíneas que forman la organización, solo en las europeas se perderían 82.000 millones de euros.

    ¿Cómo se podrá viajar?

    Pero, a pesar de la negativa del sector, ya hay empresas, como Emirates o easyJet, que ya asumen el distanciamiento social y están adaptando su operativa para hacerle frente.

    Sin embargo, también surgen proyectos para evitar esta reducción de clientes. Es el caso del fabricante de asientos de aerolíneas Aviointeriors, que ha diseñado dos soluciones para dejar un hueco entre pasajeros. Una es el modelo Janus, basado en dar la vuelta al asiento central para garantizar el máximo aislamiento. De esta forma, los viajeros sentados a los laterales continúan posicionados en la dirección del vuelo, mientras que el del asiento central estaría mirando hacia atrás. Colocación que permitiría la instalación de una mampara que separaría a los tres ocupantes y que actuaría como una barrera protectora.

    Por otro lado, Aviointeriors propone Glassafe, una pantalla en la parte alta del asiento con la que se evita o minimiza el contacto entre pasajeros. Esta se puede instalar ya en asientos existentes en los actuales aviones.

    No obstante, la distancia de seguridad no es la única medida que planea sobre el sector. También lo es la concesión de pasaporte sanitarios a viajeros que ya hayan superado el virus. Alternativa rechazada por la Organización Mundial de la Salud al no estar demostrado todavía que una persona sea inmune al coronavirus por haberlo pasado una vez.

    Otro escenario que se plantea es la realización masiva de test en los aeropuertos. Una medida que ya ha tomado la compañía Emirates, que realiza test rápidos a todos sus viajeros antes de embarcar, cuyos resultados están disponibles en tan solo 10 minutos. El análisis es llevado a cabo por la Autoridad de Salud de Dubái, que ha instalado un equipo en la Terminal 3 del aeropuerto de la ciudad. Pero, la idea de la aerolínea es que se pueda hacer en cualquier vuelo de la empresa emiratí.

    "Estamos trabajando en planes para ampliar las capacidades de estos test en el futuro y extenderlos a vuelos que salgan desde otros países", explicó el director de operaciones de Emirates, Adel Al Redha.

    Además, en la compañía emiratí, los trabajadores utilizan batas desechables, se obliga a los pasajeros a viajar con guantes y mascarillas, existen barreras protectoras en sus mostradores y no permiten subir al avión equipaje de mano. Además, se han incrementado las tareas de desinfección, como ha sucedido en otras compañías como Iberia, Air France o Etihad.

    Esta última aerolínea, también emiratí, complementa las labores de limpieza con la tecnología. Y es que ha anunciado la incorporación de un sistema en sus mostradores y máquinas de facturación con el que comprueban la temperatura corporal, el pulso cardíaco y el ritmo respiratoria para detectar posibles síntomas de coronavirus en sus clientes.

    En una solución similar trabaja la empresa gallega Desinvirus, que ha creado un túnel de desinfección para personas. Un espacio donde se puede medir la temperatura corporal, lavar las manos y desinfectar móvil, cartera, ropa y piel mediante la nebulización. Una respuesta contra el coronavirus especialmente pensada para lugares con mucho tránsito, como centros comerciales o aeropuertos.

    ¿Cuándo se podrá volar?

    Actualmente, no existe ninguna fecha oficial para que se reinicie el tráfico aéreo. Solo la Comisión Europea ha señalado un día en el calendario: el 15 de mayo. Momento hasta el que el organismo continental recomienda a los países miembros de la zona Schengen y los Estados asociados a esta prolongar las restricciones temporales para viajes no esenciales.

    Por su parte, las aerolíneas prefieren no fijar una fecha y esperan a las resoluciones que tomen las autoridades, mientras idean programas operativos y de seguridad para el momento en el que se restablezca el tránsito.

    En España, el Ministerio de Transportes cuenta con equipos que ya trabajan en escenarios previsibles de vuelta a la normalidad en el sector del transporte, incluido el aéreo. De momento, Aena, encargada de gestionar la mayoría de aeropuertos del país, da un paso al frente y ofrece un proceso de desescalada en tres niveles. Establecido por su Grupo de Recuperación Operativa, el plan se basa en permitir en una primera instancia los vuelos internos del territorio español, después continuar por las rutas dentro de la Unión Europea y, por último, los viajes fuera de los Veintisiete.

    Un proceso mediante el cual se quiere recuperar poco a poco la normalidad en la red aeroportuaria española. Desde marzo, el tráfico cayó un 59,3% en número de pasajeros y un 43,5% en volumen de operaciones, que ha llegado a ser del 95% algunos días de abril. 

    Tema:
    España concreta el plan para iniciar la desescalada gradual del confinamiento (207)
    Etiquetas:
    aerolínea, viajes, pandemia de coronavirus, coronavirus en Europa, coronavirus en España, aviones
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook