En directo
    España
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — Alrededor de 1.000 agentes de Mossos d'Esquadra (la Policía catalana) y otros 2.000 efectivos de seguridad privada, garantizarán el partido entre el F.C Barcelona y el Real Madrid, que se jugará el próximo día 18 de diciembre en la capital catalana.

    "Los Mossos garantizarán el partido y su celebración. El acceso de seguidores, como la seguridad interior y exterior del campo", confirmó el consejero de interior catalán, Miquel Buch.

    Según explicó este 13 de diciembre en rueda de prensa, tienen preparado "un dispositivo de orden público" y están en contacto "con los dos clubes, especialmente con el FC Barcelona, porque es quien acoge el partido".

    Desde el Gobierno de España también señalaron este 13 de diciembre tras el Consejo de Ministros que se "garantizará la seguridad" y destacaron el trabajo de los Mossos, que tendrán "la colaboración y coordinación con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado".

    "Deseamos que vaya bien el partido", confirmó Isabel Celáa, la portavoz del Gobierno.

    Preparados para todos los escenarios

    Desde el equipo responsable del plan de seguridad en Cataluña aseguraron que están preparados "para todos los escenarios", incluida una posible invasión de campo.

    "Es una situación extrema que no contemplamos como probable, pero sí posible, y estamos preparados", señalaron.

    El movimiento impulsor de protestas independentistas Tsunami Democrático (Tsunami Democràtic) anunció el 10 de diciembre una gran movilización nacional en Barcelona para el 18 de diciembre en el marco del partido entre los equipos FC Barcelona y Real Madrid.

    La manifestación, bajo el lema "Derechos, libertad y autodeterminación", está convocada en cuatro puntos de la ciudad que rodean el estadio del Camp Nou.

    Según el Gobierno catalán, el dispositivo de seguridad tendrá "dos fases", en la primera de ellas se establecerá un "cordón de seguridad a partir de la mañana del 18 de diciembre" donde habrá "filtros y controles" y garantizarán el acceso al partido tanto de los jugadores como de los árbitros, y la segunda fase se centrará en el acceso de los asistentes y de la celebración del partido.

    Por su parte, el inspector responsable del plan de seguridad, Eduard Sallés, avisó que los posibles espontáneos que salten al campo se exponen a "fuertes multas" que pueden ascender hasta los 3.500 euros, así como la prohibición de acceder a campos de fútbol durante 6 meses.

    Este "clásico" entre el FC Barcelona y el Real Madrid debía celebrarse en octubre, pero fue aplazado por las autoridades del fútbol español tras los episodios violentos en Barcelona en protesta por la sentencia contra los líderes independentistas. 

    Etiquetas:
    partido, seguridad, Real Madrid, FC Barcelona
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik