09:23 GMT +315 Diciembre 2019
En directo
    Cartel electroral de PSOE

    El intercambio de reproches por pactos de gobierno marca el debate de los candidatos en España

    © REUTERS / Eloy Alonso
    España
    URL corto
    Elecciones generales en España (2019) (101)
    150
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — Los cuatro candidatos a la presidencia del Gobierno por parte de los cuatro principales partidos políticos de España se enfrentaron en un debate organizado por la Radio Televisión Española (RTVE), marcado por el intercambio de reproches y acusaciones a cuenta de los posibles pactos postelectorales.

    Los contendientes en el debate fueron el candidato del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; el presidente del conservador Partido Popular (PP), Pablo Casado; el líder de la coalición de izquierdas Unidas Podemos (UP), Pablo Iglesias y el candidato de la formación liberal Ciudadanos (Cs), Albert Rivera.

    El primero en tomar la palabra fue Pablo Casado, que inició la discusión afirmando que "España ya no va bien" desde la llegada al poder de Pedro Sánchez, al que volvió a reprochar que su llegada a La Moncloa en julio se produjera gracias al apoyo parlamentario del independentismo catalán.

    El reproche a Sánchez por parte de Casado y Rivera a cuenta del apoyo del independentismo se convirtió en una constante a lo largo del debate, monopolizando en algunos momentos la discusión por encima de los temas propuestos por los organizadores.

    "Usted pacta con aquellos que quieren romper España", dijo Casado al líder socialista en varias ocasiones a lo largo del debate, un mensaje al que Rivera se adhirió no sólo con su discurso, sino también de forma escénica, colocando sobre su atril una foto de Pedro Sánchez reunido con el presidente del Gobierno catalán, el independentista Quim Torra.

    En el uso de su tiempo, Pedro Sánchez respondió acusando a Casado y Rivera de "utilizar la crispación como forma de hacer política" y recordó en distintas ocasiones el pacto que PP y Cs alcanzaron en Andalucía junto a la ultraderecha de Vox.

    Por su parte, el análisis de Pablo Iglesias en cuanto a la política de pactos se centró en destacar que "se acabó el tiempo de las mayorías en España", lo que llevará a los partidos a buscar pactos con otras fuerzas para poder llegar a La Moncloa.

    En ese sentido, a lo largo del debate los candidatos, además de reproches con sus adversarios, también intercambiaron algunos guiños con sus potenciales socios.

    Por ejemplo, Pablo Casado, tras un pequeño intercambio de pareceres con Rivera, rebajó la tensión dedicándole la frase "usted no es mi adversario", lo que confirma la intención de los conservadores de pactar con los liberales, una línea a la que se sumó el dirigente de Ciudadanos afirmando que su intención es entrar a un Gobierno "constitucionalista" y "sin nacionalismos".

    También: Arrancó la carrera por la presidencia en España

    Por otro lado, Pedro Sánchez agradeció públicamente a Pablo Iglesias el apoyo a sus medidas sociales durante la pasada legislatura, aunque insistió en que la intención de los socialistas es gobernar en solitario.

    "Se acabaron los gobiernos de partido único", respondió Iglesias, que explicitó su voluntad de pactar con el PSOE, a quien repetidamente pidió explicar si va a pactar o no con Ciudadanos, una pregunta que fue eludida por Sánchez pero que Rivera utilizó para cerrar la puerta a esa posibilidad.

    Bloques

    Más allá de la cuestión de los pactos, que monopolizó buena parte del debate, pudieron diferenciarse dos bloques en cuanto a la forma de abordar dos cuestiones clave para la política española: la crisis catalana y la gestión económica.

    PSOE y Unidos Podemos coincidieron en proponer una política fiscal progresiva que permita repartir socialmente los frutos del crecimiento económico, mientras que desde PP y Cs se pusieron sobre la mesa medidas encaminadas a la reducción de impuestos.

    En cuanto a la cuestión catalana, PSOE y Unidos Podemos propusieron "diálogo" para buscar soluciones.

    Pedro Sánchez defendió "una España en la que quepamos todos y todas", aunque volvió a insistir en que si gobierna el PSOE "no se producirá ningún referéndum de independencia".

    En ese punto, Iglesias coincidió con Sánchez en que Cataluña tiene "un problema de convivencia" y pidió a todos los actores "altura de Estado" para activar de mecanismos de diálogo con el independentismo catalán.

    Desde el Partido Popular y Ciudadanos, en cambio, se manifestó una férrea oposición al independentismo catalán y sus dos candidatos se presentaron como garantes de una unidad de España que a su modo de ver está bajo amenaza.

    La puesta en escena

    Como suele ser habitual en estos debates, la puesta en escena y la actitud de los contendientes fue uno de los puntos de atención.

    Pablo Iglesias se presentó con su habitual coleta, una perilla descuidada y una camisa informal remangada, lo que contrastaba con la imagen de sus rivales, todos perfectamente afeitados, con pelo corto y vestidos de traje y corbata.

    Los líderes de los dos partidos más grandes, Pedro Sánchez y Pablo Casado, mantuvieron un perfil bajo, atacándose mutuamente pero intentando no involucrarse en discusiones con los representantes de Ciudadanos y Unidos Podemos, que son partidos más pequeños.

    Albert Rivera, el candidato más activo y que más interrumpió a sus rivales para rebatirlos, utilizó de forma recurrente distintos carteles con recortes de prensa y fotografías para reforzar sus argumentos.

    Por su parte, Iglesias se mostró varias veces con la Constitución en la mano, deteniéndose incluso a leer fragmentos de la Carta Magna relativos a la política social.

    Tras el debate, los cuatro candidatos comparecieron ante la prensa, mostrándose satisfechos por el transcurso del acto.

    Este 23 de abril los cuatro candidatos afrontarán una reválida, ya que volverán a debatir en televisión, aunque en esta ocasión el acto estará organizado por la empresa privada Atresmedia.

    Más aquí: España: dividida y en plena lucha electoral

    Distintos sondeos apuntan que más de un 20% de los votantes se encuentran indecisos, por lo que estos debates podrían resultar decisivos, condicionando la correlación de fuerzas con la que los partidos políticos afrontarán el proceso para la formación de Gobierno tras las elecciones de este 28 de abril.

    Tema:
    Elecciones generales en España (2019) (101)
    Etiquetas:
    elecciones presidenciales, debates electorales, Pedro Sánchez, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik