15:28 GMT +321 Octubre 2018
En directo
    Carteles a favor de la celebración del referéndum catalán

    'Procés' catalán: ¿imaginario colectivo o realidad latente?

    © Sputnik / Fernando Salgueiro
    España
    URL corto
    Javier Benítez
    El 'procés' catalán, a un año del referéndum del 1 de octubre (63)
    6112

    Desde hace unos años la sociedad catalana tiene heridas abiertas que no serán fáciles de cerrar. Desde el lado unionista se dice que el 'procés' está acabado, pero que la situación no tiene ninguna salida política posible. Mientras, desde la parte independentista insisten en que hay una salida posible, y es un referéndum acordado.

    El 'procés' está acabado. Así de contundente se expresa respecto al independentismo catalán el historiador, escritor y ensayista Joaquim Coll. Entiende que fue un proceso político y ubica su inicio en septiembre de 2012, y su punto final en octubre de 2017.

    Opina que "el motor del 'procés' ha sido el imaginario unilateral: la creencia, la promesa, el engaño y el autoengaño de que es posible la secesión por una voluntad minoritaria del Parlamento de Cataluña, y que por tanto eso se produciría como fruta madura de manera inevitable, que habría un reconocimiento internacional; que Cataluña continuaría formando parte de la Unión Europea al salir de España, y que el Estado (español) no podría hacer nada.

    "Ese fue el imaginario unilateral", sentencia Coll.

    Joaquim Coll, historiador, escritor y ensayista catalán
    © Sputnik / Javier Benítez
    Joaquim Coll, historiador, escritor y ensayista catalán

    No obstante, el secretario de Igualdad, Migración y Ciudadanía de la Generalitat de Catalunya, Oriol Amorós, indica que para que triunfe el movimiento independentista "harían falta tres cosas: una mayoría más clara en Cataluña; un progreso de la calidad democrática del Estado español; y que la comunidad internacional fijara sus condiciones, pusiera su punto de vista e hiciera también una presión para una resolución democrática".

    Amorós cree que la verdadera solución de la cuestión catalana "en una sociedad madura" pasa por "tener un debate serio, informado y riguroso, y dejar debatir a los ciudadanos. Los medios de comunicación españoles siguen sin dar voz a una parte del conflicto. En Cataluña podemos consumir medios de comunicación españoles y medios de comunicación catalanes. Los 'opinadores' que salen en los medios de comunicación españoles en un 95%, 99%, o 100%, rechazan la independencia", observa el funcionario.

    Esto te puede interesar: Torra propone al Ejecutivo español un referérdum como el de Quebec para Cataluña

    Oriol Amorós, el secretario de Igualdad, Migración y Ciudadanía de la Generalitat de Catalunya
    © Sputnik / Javier Benítez
    Oriol Amorós, el secretario de Igualdad, Migración y Ciudadanía de la Generalitat de Catalunya

    En su forma de ver, "los medios catalanes son un poco más plurales. Hay muchos de ellos que son más bien contrarios a la independencia, los hay que son favorables, pero todos ellos tienen una pluralidad de opiniones. Incluso TV3, la televisión pública catalana que se suele criticar tanto, tiene una presencia de favorables a la independencia un poco mayor que la de los contrarios, pero también es lo que refleja la opinión de la población. Por lo tanto no hay cambio tampoco en cuanto a situación de medios de comunicación públicos: seguimos con el mismo asedio".

    Joaquim Coll incide en que la fecha marcada en rojo del colapso de ese 'imaginario colectivo' como él mismo describe al secesionismo, es el 27 de octubre de 2017 "cuando se hace una segunda proclamación fallida" de independencia, "que fue una manera de cubrirse las espaldas de los independentistas frente a su propio electorado para ir a unas elecciones autonómicas —que iba a convocar (Mariano) Rajoy en algún momento—, y con la aplicación del artículo 155 de la Constitución".

    Por su parte, Oriol Amorós, lo ve de otra manera. Expresa que este último año "ha sido muy complicado, ha habido elecciones, las ganó el independentismo claramente con unos candidatos que en parte están ahora en prisión, y en parte en el exilio. Las personas que el pueblo votó no están en el Gobierno. El pueblo votó a (Carles) Puigdemont, el pueblo votó a (Oriol) Junqueras, y a toda una serie de personas".

    Tema relacionado: "Puigdemont no es un relevo generacional en Cataluña, es un relevo sociológico"

    Mientras, Joaquim Coll insiste en que al independentismo "le cuesta reconocer" que ese ‘imaginario colectivo' ha colapsado, pero que "no abandona la unilateralidad", y que es "todo pura retórica. La unilateralidad no opera políticamente, lo estamos viendo cada día. (Los independentistas) no han podido hacer nada de lo que habían prometido. Ahora mismo acaban de aceptar la sustitución que ha ordenado el juez (Pablo) Llarena en relación a los diputados que están en la cárcel".

    Al respecto, Amorós subraya que "el Estado español, como ha perdido delante de la justicia alemana, en la justicia belga, y en la justicia británica —ninguna de las tres justicias ha considerado que debieran extraditar a ninguno de los exiliados políticos catalanes, porque han dicho que no veían delito—, ha retirado las órdenes internacionales de captura internacional, con lo cual los exiliados hoy no tienen ninguna persecución por parte de la justicia española donde están viviendo".

    "Es una situación sorprendente: que unos estén en la calle sin una orden de persecución por parte de la justicia porque ha perdido y no quiere seguir haciendo el ridículo, y otros que hicieron lo mismo, están en prisión preventiva, sin juicio. Claro, esta es una situación anómala e injusta", sentencia el funcionario catalán.

    Entretanto, Coll explica que los independentistas "no renunciarán (al secesionismo), porque no pueden renunciar como postulado, por tanto estamos, no ya en el 'procés', sino en la tensión secesionista que viene de lejos y que ya existía antes del 'procés', elementos que indicaban que se pretendía la secesión, etc, y esto va a continuar durante mucho tiempo porque no hay una solución política, porque 'democracia' y 'secesión' son términos difícilmente compatibles".

    Referéndums en Canadá y Escocia.

    Amorós cree que en esta encrucijada no hay un cambio significativo por parte del Gobierno de Pedro Sánchez —respecto al de Mariano Rajoy— y que una solución definitiva pasaría por pactar un referéndum acordado.

    "Yo no entiendo por qué motivo los ciudadanos de Canadá pueden decidir este tipo de cosas así, en Quebec por ejemplo; los ciudadanos de Suiza pueden hacer referéndums cada quince días, los ciudadanos de Escocia pueden hacer un referéndum, y los catalanes no. Ahí no hay ningún cambio", señala Amorós.

    En este sentido, Joaquim Coll explica que sólo hay un antecedente de referéndum acordado de secesión, y que es el de Escocia. No obstante, matiza que no fue un derecho de los escoceses, sino un acuerdo con el ex primer ministro David Cameron, y que el Brexit ha terminado demostrando que esta práctica de hacer referéndums es un disparate, para remachar que "Cameron ha pasado a la historia como el peor político británico".

    Respecto a caso de Quebec el escritor incide en que no hubo referéndums acordados, fueron unilaterales, y luego las autoridades canadienses hicieron la 'Ley de la claridad' para evitar un tercer referéndum. "Recordemos que los independentistas quebequeses hicieron una ley en contra de la Ley de la claridad porque no aceptaban sus reglas, que por otro lado son muy poco claras, por tanto, no hay solución política".

    Esto te puede interesar: Diputado: el referéndum del 1-O fue el cénit del proceso político que vivió Cataluña

    Elecciones aquí, elecciones allá

    Joaquim Coll menciona que este año hay elecciones en Quebec justamente el día 1 de Octubre y entiende que allí los independentistas van a sacar un muy mal resultado otra vez. "Va a ganar seguramente el Partido Liberal, o esta coalición nueva nacionalista moderada que rechaza completamente el referéndum. Es decir, (Quebec busca) pasar página a escenarios de tensión, de crispación, que no conducen a nada y que dividen y fragmentan la sociedad".

    Mientras, el próximo año hay elecciones municipales en España. Consultado acerca de alguna posible influencia de sus resultados en el actual contexto catalán, Amorós responde afirmativamente. "Hay que recordar la historia de España y en el año 1931 fueron unas elecciones municipales las que sacaron al rey. Las fuerzas republicanas, en todo el Estado español, pero de una forma más acentuada en Cataluña, fue aplastante, yo creo que las fuerzas monárquicas en Cataluña en el '31 (1931) no sacaron ni el 5% de los votos. Fueron unas municipales las que cambiaron mucho las cosas. Yo creo que las municipales (de 2019) van a ser significativas (en Cataluña) desde este punto de vista, de tomar el pulso de la opinión pública, y de responder a un alegato que se hace a menudo, y es que el independentismo no es mayoritario".

    ¿Cómo podrán cerrarse las heridas?

    Joaquim Coll cree firmemente que "sólo el paso del tiempo logrará que la parte de la sociedad catalana —sin duda importante— que ha creído en ese imaginario, y que ha llevado a todas las manifestaciones, a toda la agitación, acepte la realidad, y empezaremos a pensar en otras cosas".

    Ya desde hace un buen tiempo se viene manejando una tercera vía, y que pasaría por un Estado federal español. "La tradición federal española no existe", sentencia Amorós, y observa que "habría que hacer un trabajo para crear un Estado federal que ningún político español se ha atrevido a hacer con la opinión pública española, y que es contarle que hay muchos países en el mundo que son plurinacionales, y no les pasa nada. Y son felices, o más o menos felices".

    Esto también te puede interesar: Madeleine Albright compara el conflicto político en Cataluña con la antigua Yugoslavia

    Explica que hay varios ejemplos de Estados plurinacionales. "Está el caso de Suiza, el de Canadá, o el de Bolivia", que lo tiene especificado en su nombre: "República Plurinacional de Bolivia". "Entonces este trabajo de contarles a los españoles la verdad, no se atreven. Ningún político español se atreve".

    "De hecho, la Constitución de 1978 lo reconoce implícitamente porque dice exactamente que España está formada por regiones y nacionalidades, pero no dice en ninguna parte qué es eso, y no dijo en ningún momento qué nacionalidades, aunque todos sabemos que se refiere a Cataluña, País Vasco y Galicia. (…) Esta es la situación. Entonces esta incógnita que se dejó en el '78, ¿cuándo le van a decir a los españoles a qué se referían? Yo creo que ha llegado la hora. Entonces, cuando alguien haga esto, la propuesta federal o confederal, será creíble".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    El 'procés' catalán, a un año del referéndum del 1 de octubre (63)
    Etiquetas:
    independentistas, referéndum, independencia, Carles Puigdemont, Cataluña, España, Canadá