En directo
    España
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    Dos días antes de las elecciones municipales y autonómicas, el Gobierno de Mariano Rajoy publicó la modificación de la Ley de Hidrocarburos de 1998 que supone un impulso al fracking en España, pero el giro a la izquierda que se ha producido tras los comicios de este domingo sugiere un cambio de 180 grados en materia de política energética.

    Los partidarios de Podemos en Madrid
    © REUTERS / Andrea Comas
    "En las empresas energéticas estarán nerviosos", resumía un analista del sector, que pide el anonimato, en el digital eldiario.es.

    Las propuestas de las candidaturas ciudadanas que han ganado en la grandes ciudades españolas y los posibles pactos entre la formación progresista Podemos y los socialistas del PSOE dibujan un escenario muy diferente al actual en materia energética.

    "Si nos creemos que los partidos cumplen sus programas electorales, sin duda, van a cambiar cosas", corrobora Jorge Morales de Labra, vicepresidente de la Fundación Renovables, en eldiario.es.

    Los programas de izquierda prevén la prohibición del fracking que el Gobierno conservador había legalizado.

    Tampoco permitirán nuevas prospecciones petrolíferas ni en Canarias, como las realizadas desde principios de año sin resultados, ni en las Baleares.

    Tanto el líder de Podemos, Pablo Iglesias, como el dirigente socialista, Pedro Sánchez, abogan por la paralización del proceso de reapertura de la central nuclear de Garoña, la instalación más antigua de España, con una vida útil de 40 años, y la clausura de forma progresiva del resto de nucleares, que aportan un 20% de energía.

    El actual Gobierno había ampliado la vida de las centrales nucleares de 40 a 60 años.

    La construcción de almacén temporal de residuos nucleares (ATC) también corre peligro, pero habrá que replantarse dónde guardar los residuos porque las piscinas en donde se almacenan están prácticamente saturadas.

    El nuevo modelo energético que impulsará la izquierda pasa "por recuperar la apuesta por las energías renovables, que potenciaría el desarrollo de nuevas instalaciones y, en paralelo, la vuelta de los ciclos combinados de gas ahora parados para ejercer de 'back up', para dar cobertura al sistema eléctrico cuando no haya generación renovable", escribe el digital Voz Populi.

    PSOE y Podemos apuestan por el impulso de "energías como la fotovoltaica, la termosolar, la eólica, la biomasa y los residuos", pero con unos "sistemas retributivos que garanticen una rentabilidad razonable real y eviten los excesivos sobrecostes pagados en los años de burbuja", afirma eldiario.es.

    En otro campo que coinciden los partidos de izquierda es en revisar la retribución de centrales nucleares e hidroeléctricas.

    Según los expertos, "estas plantas, todas ellas en manos de las grandes eléctricas, están amortizadas desde hace años y cobran del pool el precio máximo fijado por cada megavatio/hora generado".

    La multinacionales energéticas "se embolsan cada año unos 2.000 millones de euros en 'beneficios caídos del cielo'", señala Voz Populi.

    Además:

    Elecciones Autonómicas y Municipales 2015
    España ahorra más de mil millones por el abaratamiento del petróleo
    España cobrará un impuesto por sacar petróleo
    Etiquetas:
    Mariano Rajoy, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook