En directo
    Espacio
    URL corto
    11651
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Rusia protagoniza una carrera espacial con Estados Unidos por el mercado de los lanzamientos y apuesta por los cohetes Angara, una gama de vectores que desarrolla el centro Jrúnichev. El exdirector general de la compañía, Vladímir Nésterov, narra a Sputnik las peripecias del cohete llamado a competir con SpaceX de Elon Musk.

    La versión ligera del cohete fue lanzado por primera vez el 9 de julio de 2014, medio año después se llevaba a cabo el despegue de la versión pesada Angara A5. El lanzamiento del segundo cohete pesado se pospuso varias veces y ahora se planea que tendrá lugar en noviembre de 2020.

    Nésterov es tajante y descarta que la segunda prueba se lleve e cabo este año.

    "Conozco muy bien el ciclo de los preparativos. Terminar el cohete, realizar las operaciones finales, trasladarlo al cosmódromo y hacer allí los ajustes necesarios. En el mejor de los casos el despegue podría tener lugar en el primer o segundo trimestre de 2021", dice.

    El primero de Rusia

    El cohete Angara con combustible ecológico es el primero que desarrolla Rusia tras el desmoronamiento de la Unión Soviética. Según el exdirector de Jrúnichev, el costo del aparato rondará los 2.900 millones de rublos (casi 41 millones de dólares) siempre y cuando se cumplan las normas de producción.

    El propulsor RD-191 de la primera etapa reúne las tecnologías más avanzadas.

    "Nadie en el mundo ha hecho algo similar y no lo hará dentro de unos diez años", enfatiza Nésterov que estuvo al timón de Jrunichev de 2005 a 2012 y que de hecho fue el artífice de la nueva máquina.

    Con más de 48 años diseñando cohetes, Nésterov elogió también el motor RD-0124 de la segunda fase del Angara que cuenta con un impulso específico de 359 unidades, el parámetro más importante de la eficiencia de un propulsor que relaciona el empuje y el gasto de combustible. A mayor impulso específico menor consumo de combustible. "Ningún constructor del mundo, tampoco Elon Musk, puede incluso soñar con esa cifra", afirma.

    El Angara lleva materiales compuestos en su estructura, cinco años después la compañía de Musk también comenzó a usar este material.

    "Sé todo sobre los chinos, indios, japoneses, israelíes, iraníes, europeos y estadounidenses. El Angara es el mejor cohete espacial del mundo", remarca, y matiza que su única desventaja es que no cuenta con partes recuperables, una cuestión que atribuye a problemas burocráticos.

    Con bajos costos de producción en Rusia, respecto a Estados Unidos, hacen competitivo al Angara A5 en el mercado de los lanzamientos comerciales que mueve millones de dólares anuales.

    La competencia espacial

    Pese a sus avanzadas tecnologías espaciales, Rusia va perdiendo su cuota en el mercado de lanzamientos, como lo reconocía la corporación estatal Roscosmos en un informe de 2017 y lo atribuía a las sanciones occidentales y la competencia desleal por parte de empresas, como la estadounidense SpaceX, que reciben apoyo de su Gobierno.

    "Eso no es así. Hemos perdido cuota de mercado por la ineptitud de la gente. Cuando yo era director general de Jrunichev teníamos ocho lanzamientos comerciales al año. Nuestra empresa generaba más de 700 millones de dólares anuales de ingresos. Durante toda mi gestión generamos para el país casi 4.000 millones de dólares (...) Se pudo disminuir drásticamente el precio de los lanzamiento y no dejar que Elon Musk se quede con todo el mercado. Ha sido un error humano garrafal", sostiene.

    "Angara definitivamente recuperará la cuota de mercado con una línea estratégica correcta de su producción y uso", dijo a Sputnik Nésterov.

    Nésterov ha cuestionado también la diversidad de cohetes que se desarrollan en el país con tres cohetes ligeros y cuatro cohetes medianos, entre ellos el Angara A3 y el Soyuz 5.

    "¿Qué país cuenta con varios cohetes ligeros? (...) Somos un país muy rico. ¿Qué país tiene o tendrá varios cohetes medianos? El Angara A3 está listo (...) El Soyuz 5 no hace falta", dice.

    El escepticismo del exdirector colma el vaso cuando habla de los planes de producir un cohete pesado Angara  A5 con la primera fase recuperable, pese a que el diseño del aparato no lo prevé. "Es como hacer de las botas de cazador unas zapatillas deportivas", apostilla.

    El tumultuoso camino del Angara A5 parece que llega a su fin tras casi seis años. A mediados de junio una fuente avanzó a Sputnik que el segundo lanzamiento del cohete pesado estaba previsto para el 3 de noviembre de 2020.

    Etiquetas:
    espacio, cohetes, Centro Jrúnichev, SpaceX, Angará-A5, Soyuz
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook