13:51 GMT +313 Diciembre 2018
En directo
    El Sputnik 1, el primer satélite artificial de la Tierra.

    El bip-bip del Sputnik que cambió la historia

    © Sputnik / Alexander Moklestov
    Espacio
    URL corto
    3330

    El Sputnik 1, una pequeña bola de metal que dio la órbita a la Tierra, marcó un hito en la carrera espacial y allanó el camino para el desarrollo de las telecomunicaciones. A 60 años del lanzamiento del satélite que nos da nombre, te contamos por qué significó un aporte fundamental para la humanidad.

    El Cosmódromo de Baikonur, una plataforma de lanzamientos espaciales, fue el escenario de uno de los episodios más importantes del siglo XX. Desde allí, el 4 de octubre de 1957, se llevó a cabo la puesta en órbita del Sputnik 1, el primer satélite artificial.

    Se trataba de una pequeña pelota de 86,3 kilogramos y menos de 60 centímetros de diámetro, con cuatro largas antenas. Los pitidos agudos que emitió el satélite dejaron en shock a los EEUU, que hasta ese momento estaban seguros de su superioridad tecnológica y se percataron de la hazaña lograda por la URSS.

    Según el físico argentino Mario Díaz, director del Centro de Astronomía de Ondas Gravitacionales de la Universidad de Texas en Valle de Río Grande, surgió así en EEUU el "síndrome del Sputnik".

    Escuche además: ¿Quién ganó la carrera espacial?

    "Vivo desde hace 30 años en EEUU como científico y educador, me ha tocado vivir el impacto del síndrome, una respuesta desesperada de los estadounidenses al lanzamiento del satélite ruso para mejorar la ciencia en las escuelas", dijo a Sputnik el científico, integrante del equipo de investigación merecedor del premio Nobel de física 2017.

    La URSS planeaba poner en órbita un satélite más sofisticado, con instrumentos de medición y que fuera capaz de brindar más información. Esto hubiera tomado más tiempo, un preciado recurso ante el desarrollo del programa satelital estadounidense Vanguard. Washington recién pudo igualar el logro del Sputnik unos meses después, en febrero de 1958.

    En noviembre de 1957, el Sputnik 2 llevó dentro a Laika, una perra que se transformó en el primer ser vivo en orbitar la Tierra. La particular 'cosmonauta' no sobrevivió al calentamiento de la cápsula. Pero nuevamente en 1961 la URSS se puso a la vanguardia, al lanzar el Vostok 1, el cohete que llevaba a Yuri Gagarin, el primer hombre en el espacio.

    Lea también: El futuro de la carrera espacial entre EEUU, Rusia y China

    Menos de un año después del lanzamiento del Sputnik 1, en julio de 1958, EEUU fundó la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio, la NASA, en respuesta a las victorias en la cosmonáutica que protagonizaba Moscú.

    "Es muy significativo que fuera la URSS la primera en lanzar un satélite. Por lo general siempre se suelen valorar los logros y los alcances de EEUU dentro de la Guerra Fría y se la coloca la amenaza, como la presencia constante del mal, cuando a lo largo de la historia vemos que en general siempre se encuentra a la defensiva", dijo a Sputnik Martín Baña, catedrático de Historia Rusa de la Universidad de Buenos Aires.

    A criterio del experto, "el impacto simbólico" del hito espacial soviético fue "inmenso". Tanto, "que impulsó a EEUU a un desarrollo tal de su actividad que años más tarde se vuelve el primer país en enviar un hombre a la Luna" en 1969.

    Le puede interesar: China comprará tecnología soviética para su misión a la Luna

    "El envío del Sputnik al espacio sirvió para reforzar y consolidar la posición de la URSS como un faro dentro del mundo, en el sentido de que podía mostrar que la sociedad comunista que intentaba construir era una opción viable dentro del mundo y que no solo bases sólidas sino que además podía mostrar resultados concretos", dijo.

    Estación Venera-10
    © Sputnik / Vladímir Bogatirev
    Apenas 40 años antes, durante la Revolución de 1917, los países que conformaban la Unión eran un "espacio periférico". Uno de los objetivos del proceso era modernizar al país. El Sputnik 1 "venía a reforzar esa idea y a mostrar con creces los resultados de esa modernización".

    Hoy en día, aún tenemos que agradecerle mucho al Sputnik. En tiempos en los que el acceso a internet y las telecomunicaciones se dan como algo por sentado, es bueno recordar la importancia de la tecnología satelital inaugurada por el proyecto soviético.

    "La comunicación moderna no existiría si no fuera por el desarrollo y competencia espacial de aquel entonces. Es un momento crucial en la revolución tecnológica moderna", recordó Mario Díaz.

    Lea también: ¿Cómo conquistó la URSS el lado oscuro de la Luna?

    La ARPA, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa, fue otra de las agencias creadas en 1958 como consecuencia del desarrollo tecnológico soviético, comentó Baña. Esta entidad fue la creadora de la ARPANET, la base de la internet tal como se la conoce hoy, además de todas las posibilidades que habilitó la comunicación satelital.

    "En retrospectiva, el lanzamiento [del Sputnik 1] fue el puntapié inicial pero fundamental para el desarrollo de las telecomunicaciones y el modo en el cual el mundo hoy se conecta", precisó el historiador.

    Hoy en día, miles de personas visitan en el museo espacial de Moscú la maqueta del Sputnik. Mario Díaz narró que fue "una de las primeras cosas" que hizo en su visita al país eslavo, pues "ese desarrollo tecnológico de la URSS es parte de la historia de la humanidad, el comienzo de la aventura espacial".

    Le puede interesar: La primera mujer cosmonauta confía en que Rusia será el primer país en Marte

    En ese sentido, abrió una infinidad de interrogantes y de iniciativas para conocer el espacio. Para algunas se ha encontrado respuestas y han prosperado. Otras tantas aún son una incógnita para el humano.

    "Sin dudas ese lanzamiento abrió un camino del cual todavía no sabemos bien el resultado, porque la exploración del espacio es un campo todavía bastante virgen y sobre el cual se descubren cuestiones casi todos los días", concluyó Baña.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Guerra de las Galaxias: la carrera espacial en América Latina
    Etiquetas:
    Sputnik 1, carrera espacial, satélites, Rusia