En directo
    Entrevistas
    URL corto
    0 338
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — La carta enviada por la Cancillería de Bolivia, pidiendo al Gobierno de Argentina que repudie las declaraciones del expresidente Evo Morales (2006-2019), quien está asilado en ese país, es una acción dictatorial, dijo a Sputnik la exministra de Comunicaciones boliviana, Amanda Dávila.

    "Todas las cosas que emanen de este Gobierno inconstitucional van en contra de la justicia y del derecho; por tanto, la carta dirigida a Argentina también es una acción dictatorial", dijo a esta agencia Dávila, quien se encarga de la comunicación de Morales y se encuentra junto con el derrocado mandatario en Buenos Aires.

    Evo Morales, expresidente de Bolivia
    © REUTERS / Matias Baglietto
    El domingo Morales dijo en una entrevista exclusiva con la agencia de noticias Reuters que los bolivianos tenían el derecho a organizarse y defenderse -sin armas de fuego- de los ataques del Gobierno boliviano, el cual, señaló, es producto de un golpe de Estado que lo obligó a renunciar a inicios de noviembre.

    Ante esta situación, el ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia dijo en un comunicado que le pedía al "Gobierno argentino repudiar las prácticas de Evo Morales, reñidas con la ley y el orden público internacional".

    Por su parte, Dávila dijo a Sputnik que "todo lo que hace el Gobierno boliviano es absolutamente ilegal" y que al círculo cercano a Morales no les extraña que las autoridades manden este tipo de cartas por declaraciones o actividades que realiza el expresidente.

    "Ellos no respetan en absoluto ningún derecho humano ni garantía constitucional; acaban de detener de manera ilegal al ministro de Gobierno quien ha pasado de ser acusador de un proceso, de haber mandado a aprehender a varias personas que están involucradas en corrupción, a ser acusado", agregó.

    Dávila hizo referencia al exministro de Gobierno, Carlos Romero, quien fue detenido el martes en la ciudad de La Paz por presunta corrupción.

    "Solamente eso puede ocurrir en un régimen que no respeta los derechos humanos ni las garantías constitucionales, que a título de democracia, que no es tal, haga este tipo de acciones", reflexionó.

    Unión cívica radical

    Por otro lado, la Unión Cívica Radical (UCR), uno de los principales partidos de Argentina, criticó que Morales realice declaraciones políticas bajo el estatus de refugiado que tramita ante el Gobierno que preside Alberto Fernández.

    La agrupación entiende que las declaraciones del exmandatario, que llegó a Argentina el pasado 12 de diciembre, "atentan contra la paz y la democracia del país vecino, que está en pleno proceso de normalización de sus instituciones".

    Dávila, en tanto, dijo que Morales considera que la UCR tiene derecho a manifestar su opinión; pero él no se expedirá sobre el tema debido a que por su estatus de asilado no se puede involucrar en la política interna de Argentina.

    Morales dimitió el 10 de noviembre, después de tres semanas de protestas contra su reelección en los comicios del 20 de octubre, y fue reemplazado dos días después por Jeanine Áñez, quien asumió la presidencia sin aval parlamentario, y respaldada solo por una opinión favorable del Tribunal Constitucional.

    Morales dijo desde su exilio en Argentina que, como su renuncia no fue considerada por el parlamento, se considera presidente constitucional de Bolivia hasta el 22 de enero de 2020, fecha en que finaliza originalmente su mandato.

    Etiquetas:
    Evo Morales, Argentina, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik