10:12 GMT +319 Noviembre 2018
En directo
    Una persona con la bandera de Cataluña

    La polarización en Cataluña exige de un pacto entre los bloques enfrentados

    © Sputnik / Javier Luego
    Entrevistas
    URL corto
    111

    BARCELONA (Sputnik) — La alta polarización de las posiciones políticas en Cataluña exige que los actores políticos de ambos lados olviden la lógica de bloques enfrentados para devolver al territorio a una situación donde se pueda hacer política desde el reconocimiento mutuo, afirmó el escritor y analista político Jordi Amat.

    "La polarización y la ausencia de grandes diferencias de apoyo a los dos bloques exige que en algún momento determinado pacten entre ellos, porque continuar con una situación de enfrentamiento sería nefasto", destaca Jordi Amat en una entrevista con Sputnik.

    Este escritor, que recientemente publicó con la editorial Anagrama el libro "La conjura de los irresponsables" —un ensayo dedicado radiografiar el proceso independentista catalán y su respuesta desde Madrid— subraya que los sondeos avanzan un escenario sin "resultados clarificadores" en el que resulta difícil imaginar "una fórmula mágica" para resolver el conflicto a corto plazo.

    De haber una mayoría, lo más probable es que esta sea de corte independentista, pero incluso siendo así, Amat pone el foco sobre la necesidad de que el ganador busque vías de entendimiento con los representantes del otro bloque, que también representa a una parte amplia de la población.

    De hecho, Amat subraya que uno de los efectos derivados de la acción independentista en los últimos años es la consolidación electoral y social de su contraparte, un bloque primordialmente conservador y unionista, sobre todo fuera de Cataluña.

    "Esta etapa final del proceso independentista ha consolidado fuera de Cataluña un bloque conservador donde están el Partido Popular, Ciudadanos y el PSOE, aunque a tiempo parcial", relata el escritor, que sitúa la razón aglutinadora de este grupo en la "reacción" al independentismo.

    Dicho bloque, entre otras cosas, permitió que Mariano Rajoy (Partido Popular) fuera investido presidente del Gobierno en 2016 y apoyó la aplicación del artículo 155 para intervenir las instituciones de autogobierno en Cataluña y convocar tras los sucesivos actos de desobediencia ante la legalidad estatal y la proclamación de independencia del 27 de octubre.

    Amat apunta que, si bien la vertiente catalana del PSOE o sobre todo Ciudadanos aumentarán su influencia en los comicios venideros, el bloque debería reflexionar sobre la pérdida de relevancia del Partido Popular que anuncian los sondeos.

    Lea también: Puigdemont: "Vale la pena ser detenido por ideas que te pueden llevar a la presidencia"

    "Si los resultados del partido gobernante en España son tan insignificantes como apuntan las encuestas en Cataluña, eso revela una disfunción del sistema que debe ser resuelta", subraya el escritor, que al igual que con el bloque independentista, llama a estos partidos —y en especial al PP— tener en cuenta la correlación de fuerzas para buscar soluciones.

    Aunque la lógica partidista lleve a ambos bloques a pensar en clave partidista con la conservación del poder en Cataluña y Madrid como objetivos primordiales, Amat alerta de que "seguir esa lógica puede llevar a situaciones de inestabilidad que pueden ser perjudiciales para la mayoría de la ciudadanía" por lo que "más allá de las posiciones de partido, debe haber un ejercicio de responsabilidad"

    "El problema es que finalmente alguien tendrá que gobernar y su acción de gobierno tendrá que ser respetada por todos, y ese es el mayor reto que veo hoy, toda vez la población se ha polarizado", afirma antes de subrayar que "es urgente que el día después de las elecciones se empiece a pensar en cómo se recose una sociedad que ha vivido situaciones de enorme tensión a lo largo de los últimos meses".

    Por un lado, opina Amat, el independentismo debe darse cuenta de lo "utópico" de sus reclamos [en Madrid no hay una mayoría favorable a un referéndum pactado ni mucho menos disposición a negociar tras movimientos unilaterales] y reconocer que hasta ahora el proceso soberanista le proporcionó más pérdidas que ganancias en términos de autogobierno.

    Le puede interesar: Juez español amplía la investigación sobre partidos y entidades independentistas

    Por otro lado, el Gobierno español debería darse cuenta de que sus "insignificantes resultados en Cataluña" son consecuencia de que "están haciendo cosas muy mal" y "cambiar sus planteamientos por el bien común".

    Ámbitos de actuación

    A un nivel más concreto, Amat aboga por que el Estado español, sin detrimento de la separación de poderes, se percate de que "mientras haya políticos en la cárcel —sean considerados o no presos políticos— la situación tiene difícil solución", sobre todo porque "millones de personas creen que siguen siendo sus representantes legítimos".

    "La altura de midas con la que debe resolverse la situación creada afecta también a cómo debe resolverse este problema", añade.

    Finalmente, este escritor cree necesaria la puesta en marcha de una reforma de la Carta Magna en España para "regenerar" la lealtad que una parte de Cataluña perdió ante el proyecto estatal cuando su Estatuto de Autonomía fue objeto de recortes por parte del Tribunal Constitucional.

    "Con las leyes no se soluciona todo, pero sin ellas no se solucionará nada. El fracaso de la operación del Estatuto dejó paralizadas algunas cosas importantes y la esencial es la de la lealtad al proyecto común", apunta.

    A su modo de ver, la puesta en marcha de un proyecto de reforma constitucional supondría centrar esfuerzos en "deshacer el nudo", generando así un cambio de dirección frente a la acción de los últimos años desde Madrid y Barcelona, donde los gobiernos estatal y autonómico se dedicaron "a tirar de la cuerda para romperla".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Rajoy, dispuesto a dialogar con Cataluña pero solo dentro de la ley
    ¿Una Cataluña independiente o un Estado corrupto? Qué les preocupa más a los españoles
    Puigdemont pedirá a la Junta Electoral volver a Cataluña para hacer campaña
    El 71% de los españoles no quiere una Cataluña independiente
    Etiquetas:
    partido, elecciones, polarización, Cataluña