En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    6154
    Síguenos en

    En los últimos 10 años, Argentina no logró bajar de dos dígitos la inflación ni controlar el deterioro progresivo de índices como PBI, deuda externa, déficit fiscal y balanza comercial. Lo que comenzó como estancamiento es ahora una grave recesión. Sputnik conversó con el economista argentino Nicolás Dvoskin, de la Sociedad de Economía Crítica.

    Fueron dos años consecutivos de caída del Producto Bruto Interno (PBI) de por los menos 2,5 %. Ahora, el ajuste impositivo de emergencia impulsado por el flamante presidente argentino, Alberto Fernández, busca generar estabilidad financiera para encarar un contraste a las políticas neoliberales desarrolladas por su antecesor, Mauricio Macri (2015-2019), que fracasaron en casi todos los aspectos en materia económica y empeoraron todo aquello que criticaba como "pesada herencia".

    "En la última década, Argentina se vio sometida al histórico problema que es la restricción externa, la falta de dólares", sintetizó a Sputnik el economista argentino Nicolás Dvoskin

    "En el país, las exportaciones son muy poco sensibles a lo que pase localmente, en general se exporta lo que el mundo le quiere comprar, y las importaciones dependen mucho de que la economía crezca y sí dependen mucho de las políticas internas", agregó.

    Si uno mira el gráfico de la evolución del PBI de Argentina desde 2008 en adelante puede ver que se trata de un auténtico subibaja. Las repercusiones del crac bursátil mundial de 2008, originado por el estallido de la burbuja hipotecaria en EEUU, no afectaron tanto de forma directa ya que el país suramericano se encontraba relativamente aislado del mercado de capitales internacional. Sin embargo, comenzó a sufrir por la baja en la demanda externa de commodities del agro debido a la recesión global y el consecuente impacto en sus precios.

    La economía durante el kirchnerismo

    Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina
    © Sputnik / Sergey Guneev
    Cristina Fernández de Kirchner

    "En 2009 arranca un período de estancamiento, cuando la economía reclama más dólares para poder seguir creciendo. Históricamente, la salida ha sido la devaluación, pero el aumento del precio del dólar lleva al encarecimiento de los precios e inflación, lo que genera una redistribución regresiva porque disminuye el poder de compra de la mayoría de la población", explicó Dvoskin, investigador visitante en el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Católica de Eichstätt, Alemania.

    Una de las principales críticas que se realiza a la gestión de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), incluso por el actual presidente, es la intervención desde el inicio de su mandato del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), que perforó la confianza en el manejo de los datos públicos sobre la pobreza pero sobre todo de la inflación: ya desde aquel primer año de su gobierno las cifras de las consultoras privadas duplicaban las oficiales (14,8 % versus 8,5 %).

    "En 2011, cuando Cristina es reelecta con el 54 % de los votos, aparece el primer 'cepo' porque lo que entienden es que hay que controlar la salida de dólares por canales diferentes intentando justamente no devaluar la moneda para proteger el mercado interno y evitar la contracción", remarcó Dvoskin, que también integra la Sociedad de Economía Crítica.

    El economista describió los últimos cuatro años del kirchnerismo como erráticos. El PBI subió en los años impares pero bajó en los pares, con un 2014 especialmente malo. El salario en los años de crecimiento en general le ganó a la inflación gracias a las paritarias y con mecanismos de control no tradicionales (alternativos a la devaluación o el ajuste monetario) sino a través de políticas de intervención estatal y mayor regulación de las cadenas de formación de precios.

    "Eso trajo problemas internos, apertura de conflictos con cámaras empresarias y un montón de dificultades políticas. A fines de 2013 asume como ministro de Economía Axel Kicillof y se concentra el poder de decisión, hasta entonces diluido en cinco figuras. Intenta institucionalizar las políticas de negociación para el control de precios de manera más transparente, que eran hasta entonces muy opacas", explicó el economista.

    En enero de 2014 se realiza una pequeña devaluación pero hay una sobrerreacción en los precios, que impacta de manera muy negativa en la inflación y, por ende, en el poder adquisitivo. A pesar de que las políticas comienzan a tener efecto paliativo en 2015, con un crecimiento del PBI de 2,7 % anual, el desgaste político luego de 12 años de gobiernos kirchneristas socava las expectativas de la población que llevan a la pérdida electoral.

    La política económica de la era Macri

    © REUTERS / Sergio Perez
    Mauricio Macri durante la Conferencia por el Cambio Climático en Madrid, España

    Mauricio Macri recibió en diciembre de 2015 un país con un estricto control de cambios (que liberó casi inmediatamente), un dólar oficial a 9 pesos y uno paralelo a 14 pesos, una inflación anual de 25 % (había tenido un pico de 38% en 2014), 27.000 millones de dólares de reservas internacionales del Banco Central, una deuda pública de 43 % del PBI (15 % en moneda extranjera) y una economía en crecimiento.

    La política económica de Macri levanta también el congelamiento de las tarifas de servicios. A pesar de no haber una particular crisis económica, Argentina tuvo en 2016 un año de recesión, con una caída de 2 % del PBI, pero aumentaron las importaciones, con su consecuente salida de dólares.

    "Macri consigue aprobar la ley que les permite renegociar con los fondos buitre, les paga una fortuna, regulariza su situación en los mercados financieros internacionales y empieza el 'festival' de bonos y de endeudamiento externo", criticó Dvoskin.

    Las devaluaciones de 2016 y 2017, en las que el dólar pasó de 14 a 18 pesos, fueron mucho menores a la inflación en esos dos años, que acumulada fue de 80 %. "2017 es un año en que los argentinos salían a hacer compras por el mundo porque Argentina era el país más caro que había, pero sostenido por la deuda. Pero en marzo de 2018 tenés el primer sacudón fuerte", contó.

    Logo del FMI
    © REUTERS / Yuri Gripas
    Logo del FMI

    Promovida por la especulación de algunos bancos internacionales como JP Morgan, que anticipan la insostenibilidad del atraso cambiario, se produjo una devaluación que llevó el peso de 18 a 25 por cada dólar. La única alternativa que encontró el macrismo fue acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI) para evitar el default.

    En julio de 2018 ocurre una nueva corrida que lleva el dólar a casi 40 pesos y se cierra el acuerdo con el FMI, lo que oficializa el inicio de la crisis. El resultado de las elecciones primarias en agosto de 2019, provocó una nueva megadevaluación, que perforó el techo de los 60 pesos, lo que representa un histórica depreciaciación acumulada de la moneda local en un solo mandato, que superó el 550 %.

    Según Dvoskin, a diferencia de la última etapa del kirchnerismo, en todos los años de la era Macri creció el desempleo y la inflación fue superior al aumento de los salarios, por lo que, sumando que en los últimos ocho años cayó la inversión 25 %, la acumulación de la pérdida de poder adquisitivo explican el 40 % de la población debajo de la línea de pobreza actualmente.

    Para el final de su Gobierno, en diciembre de 2019, Macri había instalado un nuevo control de cambios, con dólar oficial a 63 pesos y uno paralelo cercano a los 70 pesos, tenía una inflación anual estimada en 55 %, 43.000 millones de dólares de reservas internacionales del Banco Central, una deuda externa equivalente a 95 % del PBI (70 % en moneda extranjera), y una economía que se estima se contraiga en 2019 cerca de 3 %, según el FMI.

    Etiquetas:
    pobreza, desempleo, inflación, Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), JP Morgan, Fondo Monetario Internacional (FMI), recesión, crisis económica, economía, Martín Guzmán, Mauricio Macri, Cristina Fernández de Kirchner, Axel Kicillof, Alberto Fernández, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik