Widgets Magazine
En directo
    Marcha a favor de los inmigrantes en Los Ángeles, EEUU

    La justicia social, meta inalcanzable para los indocumentados en EEUU

    CC BY 2.0 / Molly Adams / Los Angeles March for Immigrant Rights
    Economía
    URL corto
    0 12

    Cada año, los casi 11 millones de indocumentados en EEUU pagan miles de millones de dólares en impuestos y aportes para la vejez, pero rara vez pueden disfrutar de los beneficios que estas obligaciones conllevan. En el Día Mundial de la Justicia Social, Sputnik te acerca la realidad de este colectivo.

    Desde 2007, la ONU celebra el Día Mundial de la Justicia Social, una instancia para que el mundo reflexione sobre cómo alcanzar la justicia "a través del empleo, la protección social, el diálogo social y los principios y derechos fundamentales en el trabajo". En 2018, la jornada está consagrada a los más de 150 millones de trabajadores que se encuentran fuera de sus países.

    Se trata de un 4,4% de la mano de obra mundial. Según la ONU, "tienen una tasa de actividad más alta que los locales": un 73% en el caso de los hombres y un 64% en el de las mujeres. A pesar de esto, no suelen contar con normas que garanticen de manera satisfactoria la protección de sus derechos laborales.

    En Estados Unidos, la inmigración clandestina ha marcado de manera indeleble las discusiones públicas en los últimos meses. Desde las promesas del muro a lo largo de la frontera con México realizadas por Donald Trump hasta la posible reversión de medidas que protegían jóvenes inmigrantes indocumentados de la deportación, la situación de los extranjeros sin permisos de residencia en el país es delicada.

    Según estimaciones del centro de investigaciones Pew, en 2016 vivían en el país unos 11,3 millones de personas con un estatus migratorio irregular, ya sea por haber ingresado de manera ilegal al país o por haber permanecido luego del vencimiento de una visa o permiso de estadía.

    Lea también: Trump reafirma que no puede haber DACA sin un muro en frontera con México

    La Administración de la Seguridad Social (SSA, por sus siglas en inglés) afirma en un informe de 2013 que estas personas, junto con quienes llegaron al país de manera regular, "han contribuido sustancialmente a la población de manera e indirecta". Unos 8 millones de indocumentados forman parte de la fuerza de trabajo, que paga impuestos y aporta a la seguridad social.

    En 2010, el último año para el que la SSA tiene datos públicos, el nivel promedio de ingresos para el cual los trabajadores no autorizados pagaban impuestos era de unos 34.000 dólares anuales, es decir, alrededor del 80% de lo que paga el conjunto de los trabajadores.

    Muchos de ellos tienen un número de seguridad social falso que no se corresponde con su identidad, pero de todos modos se les realizan las retenciones obligatorias sobre sus ingresos. Otros sistemas de recaudación han modificado este esquema de manera tal de recaudar dinero de estos trabajadores, que va a parar a la SSA.

    Le puede interesar: El año en el que se debilitaron los derechos de los migrantes en América

    Apenas en 2010, los trabajadores no autorizados pagaron un total de 13.000 millones de dólares a la seguridad social. Sin embargo, este dinero vertido para el seguro de vejez, supervivencia e invalidez rara vez llega a darle frutos al contribuyente luego de una vida de trabajo extenuante.

    "Mientras que los inmigrantes no autorizados trabajaron y contribuyeron tanto como 13.000 millones de dólares (…), solo alrededor de 1.000 millones erogados en beneficios durante 2010 son atribuibles a este tipo de trabajo", subraya el documento de la SSA.

    ​El resto del dinero queda en las arcas de la administración, generando un "efecto positivo" a las finanzas de la seguridad social. La legislación aprobada cada vez hace más difícil que quienes aportaron sin tener sus papeles en regla puedan cobrar alguna prestación económica en un futuro.

    "Las personas que entran al país como inmigrantes no autorizados y permanecen con ese estatus de por vida son relativamente menos pasibles de recibir beneficios del programa de vejez, supervivencia o invalidez", incide la SSA.

    Las chances son nulas para los que se desempeñaron en la economía sumergida, mientras que quienes pagaron sus tributos tienen "una remota posibilidad de obtener créditos de este dinero con el propósito de recibir un beneficio", pero luego de un camino administrativo no exento de dificultades.

    Al enorme aporte a la seguridad social, se deben sumar los impuestos a la renta —muchos los pagan en la espera de poder regularizar su situación en el futuro—, además de los estatales que sobre las ventas o la propiedad. Sin embargo, cada día salen a trabajar con el miedo de que ellos, o sus hijos, sean deportados y enviados a su país de origen.

    Además:

    Sindicatos latinoamericanos reclaman trabajo digno en Día Mundial de la Justicia Social
    Etiquetas:
    DACA, inmigrantes indocumentados, impuesto, inmigración, ONU, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik