En directo
    Medioambiente
    URL corto
    La cumbre climática COP25 de Madrid (92)
    1 0 0
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — El tramo de Alto Nivel de la cumbre del clima de Madrid (COP25) dio comienzo entre llamamientos a aumentar los niveles de ambición de la acción climática multilateral, una propuesta que por el momento es meramente retórica.

    "Alcancemos un resultado exitoso aquí en Madrid y forjemos un nuevo camino, un camino mejor, un camino de esperanza para 2020 y los años venideros", dijo Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático.

    Estas palabras, pronunciadas en el discurso de inauguración del tramo de alto nivel, coinciden con los discursos ofrecidos a lo largo de la última semana por autoridades de distintos países y organizaciones, que llamaron a aumentar el nivel de ambición climática.

    Especialmente destacado fue el discurso del secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, que inauguró la cumbre pidiendo a la humanidad poner fin a la "guerra contra la naturaleza" antes de llegar a un punto de "no retorno".

    La primera semana

    Madrid acoge del 2 al 13 de diciembre la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU.

    En su primera semana la cumbre tuvo un carácter más técnico que político, lo que hizo que la atención se centrara en los eventos paralelos, en los que la comunidad científica volvió a presentar evidencias de que el planeta se encuentra en una situación de emergencia.

    Entre los distintos informes presentados con motivo de la cumbre destacan dos documentos:

    • El primero es un informe de la Organización Meteorológica Mundial en el que se confirma que 2019 cerrará con una temperatura global 1,1 grados por encima de los niveles preindustriales, lo que además confirma que los últimos diez años fueron los más cálidos desde que existen registros.
    • El otro informe en cuestión, presentado por Global Carbon Project, se refiere a la otra cara de la moneda: los gases de efecto invernadero que causan el aumento de la temperatura.

    Según el estudio de Global Carbon Project, 2019 cerrará con un incremento de las emisiones dióxido de carbono 0,6% respecto al año anterior, alcanzando un nuevo nivel récord de emisiones.

    Además de la presentación de estos informes, la primera semana de la COP25 tuvo como principal nota destacada la movilización de la sociedad civil.

    Madrid se convirtió en la tarde del 6 de diciembre en el epicentro de la movilización climática con una gran marcha que, bajo el liderazgo de la activista sueca Greta Thunberg, consiguió sacar a la calle a centenares de miles de personas.

    Este 10 de diciembre, con el arranque del segmento de alto nivel, la cumbre entra en una segunda fase que se prevé más política, arrancando con una sesión plenaria en las que las distintas delegaciones nacionales podrán hacer declaraciones públicas explicando qué esperan de la cumbre.

    Los objetivos

    A nivel de contenidos la COP25 se presenta como una cumbre de transición en la que no se espera la adopción grandes acuerdos, ya que el principal objetivo del evento será cerrar algunos flecos pendientes del Acuerdo de París para su implementación en 2020.

    En concreto, el principal fleco a cerrar es el artículo 6 del Acuerdo de París, relativo a la regulación de los mercados de carbono, un asunto que no quedó cerrado en la cumbre del año 2018, celebrada en la ciudad polaca de Katowice.

    Patricia Espinosa hizo este martes 10 un llamamiento a "hacer operativo el artículo 6" de forma que esos mercados de carbono —por los cuales un país que incumple sus objetivos de emisiones puede pagar a otros que se encuentran por debajo de ellos para poder seguir emitiendo— se configuren con unas normas que sean "iguales para todos".

    Aunque el cierre del reglamento de París tiene un carácter bastante técnico, la cumbre llega en un momento de efervescencia del movimiento ecologista a nivel global, lo que ofrece a los líderes políticos un marco propicio para empezar a diseñar las líneas maestras de la acción multilateral para responder a la emergencia climática en años venideros.

    En ese sentido se enmarcan los distintos llamamientos a "aumentar la ambición", que de una forma velada se refieren, sobre todo, a la revisión prevista para 2020 de los Compromisos Nacionales de Reducciones (NDC), en los que se pone blanco sobre negro cuáles son los compromisos de cada Estado en materia de reducción de emisiones.

    "Una cumbre diferente"

    "Esta cumbre en principio iba a ser una cumbre de transición hasta la cumbre de Glasgow del año que viene, una cumbre donde se iba a cerrar el reglamento del Acuerdo de París, algo muy técnico, pero por el camino hubo un despertar de la ciudadanía que la convierte en algo diferente", explica en declaraciones a Sputnik el director ejecutivo de Greenpeace España, Mario Rodríguez.

    El director de Greenpeace afirma que en esta reunión "no vale con acabar el reglamento" sino que "tiene que haber una declaración no retórica" para aumentar los niveles de ambición de las NBC.

    "Además de cerrar el artículo 6 estableciendo que el mercado de emisiones no puede significar que los países eludan sus compromisos de reducción, de aquí al final de la cumbre debe haber una señal, una declaración de consenso de que los países van a ir al alza en sus NDC", explica.

    Pese a que los discursos de varios líderes a lo largo de la cumbre pusieron sobre la mesa la posibilidad de aumentar los compromisos, Rodríguez lamenta que "subterráneamente las señales no son demasiado esperanzadoras" porque "los países que más contaminan como India, Japón, Canadá, Estados Unidos, Rusia o China siguen bloqueando la consecución de acuerdos en ese sentido".

    En un sentido similar se expresa Florent Marcellesi, diputado en el parlamento europeo por la formación ecologista española Equo.

    "Tenemos que pasar de las palabras a la acción. Hemos escuchado muchos discursos muy bonitos y hasta palabras acertadas en la primera semana, pero estamos esperando un paso más. Las palabras ya no bastan para hacer frente a esta emergencia climática: necesitamos más ambición, y es lo que esperamos de esta COP", apunta en conversación con Sputnik.

    Marcellesi recuerda que, si no se actualizan las NDC, "con los compromisos actuales nos dirigimos a un escenario de crecimiento de más de tres grados para finales de siglo", lo que deja el horizonte de un "planeta muerto", un escenario ante el que pide reaccionar tanto a los gobiernos del mundo como a empresarios y población para lograr un "cambio sistémico".

    Tema:
    La cumbre climática COP25 de Madrid (92)
    Etiquetas:
    política, España, Madrid, Greta Thunberg, COP25
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik