En directo
    Medioambiente
    URL corto
    La cumbre climática COP25 de Madrid (92)
    0 41
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — La presencia de Greta Thunberg en la cumbre del clima (COP25) despertó una gran atención mediática, tanto que la fundadora del movimiento Fridays For the Future (FFF) intentó en las últimas horas dar un paso a un lado y alejarse del foco para compartir escenario con otros jóvenes de todo el mundo que enarbolan su causa.

    Este mismo 9 de diciembre, Greta Thunberg convocó a la prensa en el marco de la COP25 para participar en un acto junto a otros jóvenes activistas del movimiento FFF, como Luisa Neubauer, portavoz de la plataforma en Alemania.

    Estas dos activistas anunciaron su presencia para atraer a la prensa a cubrir el evento, pero una vez arrancado el acto comunicaron que no tomarían la palabra, por lo que los periodistas asistentes se vieron obligados a oír las historias de otros jóvenes.

    "Nos hemos dado cuenta de que hay algo de atención de los medios. Es nuestro deber moral usar esa atención y hemos decidido ceder esa atención a otros, a gente del sur global y de comunidades indígenas, por lo que Luisa Neubauer y yo no hablaremos hoy", señaló Thunberg.

    En su lugar, tomaron la palabra jóvenes de Chile, Rusia, las Islas Marshall, Filipinas, Uganda e incluso de una reserva indígena de Estados Unidos, quienes denunciaron distintas problemáticas de sus territorios.

    Por la tarde, Thunberg volvió a repetir la estrategia y se ausentó de un acto en el que estaba prevista su presencia junto a la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la chilena Michelle Bachelet, para inaugurar una mesa redonda entre adolescentes activistas climáticos y ministros de distintos países.

    El lugar de Thunberg fue ocupado por Theo C. Mouze, un activista irlandés de 17 años que, lejos de quedar intimidado por el escenario, pronunció un duro discurso frente a una plana de altos cargos de la ONU y responsables ministeriales de varios gobiernos.

    "Normalmente son los adultos los que deben aleccionar a los niños y advertirles de que no cometan errores que puedan poner su vida en riesgo, pero ahora está siendo al revés: ¡Vengo a Madrid porque los adultos están comportándose como niños!", dijo el activista irlandés.

    El joven irlandés afirmó estar "enfadado" ante la inacción de los líderes mundiales contra el cambio climático y continuó su intervención pidiendo que la comunidad internacional "escuche a los científicos" para terminar de convencerse de la necesidad de actuar.

    Además, el activista aprovechó la ocasión para denunciar el hecho de que algunas de las empresas contaminantes del mundo tengan una importante presencia en la financiación de la cumbre, lo que les otorga poder para ejercer de "lobby" e influenciar sus resultados.

    El discurso del activista irlandés fue ejemplo de que el movimiento de los jóvenes por el clima no necesita la sobreexposición de Greta Thunberg para exponer sus demandas.

    La ausencia de Thunberg no solo permitió que el joven irlandés acaparara los focos, sino que permitió que en el debate posterior, otros activistas de España, México, Noruega, Zimbabue y Costa Rica pudieran exponer sus preocupaciones ante la prensa y autoridades presentes sin quedar eclipsados por la atención que habitualmente recibe la fundadora de FFF.

    Del mismo modo, la ausencia de Thunberg permitió a la joven sueca de 16 años tomarse un respiro de la masa de periodistas que la sigue a todas partes desde su llegada a Madrid el pasado 6 de diciembre.

    "Desde el poder mediático hay una intención de hablar continuamente de Greta, pero ella fue sólo una chispa: encabezó el movimiento en un momento determinado y ahora hay muchísima más gente detrás", señala en conversación con Sputnik Pablo Morante, un joven de 18 años perteneciente al movimiento Extinction Rebellion, y participante en el acto del que Thunberg se ausentó de forma deliberada.

    Morante se muestra satisfecho de la aparente intención de Thunberg de compartir el foco porque cree que ello va en favor de todo el movimiento ecologista.

    Asimismo, considera que el gesto hace justicia con el esfuerzo de otros jóvenes que "no solo se están sumando a las huelgas escolares" sino que también están asumiendo un gran coste "personal" al dedicar su vida al activismo, en muchos casos exponiéndose a ser reprimidos por las autoridades de sus países.

    Este 9 de diciembre se cumple una semana desde el inicio de la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU (COP25) que Madrid acoge desde el 2 al 13 de diciembre.

    A nivel de contenidos la COP25 se presenta como una cumbre de transición en la que no se espera la adopción grandes acuerdos, ya que el principal objetivo del evento será cerrar algunos flecos pendientes del Acuerdo de París.

    La cumbre todavía no entró en su fase final —que será de carácter más político— y por el momento los sucesos más destacados del evento fueron los discursos de inauguración, la presentación de nuevos informes que evidencian el avance del calentamiento global y, sobre todo, la movilización de los jóvenes para pedir más ambición a los políticos en la acción climática.

    En la tarde del 6 de diciembre varios centenares de miles de personas llenaron las calles de Madrid para exigir más ambición a los líderes mundiales en una movilización tan multitudinaria que Thunberg no pudo participar en la marcha por motivos de seguridad.

    Michelle Bachelet afirmó este 5 de diciembre estar dispuesta a recoger el guante que tienden las movilizaciones juveniles y se comprometió ante un panel de activistas adolescentes a "tener en cuenta sus demandas" para "seguir trabajando en tener una transición justa hacia una economía verde bajo la que próximas generaciones puedan florecer".

    Tema:
    La cumbre climática COP25 de Madrid (92)
    Etiquetas:
    jóvenes, activistas, ecología, clima, naturaleza, Madrid, protestas, COP25, cambio climático, Greta Thunberg
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook