Widgets Magazine
En directo
    Dicen y Diremos

    ¿Para quién trabaja Trump?

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Javier Benítez, Dmitri Polikárpov
    2100

    Absurda. Así parece a primera vista –y a segunda y a tercera– la interrogante que invadió a muchos medios internacionales que llegaron a preguntarse, y muy en serio, para quién trabaja el presidente de EEUU, Donald Trump. Y la duda es tan pertinaz, que se la trasladaron directamente al inquilino de la Casa Blanca, quien se mostró indignado.

    Una calificación, la de absurda, que está en las antípodas de las firmes creencias de la prensa estadounidense que utilizaron los micrófonos como arma arrojadiza, para lanzar la pregunta: ¿Ha trabajado para Rusia?

    Es lo que se preguntó la CNN en uno de sus informes: "¿Trabajó Trump para Rusia?" Y aunque el mandatario rechaza esas acusaciones, los periodistas estadounidenses consideran que "las dudas persisten".

    Junto a los demás medios, la CNN informa de que apenas iniciado el actual mandato de Trump, el FBI comenzó a preguntarse si actuaba a favor del presidente ruso, Vladimir Putin. La reacción de Trump a estas acusaciones mostró una gran indignación, y no es de extrañar. 

    En el informe se habla sobre la posibilidad de que Trump haya despedido al director de FBI, James Comey, por órdenes del Kremlin… Esto parece el guion de una comedia de la década de 1980. Y otra vez, sin ofrecer prueba alguna, como ya es moneda corriente. Así, no llama la atención la reacción de Trump a través de un tuit. 

    "Wow, me acabo de enterar por el fallido New York Times que los exlíderes corruptos del FBI, casi todos despedidos o forzados a irse de la agencia por algunas razones muy malas, abrieron una investigación sobre mí, sin razón alguna y sin pruebas, después de que yo despidiera al mentiroso de James Comey, ¡un sinvergüenza total!". 

    ​Pero las explicaciones de Trump al parecer no convencen a los partidarios de la teoría de la conspiración. El hecho de que no haya pruebas, no les impide sospechar. Desde este enfoque, al analista político David Gregory incluso le parece sospechoso el mismo hecho de que Trump no ocultara sus simpatías hacia Rusia durante su campaña electoral.

    Da la impresión de que la pregunta que cabe, no es qué es lo que está ocultando Trump, sino si realmente está ocultando algo. Hablando en serio, el presidente de EEUU tiene un problema real: cada uno de sus pasos está siendo escrutado con lupa por sus adversarios para ver si alguno de ellos es a favor de Rusia. 

    También hay que reconocer que Trump en este sentido no deja de servirle excusas en bandeja de plata a sus adversarios políticos. Por ejemplo, algunos medios estadounidenses informaron la semana pasada que el futuro de la OTAN vuelve a aparecer en la agenda de Trump, quien podría volver a plantearse que su país abandone la Alianza.

    Desde el punto de vista de la prensa occidental, Trump haría también por orden del Kremlin… Pero la realidad es que las razones de semejante decisión podrían ser puramente económicas.

    En realidad el Kremlin no sería el primer interesado en que EEUU abandone la OTAN, algo que a día de hoy parece poco probable. Más bien se trata de una herramienta de presión por parte de Trump para que los demás aliados a la alianza aumenten su contribución económica. 

    Además: ¿Quién y cómo empuja a la OTAN hacia su desplome?

    Y es que el actual jefe de Estado nortemaricano no es un político profesional, no tiene experiencia en este sentido a diferencia de la mayor parte de sus antecesores. Pero la mayor parte de sus adversarios sí que son políticos de toda la vida y parece que piensan de una manera un poco diferente.

    De esta forma de pensar como político no faltan los ejemplos, aunque los resultados no siempre sean positivos. El caso más reciente es la derrota histórica para la primera ministra, Theresa May, que no ha logrado conseguir los apoyos necesarios para su plan del Brexit. Dado el resultado que obtuvo en la Cámara de los Comunes, sorprende que aún no le hayan preguntado si trabaja para Putin o para Rusia.

    Si consideramos la actual crisis política en Reino Unido, desde el enfoque que busca Rusia detrás de cada problema que surge en Occidente, la repuesta parece obvia. Porque algunos medios internacionales publicaron que Rusia ya está frotándose las manos por lo que está pasando en Gran Bretaña.

    Cabría interpretar que los adversarios políticos de May pudieran aprovechar la crisis actual para acusarla de ser "agente del Kremlin". Porque casi todos los escenarios que se perfilan, incluidas las elecciones anticipadas, parecen ser a favor de Rusia. 

    Te puede interesar: El Kremlin califica de "disparate" la afirmación de que Trump sea un agente ruso

    Precisamente desde esta perspectiva, periodistas de medios internacionales preguntaron al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, sobre el Brexit en el sentido de cuál escenario le parecía más favorable para el Kremlin. Pero la respuesta de Lavrov ha sido una decepción para los que esperaban escuchar qué quiere Rusia que pase en Reino Unido. 

    "Moscú no puede decir qué opción es más interesante para Rusia respecto al Brexit. Esa forma de pensar caracteriza a los países y políticos que intentan de intervenir y propiciar algún tipo de dirección en otros países. Nosotros no lo hacemos. Ya veremos que sucede. Naturalmente, Rusia estará dispuesta a cooperar tanto con la Unión Europea como con el Reino Unido, si es que finalmente el Reino Unido abandona la Unión Europea".

    Lavrov se refiere aquí a la misma manera de pensar a la que nos hemos referido antes, de la manera de pensar de los políticos profesionales. Desde esta perspectiva cualquier paso de cualquier político parece sospechoso y a nadie le sorprende si le preguntan a Trump sobre si realmente cumplió con un encargo del Kremlin cuando destituyó al jefe del FBI, o cuando considera salir de la Alianza Atlántica.

    Desde esta misma perspectiva los medios internacionales podrían preguntarle a Theresa May si se da cuenta de que está trabajando a favor de Rusia cuando acerca al Reino Unido a posibles elecciones anticipadas. Habría que ver si a sus adversarios políticos se les ocurre hacerle esta pregunta. 

    Sería una buena lección para May que no ha dejado de buscar la mano de Moscú detrás de cualquier problema, comenzando por el mismo Brexit, que según la primera ministra británica ha sido ideado por el Kremlin para debilitar a Europa.

    Etiquetas:
    vínculos, investigación, RT, CNN, Time, Serguéi Lavrov, Theresa May, Donald Trump, Reino Unido, Rusia, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik