En directo
    Defensa
    URL corto
    0 283
    Síguenos en

    El informe de la Oficina de Contabilidad del Gobierno (GAO) de EEUU ha revelado los problemas estructurales con sus aeronaves de combate. Durante la inspección, la gran mayoría de los equipos demostró su total ineptitud para cumplir con las misiones tácticas debido al envejecimiento del equipo, escasez de repuestos y dificultades de reparación.

    Durante nueve años la GAO inspeccionó el parque técnico de vehículos aéreos del Ejército estadounidense, incluidas las Fuerzas Aéreas, la Armada y la Infantería de Marina. El objetivo principal de la comisión era examinar la preparación para combate de la flota aérea, basándose en el porcentaje de tiempo en el que una máquina era capaz de despegar y realizar al menos una misión.

    Según las normas, por lo menos el 80% de las aeronaves, entre cazas, helicópteros, bombardeos y otro tipo de equipo, tendrían que estar listos para volar en cualquier momento. Sin embargo, entre los 46 tipos de aviones solamente tres cumplieron con los requisitos, mientras que 24 no estaban en condiciones para el combate en ninguno de los años fiscales entre 2011 y 2019.

    La guardia antigua

    El informe demostró que los más fiables resultaron los helicópteros UH-1N Huey de las FFAA. Siendo el helicóptero más fabricado y utilizado por las Fuerzas Armadas del mundo, está siendo utilizado en el Ejército desde los años 60. Las máquinas, cuya producción cesó en 1974, tienen en promedio 47 años. 

    Se afirma que hay suficientes repuestos para ellos, y los especialistas han aprendido a la perfección los matices de su reparación y operación. A pesar de esto, "está experimentando muchos desafíos debido a su edad", lo que confirma el creciente costo de explotación y soporte de 3,89 millones de dólares en 2011 a 4,67 millones en 2018. 

    En segundo lugar, se encuentran las aeronaves de reconocimiento y guerra electrónica EP-3E Aries II. El 80% de los EP-3E se mantuvo preparado para el combate durante siete de los nueve años de supervisión. Entró en servicio a finales de los 70 y hoy en día se enfrenta con los problemas relacionados con la corrosión, la capacitación en mantenimiento y la falta de piezas de repuesto.

    Boeing E-6B Mercury
    © Wikipedia / Arcturus
    Boeing E-6B Mercury

    El tercero más confiable es el Boeing E-6B Mercury que se dedica a mantener el vínculo de comunicación entre las autoridades del Comando Nacional (especialmente, el presidente) y las fuerzas de misiles balísticos navales estadounidenses, según el informe. Permanece en el Ejército desde 1989 y cumplió con los requisitos de preparación para el combate durante cinco de los nueve años.

    El columnista de la versión en ruso de Sputnik, Andréi Kots, sostiene que la flota de estas aeronaves es de uso específico por lo que se utilizan en muy pocas ocasiones. Esto les permite conservar por más tiempo su recurso de desgaste y reduce su coste de mantenimiento. En cambio, entre los equipos de uso constante la preparación para el combate es más baja.

    Así, los principales cazabombarderos de las FFAA estadounidenses, los F-15E Strike Eagle lograron mantener el 80% de preparación técnica durante solo cuatro de los nueve años. La situación con otros tipos de aviones es aún peor. En el gráfico publicado por la Oficina de Contabilidad, todos están en la zona roja.

    Zona de riesgo

    Los aviones de reabastecimiento KC-10 Extender y KC-135 Stratotanker se mostraron preparados durante tres de los nueve años. El equipo se desgasta debido a que el comando utiliza ampliamente el reabastecimiento de combustible aéreo durante varias operaciones. Una cifra similar para los bombarderos estratégicos B-52 Stratofortress y B-2 Spirit, el 'avión del Día del Juicio Final' E-4B.

    Mientras tanto, los cazas de quinta generación F-35 en sus múltiples modificaciones han mostrado listos durante alarmantes dos años. En caso de los F-35, se destacan los problemas con el suministro adecuado de las piezas de repuesto. El informe indica que las piezas además de ser bastante caras no se entregan a tiempo. Los compradores de estos cazas por todo el mundo se ven obligados a esperar mucho tiempo para reparar el equipo. En caso de que alguna pieza se pida de antemano, para el tiempo que llegue puede no encajar en el avión si este había sido modificado.

    Los mismos dos puntos recibieron los aviones de transporte pesados C-5 Super Galaxy y C-130H Hercules, aviones de guerra electrónica y helicópteros antisubmarinos MH-60R. Al mismo tiempo, los aviones de combate A-10 Thunderbolt II, F / A-18A-D Hornet y los helicópteros HH-60G Pave Hawk recibieron un punto cada uno.

    Un avión EA-18G Growler
    © AP Photo / Ben Margot
    Un avión EA-18G Growler

    No aptos para el combate

    La situación catastrófica se presenta para los cazas F-16, convertiplanos V-22 Osprey, avión de alerta temprana E-2 Hawkeye y otros más que en total suman 24 tipos de aeronaves. No presentaron la capacidad para combate en ninguno de los años de observación, mientras que 11 tipos de equipo tienen el porcentaje de por debajo de 55.

    Lo peor es el caso de la flota de bombarderos estratégicos B-1 Lancer. En agosto de 2019, el jefe del Comando Estratégico, John Hyten, dijo que de 61 aviones de este tipo, solo seis pueden considerarse listos para el combate.

    La Fuerza Aérea de EEUU ha utilizado el B-1 ampliamente en todo el mundo, completando miles de misiones de combate. La mayoría de los bombarderos operaban en Oriente Medio en condiciones climáticas para las que no estaban adaptados, apunta el columnista. Como resultado, la mayor parte del parque estaba desgastado. En septiembre, se supo que el Pentágono planea retirar del servicio algunos de estos bombarderos y usar el dinero ahorrado para adquirir los nuevos B-21 Raider.

    Un CV-22 Osprey en la Base Aérea MacDill
    © AP Photo / Chris O'Meara
    Un CV-22 Osprey en la Base Aérea MacDill

    Hay muchos problemas con las reparaciones debido a la falta de repuestos. Y no se trata de nuevas máquinas. Por ejemplo, los aviones de posicionamiento en portaviones F/A-18E/F Super Hornet y EA-18G Growler, que entraron en servicio en 1999 y 2009, no tienen suficientes repuestos porque los fabricantes dejaron de producirlos o abandonaron el mercado.

    La inspección reveló que la gran mayoría de los famosos helicópteros de ataque Apache AH-64 fallan periódicamente, destaca Kots. El Ejército los usa ampliamente en la mayoría de los conflictos armados. Muchos vehículos sufrieron daños repetidos en el curso de los combates, mientras que otros no se mantuvieron listos para el combate debido a la falta de especialistas en reparación en la base. 

    A pesar de todo, la aviación militar estadounidense sigue siendo una de las más potentes y modernas en el mundo. Andréi Kots sugiere que el informe demuestra que EEUU, al igual que otros países, se enfrenta con el envejecimiento de la técnica militar de carácter universal. Al mismo tiempo precisa que a pesar de los problemas existentes, tanto la aviación estadounidense, como la Marina siguen siendo las más fuertes del mundo hoy en día, las más grandes y más avanzadas técnicamente.

    Etiquetas:
    aeronaves, AH-64 Apache, F-35 Lightning, Hercules C-130, bombardero, avión de caza, aviones, Ejército de EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook