En directo
    Defensa
    URL corto
    31442
    Síguenos en

    La envejecida flota de superficie de la Armada de EEUU se está volviendo más difícil de mantener, y en general está mostrando un deterioro de estado en varias áreas clave, como plantas de propulsión, sistemas eléctricos y Aegis, informa Defense News con referencia a un informe anual de la Junta de Inspección y Encuesta de la Marina de EEUU.

    Flota envejecida

    En más de 30 inspecciones de buques de superficie en 2019, la Armada registró una caída del 20% en los puntajes de la planta de propulsión principal entre los años 2014 y 2019 y otra caída del 20% en los puntajes de los sistemas eléctricos de los buques, dice el artículo de David B. Larter.

    El sistema Aegis —el corazón de los sistemas de combate de los cruceros y los destructores— experimentó "un leve pero preocupante descenso" de 0,88 puntos en 2017 a 0,77 en 2019.

    Al mismo tiempo, el resultado de la evaluación de los sistemas de aviación, los de lanzamiento y los de recuperación de aviones de ala giratoria, disminuyó de 0,77 en 2014 a 0,68 en 2019.

    Parte del problema, según la publicación, es que la flota de superficie de la Marina de EEUU está envejeciendo. Todos los cruceros se están acercando a sus 35 años de vida útil esperada del casco, y los primeros 27 destructores de la clase Arleigh Burke no están muy lejos de ellos. 

    En este contexto, "la perspectiva general sobre cómo se despliega la Marina debe cambiar si se quiere lograr algún progreso significativo", opinó Bryan Clark, un oficial de submarinos retirado de la Armada de EEUU y miembro del Instituto Hudson.

    Los problemas de los buques nuevos

    Mientras tanto, los inspectores de la Marina de EEUU encontraron serios problemas técnicos en las tres clases de nuevos buques del astillero Ingalls Shipbuilding, según un informe sin clasificar enviado al Congreso a principios de este año, al que hace referencia David B. Larter en su otro reciente artículo

    Así, el destructor Paul Ignatius, el buque de asalto anfibio Tripoli y el Portland mostraron varios problemas. El último, por ejemplo, tuvo fallos de plantas de propulsión, el anclaje, los generadores y los radares.

    Tampoco funciona ideal el buque más caro de la historia: el portaviones nuclear USS Gerald R. Ford (CVN-78) de la Marina de EEUU, valorado en unos 13.000 millones de dólares. En junio de 2020, la tripulación se vio obligada a suspender sus actividades debido a un fallo de funcionamiento detectado durante una prueba de manejo.

    Etiquetas:
    problemas, fallo, buques, Armada de EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook