En directo
    Defensa
    URL corto
    3451
    Síguenos en

    El Jefe del Estado Mayor de la Defensa Británica, Nicholas Carter, declaró la necesidad de adaptarse a las condiciones de "guerra política" que otros Estados, según su idea, libran contra el Reino Unido.

    Carter y el jefe de Defensa, Ben Wallace, presentaron una nueva estrategia de guerra política en un nuevo Concepto Operativo Integrado 2025 para las fuerzas británicas.

    "La estrategia de guerra política está diseñada para socavar la cohesión, debilitar la capacidad de recuperación económica, política y social, y competir por una ventaja estratégica en regiones clave del mundo", dice el texto del concepto. 

    También señala que el Reino Unido necesita una nueva doctrina de fuerza militar para competir en pie de igualdad con los Estados "que no distinguen entre la paz y la guerra". Según Carter, es extremadamente difícil repeler sus ataques sin socavar las libertades que el Reino Unido trata de defender.

    El informe señala la rápida obsolescencia de los medios y métodos de guerra habituales, que cambiará aún más con el perfeccionamiento de las computadoras cuánticas y las tecnologías de inteligencia artificial. También se hace hincapié en la posibilidad de que surjan armas cibernéticas y electromagnéticas de destrucción en masa y en la necesidad de pasar "de los medios de la era industrial a los sistemas de la era de la información".

    Entre los países que supuestamente utilizan activamente la información y los métodos de guerra cibernética, así como otras "herramientas no militares y militares" para lograr sus objetivos, evitando al mismo tiempo la confrontación militar abierta, Carter nombró a Irán, China, Corea del Norte y Rusia. Otra fuente de amenaza, según él, son los "extremistas violentos".

    Nueva estrategia

    Según el general, el contexto estratégico rápidamente cambiante está obligando al Reino Unido a "repensar fundamentalmente su forma de pensar". Un elemento de disuasión para un adversario potencial es competir activamente con él en su propio campo. Con ese fin, se propone aumentar la cooperación con los asociados extranjeros, fortalecer la presencia militar británica en el extranjero, proyectar y demostrar fuerza, así como aumentar la participación en las operaciones de combate, evitando al mismo tiempo el enfrentamiento militar abierto.

    Entre otras cosas, el concepto de Carter se refiere a la posibilidad del "uso de la fuerza" apoyado por las operaciones ofensivas aliadas del Reino Unido.

    "Se reconoce la necesidad de competir a un nivel por debajo del umbral del conflicto militar con el fin de evitar la guerra e impedir que los adversarios logren sus objetivos en estrategias de hechos consumados", dice el documento.

    El documento prevé la ampliación del concepto de operaciones y su separación del concepto de guerra. También afirma que cambiar el enfoque de los conflictos a medida que la línea entre la guerra y la paz se "desdibuja" requerirá "actualizar el marco legal, ético y moral". Asimismo, se menciona la necesidad de seguir respetando las "reglas, convenciones y protocolos de la guerra" y de no socavar los valores democráticos.

    Integración y modernización

    Además de la "disuasión a través de la competencia", un elemento importante del nuevo concepto es la profunda integración de las fuerzas terrestres, la Armada, la Fuerza Aérea, el Espacio y las Fuerzas Cibernéticas, así como la mejora de la interoperabilidad con las fuerzas aliadas.

    El tercer componente clave del nuevo concepto es la modernización a largo plazo de las capacidades de defensa británicas más allá de 2030. "Esto requerirá que adoptemos combinaciones de tecnologías centradas en la información", se indica en el documento.

    Etiquetas:
    militar, estrategia militar, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook