03:20 GMT +318 Noviembre 2019
En directo
    Alicia Alonso y Azari Plisetski

    "Alicia Alonso creó un nuevo ámbito de la cultura cubana"

    © AFP 2019 / -
    Cultura
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Alicia Alonso jugó un papel decisivo en la creación de un nuevo ámbito en la cultura cubana, logró conservar y desarrollar el género, fundar una escuela y un grupo de ballet nacionales, reveló a Sputnik su pareja de baile durante 10 años, Azari Plisetski.

    La gran leyenda de la danza clásica en Cuba murió el pasado 17 de octubre a los 98 años de edad y este 19 de octubre se le rinde homenaje en el Gran Teatro de La Habana, que lleva su nombre desde 2015, tras lo cual sus restos mortales serán inhumados en un panteón familiar en el habanero cementerio de Colón.

    "Es gracias a esa mujer maravillosa y su postura ciudadana, no solo en calidad de bailarina, que fue creado un nuevo ámbito de la cultura cubana", destacó el bailarín, hermano de la diva del ballet soviético y ruso Maya Plisetskaia.

    Según el artista, quien reconoce que fue "testigo de todas las dificultades que tuvo que enfrentar" la gran artista, "Alicia luchaba por su arte, por la creación de su grupo de ballet", ya que "en los primeros años de la revolución, cuando querían cambiar todo, se pretendía dejar atrás todo lo clásico y el arte burgués, pero ella defendió el ballet clásico".

    En la isla fue fundada la Escuela Nacional de Ballet que forma parte del complejo denominado Escuela Nacional de Artes.

    "Alicia conservó el ballet pese a todo tipo de presiones,  el hecho de que se haya creado una escuela de ballet estatal y un grupo de ballet, todo eso es un mérito de ella".

    Plisetski recordó que en Cuba "el ballet que existía antes de la revolución no era muy popular, se consideraba (...) un género de élite, un arte para las élites".

    El artista ruso considera que la tradición del ballet clásico cubano será continuada después de la muerte de la artista.

    "Claro, sin duda, a mí, que me quiten lo bailado, podría decir ella", aseguró en español el interlocutor de la agencia, que domina perfectamente esa lengua.

    De otras vivencias que más quedaron en su mente en los diez años que pasó en Cuba una es la participación en los "trabajos voluntarios", en particular, en el corte de caña y la siembra de café.

    "Estoy muy familiarizado con el corte de caña, (...) todavía tengo una marca en mi pierna izquierda", comentó, agregando que en las labores de sembrado de café fueron plantadas "miles de posturas" en el cordón de La Habana.

    Plisetski rememoró además la última vez que sostuvo un encuentro con la prima ballerina assoluta, cuando ella ya prácticamente no veía nada.

    "Su asistente Adolfo Raval dijo: 'Alicia, tiene una visita', y yo le tendí mi mano, ella la tomó y enseguida, al tocarla, dijo :¿Azari?", narró el bailarín ruso.

    Nacida el 21 de diciembre de 1920, la también coreógrafa y pedagoga fundó en La Habana en 1948 junto a su esposo, el coreógrafo Fernando Alonso, el Ballet Alicia Alonso, que después se convertiría en el Ballet Nacional de Cuba, una de las más reconocidas compañías de danza clásica en el mundo.

    Alonso debutó a nivel profesional en EEUU a finales de la década de 1930, donde integró el American Ballet Caravan y luego el Ballet Theatre de Nueva York, que después se convirtió en el American Ballet Theatre.

    Etiquetas:
    ballet, bailarina, Alicia Alonso, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik