En directo
    Militares estadounidenses en Siria

    Muchos 'Oriente Medio'

    © AP Photo / Hussein Malla
    URL corto
    Alejandra Loucau
    Alejandra Loucau
    350

    Estados Unidos parece haber perdido el rumbo en materia de política exterior. El fracaso continuo de la estrategia norteamericana para Oriente Medio explica los límites de su hegemonía como potencia mundial mientras la fragmentación y el unilateralismo conforman la nueva norma.

    Los países europeos recalculan sus tácticas y acomodan sus alianzas. Al mismo tiempo, las potencias regionales del mundo árabe asumen la dirección político-militar de los problemas domésticos que atraviesa el continente.

    Las invasiones directas de Estados Unidos (Afganistán, Irak) o indirectas (Libia, a través de la OTAN), así como la utilización de tácticas de guerra no convencional como armar a grupos terroristas o 'contras' con el fin de desestabilizar y/o derrocar gobiernos hostiles a sus designios (Siria), no han podido ofrecer resultados favorables a los intereses norteamericanos.

    En los peores casos, algunos de estos países se encuentran sumidos en la violencia y la inestabilidad provocadas por el desmembramiento de la autoridad estatal y las luchas por el poder, todavía mediadas por los invasores.

    Le puede interesar: ¿Contra qué país va dirigido el plan de EEUU en Oriente Medio?

    El caso sirio resulta paradigmático. El caos y la desorganización fueron suplantados por la resistencia militar ininterrumpida sostenida por un gobierno firme que sí supo tejer alianzas con países 'al otro lado del mundo'. La particularidad estratégica del territorio sirio y sus recursos naturales sirvieron al presidente Bashar Asad para construir una red de relaciones bien utilizada durante la guerra que todavía azota al país. La cooperación militar rusa, así como su accionar diplomático se convirtieron en piezas imprescindibles para la construcción de la paz siria.

    Este panorama no sólo se agrega a la lista de derrotas de Estados Unidos en la región, sino que además parece dar paso a una nueva y peligrosa tendencia.

    Cuando Donald Trump asumía el fracaso de las Administraciones de Bush Jr. y Obama en Oriente Medio anunciaba, a su vez, un moderado retroceso. Si bien la presencia de Estados Unidos continúa vigente, es evidente la falta de una estrategia clara que le permita mantener su influencia en la región. La última carta jugada por los demócratas en los comienzos de la década actual, léase organizar junto a sus aliados regionales grupos terroristas como Daesh o Al Qaeda (sumados a decenas de grupos que también participaron de las operaciones armadas bajo el mando de la CIA), fue desarticulada por el Departamento de Estado a pocos meses de asumir Donald Trump.

    Anticipando esta iniciativa, sus propios aliados ya habían comenzado a actuar por 'motu proprio', con planes particulares y objetivos pretenciosos. Arabia Saudita, Israel y Turquía iniciaron arriesgadas incursiones militares contra sus vecinos. Yemen y la crisis diplomática con Catar, la independencia del Kurdistán iraquí y las continuas incursiones en Siria, respectivamente, son ejemplos de proyectos fallidos pero que afirman esta tendencia. Además del fracaso, el estancamiento y la propagación de la inestabilidad en la región conforman el saldo negativo de tales aventuras. Del otro lado, el padecimiento de los pueblos: miles de muertos, heridos, refugiados, casas e infraestructura destruidas y millones de vidas arruinadas.

    Le puede interesar: "Rusia no busca expulsar a nadie de Oriente Medio"

    Por su parte, las potencias europeas, 'libres' de la otrora insoportable presión de Estados Unidos, empezaron a tejer sus propias alianzas dando luz verde a sus iniciativas en materia de política exterior. Alemania se acerca a Rusia, Reino Unido continúa financiando mercenarios en Oriente Medio y África en el marco de operaciones de menor escala y Francia dibuja sus propios planes injerencistas en sus excolonias. Sin éxitos a la vista y con el 'humilde' afán de mantener posiciones, Europa se ve obligada a asumir por separado su propia decadencia.

    Mientras tanto, el desbarajuste autoinfringido por las potencias occidentales ha significado el avance de Rusia y China. Las posiciones geopolíticas de estos dos países aumentaron considerablemente en los últimos años.

    No obstante, es necesario remarcar que han sido la impericia occidental y su incapacidad en términos de dominación los motores de la ventaja sino-rusa. Es decir, la debilidad de unos y no la fortaleza de otros es la que origina esta tendencia a una nueva multipolaridad, donde las potencias regionales cobran protagonismo con alcances geopolíticos que van más allá de lo que se creía posible durante los ya lejanos 90. El auge de las acciones unilaterales planteadas a partir de múltiples agendas geopolíticas no hace más que aumentar el desequilibrio, propagándolo a otras partes del mundo. Digámoslo al fin, hoy no existe uno sino muchos 'Oriente Medio'.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK Y LOS TEXTOS ESTÁN AUTOEDITADOS POR LOS PROPIOS BLOGUEROS

    Además:

    El extraño triunfo del Pentágono: ¿para qué quiere EEUU robarle la victoria a Rusia en Siria?
    Senador ruso revela para qué Trump necesita hablar de la victoria de EEUU en Siria
    Lo que EEUU teme a muerte en Siria
    Etiquetas:
    política exterior, EEUU, Oriente Medio
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik