13:35 GMT +315 Octubre 2018
En directo
    Marina Silva, candidata a las elecciones presidenciales en Brasil

    Marina Silva, ecologista, evangélica y eterna candidata brasileña

    © REUTERS / Nacho Doce
    América Latina
    URL corto
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (147)
    0 0 0

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La política brasileña Marina Silva, candidata a la presidencia por el partido Rede, intenta llegar al Palacio del Planalto por tercera vez y, aunque empezó la campaña con posibilidades, fue perdiendo apoyos con el paso de las semanas.

    Silva, histórica defensora de los derechos de los "seringueiros" (explotados extractores del caucho), sindicalista, exministra de Ambiente, exsenadora y exdiputada, se reivindica como la única candidata capaz de romper con la polarización que domina la política brasileña desde hace años.

    Propone un Gobierno de transición y asegura que si gana solo estará en el poder cuatro años.

    Su programa es marcadamente ecologista, propone una fuerte inversión en energías renovables, y aunque es muy crítica con los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), del que fue ministra de Ambiente, y Dilma Rousseff (2011-2016), promete mantener y reforzar sus programas sociales de reducción de la pobreza.

    Abiertamente evangélica y seguidora de la Asamblea de Dios, Silva defiende que el Estado debe ser laico, pero en cuestiones como la legalización del aborto o el matrimonio homosexual es ambigua y asegura que convocaría un plebiscito, lo que la aleja de parte del electorado más progresista.

    También: Más de medio millón de brasileños votará desde el extranjero

    Sus rivales dicen que solo aparece en primera línea cuando llegan las elecciones, pero ella ironiza diciendo que eso es porque está "desaparecida" de las páginas policiales de los periódicos, debido a que no está acusada de ningún escándalo de corrupción.

    Silva nació en 1958 el seno de una familia muy humilde en el estado de Acre (norte) en una aldea de la selva amazónica; perdió a tres de sus 10 hermanos, y su madre murió cuando tenía 15 años.

    Superó cinco malarias, tres hepatitis y una leishmaniosis, trabajó como empleada doméstica y fue analfabeta hasta los 12 años, pero 10 años después ya se había licenciado en historia en la Universidad Federal de Acre.

    Su entrada en la vida política se dio a través de contactos con la Teología de la Liberación, la lucha por la preservación de la selva y el trabajo de los seringueiros, puesto que desde muy pequeña trabajó recogiendo el caucho de los árboles tropicales.

    Audio: Brasil se acerca a las elecciones más inciertas y problemáticas de su historia

    En los años 80 trabajó codo a codo con el líder ambientalista y sindicalista Chico Mendes, hasta que fue asesinado en 1988, ayudó a fundar en su estado la Central Única de los Trabajadores (CUT), creada por Lula, y ganó su primer cargo de elección popular como concejala de la ciudad de Rio Branco en 1988.

    En 1990 fue elegida diputada estadual en Acre y en 1994 dio el salto a la política nacional al ser elegida, con 36 años, la más joven senadora de la historia del país.

    Estuvo históricamente relacionada con la izquierda, primero en el Partido Revolucionario Comunista y luego en el Partido de los Trabajadores (PT) de Lula.

    Cuando el PT llegó al Gobierno en 2003, Lula la nombró ministra de Ambiente, cargo desde el que logró importantes conquistas, como una reducción del 57% en la deforestación en la selva amazónica, pero que también le dio disgustos.

    Cinco años después de su nombramiento, salió del Gobierno alegando diferencias internas.

    Eran conocidas sus diferencias con la entonces ministra de Minas y Energía, Rousseff, que se quejaba de que Silva bloqueaba sus proyectos para construir centrales hidroeléctricas en la Amazonia.

    Además: Justicia brasileña permite a expresidente Lula conceder entrevistas desde la cárcel

    Desde entonces, Silva, que también dejó el PT, es muy crítica con el modelo de desarrollo económico de los Gobiernos Lula y Rousseff, que considera centrado en el "crecimiento material a cualquier coste, con beneficios exacerbados para unos y resultados perversos para la mayoría", según escribió en la carta en que anunció su desafiliación.

    Tras su desencanto con Lula, Silva se afilió al Partido Verde, con el que concurrió por primera vez a las elecciones presidenciales: en 2010 quedó en tercera posición y logró casi el 20 por ciento de los votos válidos, lo que le dio un espaldarazo para seguir intentándolo.

    Silva empezó a impulsar su propio partido, Rede, pero no consiguió los avales necesarios para concurrir con su propia plataforma en las elecciones de 2014, por lo que en ese año se presentó junto a la candidatura de Eduardo Campos (Partido Socialista de Brasil), como aspirante a vicepresidenta.

    Te puede interesar: Un vídeo sobre el Holocausto provoca un debate altamente politizado en Brasil

    En plena campaña electoral Campos murió en un accidente aéreo y Silva se vio lanzada al frente de la carrera presidencial; su intención de voto creció rápidamente y casi llega a la segunda vuelta, que finalmente disputaron Rousseff y Aécio Neves (Partido de la Social Democracia Brasileña).

    Silva explicitó su apoyo a Neves para la segunda ronda, lo que desconcertó a parte de su electorado más a la izquierda, especialmente con el paso del tiempo, puesto que actualmente Neves acumula varias denuncias por corrupción.

    Para los comicios de este 7 de octubre, Silva se muestra rotundamente en contra del ultraderechista Bolsonaro (Partido Social Liberal), pero también muy crítica del PT y de su candidato presidencial Fernando Haddad, por considerar que no hicieron la necesaria autocrítica sobre su involucramiento en la corrupción política-empresarial y por haber contribuido a crispar el país.

    Silva se presenta como la alternativa moderada para unir y pacificar al país.

    Más: Brasil comienza su campaña electoral con 13 candidatos a la Presidencia

    Sin embargo, las encuestas no la acompañan esta vez, fue perdiendo apoyo a lo largo de la campaña y es poco probable que pase a segunda vuelta.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (147)