13:17 GMT +322 Octubre 2018
En directo
    Telescopio

    Brasil se acerca a las elecciones más inciertas y problemáticas de su historia

    Telescopio
    URL corto
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (174)
    0 0 0

    El nuevo presidente de Brasil tendrá un "déficit de legitimidad" por no haber derrotado a Luiz Inácio Lula Da Silva, el líder más popular del país. Así ve Gabriel Puricelli, coordinador del programa de Política Internacional del Laboratorio de Políticas Públicas de Argentina, el resultado de las elecciones presidenciales del 7 de octubre.

    El déficit de legitimidad alcanza a los candidatos que no pertenecen al Partido de los Trabajadores pero "valdría también para el propio Fernando Haddad si es electo debiéndole en buena parte su elección a la transferencia de votos de Lula Da Silva", según Puricelli.

    Más información: La democracia brasileña, instalada en la excepcionalidad

    Las elecciones del 7 de octubre son históricas porque los dos principales líderes no participan de la campaña: Lula por decisión judicial, tras su procesamiento, y Jair Bolsonaro por su estado de salud tras ser apuñalado en un acto.

    "Es difícil encontrar antecedentes en países democráticos que se hayan realizado bajo estas condiciones de excepcionalidad en las que está transcurriendo la campaña en Brasil", señaló.

    La votación supone cerrar el ciclo del golpe parlamentario que derrocó a Dilma Rousseff de la presidencia en el 2016. Pero aunque el PT triunfe en las presidenciales, esos votos no se traducirán en bancas al Senado, por lo que no habrá demasiados cambios.

    El parlamento ha sido el "centro neurálgico de la corrupción" debido a la fragmentación y a la construcción de mayorías gracias a pagos simbólicos o en especies, explica Puricelli. "Esa fragmentación seguramente se va repetir", destaca el experto, razón por la cual, a pesar de la profunda crisis, no va a haber grandes cambios, sino que se augura "futura inestabilidad y futuras crisis".

    Hasta el momento las encuestas reflejan un piso del 20% y un techo de 27% para Bolsonaro, que encabeza la intención de voto. En segundo lugar se encuentran Fernando Haddad y Ciro Gómes, del Partido Democrático Laborista, ex ministro de Integración Nacional de Brasil durante el gobierno de Lula, con una aprobación de entre 6 y 12%. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (174)
    Etiquetas:
    legitimidad, parlamento, déficit, elecciones, corrupción, Partido de los Trabajadores, Ciro Gomes, Fernando Haddad, Jair Bolsonaro, Luiz Inácio Lula da Silva, Brasil