En directo
    América Latina
    URL corto
    0 90
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — Nuevas medidas de restricción en centros laborales comenzaron a aplicarse en la capital cubana desde este 11 de enero, después de que se decidió regresar a la ciudad a la Fase Uno de la etapa recuperativa, teniendo en cuenta la alta incidencia de casos positivos de COVID-19 registrados en las últimas semanas.

    Según la decisión adoptada por el Consejo de Defensa Provincial (CDP) de La Habana, "se debe continuar fomentando el trabajo a distancia en todas las actividades y cargos que por su naturaleza lo permita a tiempo permanente o parcial e implementar el sistema de control para medir los resultados".

    A su vez, se mantendrán funcionando los centros laborales, y en aquellos que presten servicios al público debe evitarse la aglomeración de personas y garantizarse las medidas sanitarias y el distanciamiento.

    Por su parte, los trabajadores que ejercen actividades de manera ambulatoria, pueden realizarla en su domicilio, para cumplir las medidas de aislamiento social, y se cierran las áreas de venta públicas donde laboran trabajadores privados, para evitar la concentración de personas.

    Estas medidas se unen a las ya aplicadas por las autoridades capitalinas desde el pasado 9 de enero, que incluyen además:

    • la desconcentración de puntos de venta de productos,
    • reducción de actividades públicas,
    • refuerzo de la vigilancia clínico-epidemiológica,
    • retomar las pesquisas sanitarias a nivel de barrio.

    Las 22 medidas generales para tratar de frenar el incremento de casos de contagio al COVID-19 están dirigidas fundamentales a los sectores de la salud, educación, transporte, turismo, gastronomía, empleo, y el trabajo por cuenta propia (privado y cooperativo).

    Nuevas medidas

    Entre las nuevas disposiciones que ya están en vigor destacan los cierres de cines, teatros y salas de concierto, y no se autorizará actividad recreativa de ningún tipo; el cese de circulación del transporte público (estatal y privado), entre las 21:00 y las 05:00 horas, además de prohibir el transporte interprovincial, incluyendo los porteadores privados a partir del 12 de enero.

    Tampoco se podrá hacer estancia en lugares públicos (parques, plazas u otros espacios) después de las 19:00 horas, aunque se podrá transitar a todas las horas.

    Quedaron prohibidas las fiestas particulares, y se advirtió que las personas que incumplan esta medida serán multadas y presentadas a los tribunales.

    Se decidió además el cierre de bares y centros nocturnos, se suspendió la venta de ron a granel y se mantiene la venta de bebidas alcohólicas embotelladas para llevar.

    Fueron suspendidas las actividades en gimnasios, excepto los biosaludables, se prohíbe el uso de las piscinas estatales y privadas, se suspenden las visitas familiares a las prisiones (se mantienen las de los abogados), y se mantendrán abiertas las casas de atención a personas de la tercera edad pero con restricciones, en caso de que algún mayor resida en zona de foco abierto.

    En el caso de las clínicas estomatológicas, se atenderán solo las urgencias, las embarazadas, los pendientes de prótesis y los menores de 19 años, y se reducen los servicios hospitalarios no urgentes al 50 %.

    Las autoridades instaron además a mantener la vigilancia epidemiológica en frontera a todos los viajeros internacionales, cumpliendo con todos los protocolos establecidos en aeropuertos, puertos y marinas, que desde el 10 de enero deberán presentar de manera obligatoria un certificado de prueba PCR (test de biología molecular Reacción en Cadena de la Polimerasa, por sus siglas en inglés), realizado con 72 horas de antelación de iniciado el viaje.

    También se llamó a aplicar los protocolos de vigilancia en domicilios, hoteles, casas de renta donde se alojan visitantes procedentes del extranjero.

    Se mantendrá la actividad del curso escolar con reforzamiento de las medidas higiénico-sanitarias, se incentivará la venta de módulos de productos de aseo y primera necesidad a nivel de barrios, y los restaurantes y cafeterías ofrecerán sus servicios gastronómicos limitando las capacidades entre el 30 y 50%, garantizando la separación de las mesas a no menos de 1,5 metros, y estimulando el servicio de comida para llevar.

    Desde que se declaró la pandemia en marzo pasado, La Habana ha reportado 5.531 casos —38% del total en el país—, con una tasa de incidencia de 209 casos por cada 100.000 habitantes, y acumula 72 fallecidos, el 48% del total nacional, según el sitio web Covid19CubaData, tablero estadístico interactivo sobre los efectos del COVID-19 en Cuba.

    El pasado 10 de enero la isla volvió a marcar record diario de contagios con la enfermedad COVID-19, al reportar 388 casos positivos de coronavirus SARS-CoV-2 en un día, y acumulando hasta el momento 14.576 personas afectadas y 151 víctimas fatales, desde que inició la pandemia hace casi 10 meses.

    Etiquetas:
    COVID-19, coronavirus en América Latina, coronavirus, teletrabajo, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook