En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    Repasamos el 2020, el año que lo cambió todo (87)
    0 11
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — Colombia vivió un 2020 tenebroso como consecuencia de casi 90 masacres perpetradas por actores armados ilegales en varias regiones del país, lo que evidenció la falta de presencia estatal en algunos territorios y trajo a la memoria las épocas de violencia que solo se veían antes del Acuerdo de Paz con las FARC.

    El Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) señala que desde 1985 hasta 2012, en los años de mayor violencia en Colombia, 11.751 personas murieron en 1.982 masacres, a razón de 73 por año, mientras que en este 2020, según registros al pasado 25 de diciembre, suman 89 las masacres perpetradas, de acuerdo con el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

    En ellas, 370 personas fueron asesinadas, la mayoría en el departamento de Antioquia (noroeste), donde se concentró el mayor número de masacres en el país, con 21, por lo que ni siquiera las restricciones a la movilidad decretadas por el Gobierno en todo el país para contener la pandemia del COVID-19 sirvieron para limitar esa violencia.

    "Tristemente hay que aceptarlo como país: no es que volvieron, es que no se han ido estos hechos de homicidios colectivos", dijo el presidente colombiano, Iván Duque, tras el asesinato de cinco menores de edad en la ciudad de Cali (suroeste) en agosto pasado, mes en el que se presentó el mayor número de estos hechos en el país, con 11 registros.

    La cifra es alarmante si se compara con las 36 masacres contabilizadas en 2019 por la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (Acnudh), que aseguró que ese fue "un año muy violento para los derechos humanos en Colombia".

    Homicidios vs masacres

    El Gobierno se refiere a los hechos como 'homicidios colectivos' y no como 'masacres', con lo que, según diferentes sectores, busca disminuir el tinte político de la situación.

    En otras palabras, la expresión 'masacre' implicaría que el Gobierno reconociera ante la comunidad internacional la existencia del conflicto armado en el país motivado por grupos armados ilegales que buscan hacerse con el control económico o territorial de alguna región, lo cual el Ejecutivo se ha empeñado en negar.

    Sin embargo, al señalar a presuntos responsables de estos hechos el Gobierno involucra a colectivos que durante décadas han sido protagonistas del conflicto interno, como la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), con la que la Administración de Juan Manuel Santos (2010-2018) tuvo breves diálogos de paz.

    Entre los señalados de perpetrar las masacres también están las disidencias de las antiguas FARC y el grupo armado organizado Clan del Golfo (disidencia paramilitar), así como otros más.

    Por su parte, la Fiscalía General también se refiere a las masacres como 'asesinatos colectivos' y sostiene que ha logrado un avance "del 61,73% de esclarecimiento de homicidios colectivos reportados en 2020 con cuatro o más víctimas".

    Pero las cuentas de la Fiscalía no cuadran con las de centros de estudios como Indepaz, y afirma que "de 33 casos registrados" entre enero y finales de noviembre último ha resuelto 22, los cuales han dejado 121 personas muertas.

    La disparidad se da porque mientras algunos centros de estudio consideran como masacre la muerte violenta de tres personas o más "en un mismo lugar y por un mismo actor" —tal y como lo estipuló la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en 1999—, mientras que para el Gobierno y organismos estatales los 'homicidios colectivos' se contabilizan a partir de cuatro muertes.

    Los responsables

    Sea cual fuere el criterio de medición, lo cierto es que la mayoría de masacres en 2020 están relacionadas con la producción o tráfico de cocaína, alcaloide responsable en buena medida del conflicto armado en el país.

    Colombia es el mayor cultivador mundial de coca (insumo base para la fabricación de cocaína), con 154.000 hectáreas registradas en 2019, una cifra que ese año le significó liderar el 70% de cultivos ilícitos en el planeta, seguido por Perú, con el 20%, y por Bolivia, con el restante 10%, según la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito.

    Pero los cultivos ilícitos no fueron la única razón de las masacres en Colombia en 2020; también lo fue la falta de adecuada implementación del Acuerdo de Paz, que ha llevado a grupos armados a querer copar los territorios que antes eran dominados por las FARC, para lo cual asesinan a líderes sociales, campesinos, indígenas y afrodescendientes que habitan esas regiones.

    De hecho, el pasado 25 de noviembre, un día antes de que se cumplieran los cuatro primeros años de la firma del Acuerdo, la Fundación Ideas para la Paz (FIP) presentó un balance según el cual en este tiempo se ha observado "un nuevo ciclo de violencia organizada en Colombia", que se ha hecho más intensa en los años recientes.

    De acuerdo con la FIP, las acciones de los grupos armados aumentaron un 65% desde la firma del Acuerdo de Paz hasta la fecha, de las cuales un 38% fueron realizadas por el ELN y un 34%, por las disidencias de las FARC; y aunque no señaló de manera específica la ocurrencia de masacres, la realidad muestra que estas vienen en aumento tras la firma del Acuerdo, en noviembre de 2016.

    Masacres en aumento

    Según Acnudh, en 2017 se registraron 11 masacres en el país, mientras que en 2018 ascendieron a 29 y en 2019 la cifra llegó a 36.

    Este 2020 aún no termina, y ya el total de masacres supera en más del doble las cometidas un año atrás, la mayoría de ellas en Antioquia, Cauca (suroeste), Norte de Santander (nordeste) y Caquetá (sur).

    La fundación Verdad Abierta, que busca aportar a la reconstrucción y difusión de la verdad histórica y judicial sobre el conflicto armado, subraya que "de los 73 municipios que entre 2019 y 2020 registran masacres, por lo menos 26 municipios hacen parte de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), una iniciativa pactada en el Acuerdo de Paz que abarcó 170 municipios en 16 regiones del país afectados por el conflicto".

    Esas cifras, según esa fundación, "indicarían que la respuesta ofrecida en el Acuerdo de Paz no está siendo del todo satisfactoria", por lo que mientras tanto, la macabra expresión de las masacres permanece en Colombia como parte del repertorio de violencia que acompaña al país desde hace más de 50 años.

    Tema:
    Repasamos el 2020, el año que lo cambió todo (87)
    Etiquetas:
    drogas, cocaína, líderes sociales, asesinatos, masacre, violencia, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook