En directo
    América Latina
    URL corto
    0 02
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Los cultivos de coca en Bolivia completaron un quinquenio de crecimiento sostenido, con un aumento de 10% en 2019 que elevó a 25.500 hectáreas el total de plantíos de esa materia prima de la cocaína, informó Naciones Unidas.

    "Recomendamos impedir sistemáticamente la proliferación de cultivos excedentarios de coca en los parques nacionales donde ya se observa una degradación significativa del medio ambiente", dijo el representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por su sigla en inglés), Thierry Rostan.

    El diplomático presentó en una conferencia online el Informe de Monitoreo de Cultivos de Coca en Bolivia en 2019, que confirmó que la producción mundial de esa materia seguía concentrada en Colombia, Perú y Bolivia, correspondiendo al territorio boliviano aproximadamente una décima parte de esas plantaciones.

    Rostan remarcó que la protección de las reservas naturales debería ser parte de un plan global de aumento del control para evitar una mayor expansión de la coca en Bolivia.

    Señaló que los cocales bolivianos, que habían experimentado una fuerte reducción durante el Gobierno de Evo Morales en la primera mitad de la pasada década, para llegar al mínimo de 20.200 hectáreas en 2015, han aumentado en los últimos cinco años.

    El monitoreo reveló que los cultivos de coca pasaron de 23.100 hectáreas en 2018 a 25.500 hectáreas en 2019, es decir un aumento de 2.400 hectáreas o 10%.

    "Este resultado se explica por la reducción de la superficie de coca racionalizada y erradicada debido a los conflictos sociopolíticos de octubre y noviembre pasados y a que el autocontrol de los productores de coca parecería haber perdido relevancia", sentenció.

    El informe estimó que Bolivia tuvo en 2019 una capacidad potencial de producción de entre 37.000 y 46.100 toneladas métricas de hojas de coca secadas al sol, como se comercializan regularmente, con un valor estimado en el mercado local de entre 432 y 534 millones de dólares.

    Dos terceras partes de los cultivos de coca estaban en la zona tradicional del trópico del departamento de La Paz.

    El tercio restante de los cocales correspondía a la región del trópico de Cochabamba (centro), más conocida como Chapare —donde tienen gran influencia los sindicatos de cocaleros liderados por Morales- cuya producción se comercializa en gran medida fuera de los mercados controlados, añadió.

    El representante de la UNODC expresó preocupación especialmente por el aumento de los cocales en parques nacionales, destacando la situación de las reservas Isiboro-Sécure y Carrasco, próximas a Chapare, donde subieron de 1.450 hectáreas a 1.843 hectáreas entre 2018 y 2019.

    La UNODC está muy preocupada por el incremento del cultivo de coca en las áreas protegidas, que estaría ocasionando un daño grave a los ecosistemas, con deforestación y degradación de suelos, dijo Rostán.

    Etiquetas:
    ONU, cultivos, coca, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook