12:07 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    120
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — Los precios se mantienen en constante alza en Venezuela, las cifras de la Asamblea Nacional dicen que la inflación ronda cerca del 30% mensual, y los venezolanos lo notan en su bolsillo, por lo que muchos esperan que el Gobierno acabe por utilizar la criptomoneda que creó en 2017, el petro, en todos los ámbitos.

    "Veo el 2020 la economía con mucha esperanza, espero que se logre consolidar la idea esta del petro, que realmente se cristalice esa opción que ha sido una alternativa a todos los ensayos y que eso pueda compensar la fuerte ofensiva económica que hemos tenido todo este año", dijo a Sputnik Javier Suleta, 68 años, jubilado, residente del centro de Caracas.

    La esperanza de Suleta y otros venezolanos es que su salario se exprese en esta criptomoneda para que así, cada devaluación del bolívar no pulverice sus ingresos.

    Los pensionados se encuentran entre los más afectados, porque la mayoría de los trabajadores del Estado o de empresas privadas reciben remuneraciones por encima del salario mínimo que se fija en bolívares, e incluso algunos reciben compensaciones en dólares.

    Sin embargo, los pensionados reciben, con el aumento anunciado este mes, 250.000 bolívares, que, de acuerdo a la tasa del Banco Central de Venezuela de 72.000 bolívares por dólares, equivale a 3,4 dólares, el mismo valor de medio cartón de huevos.

    "Eso no alcanza para nada, mi hija saca cejas, hace limpieza de cutis, vende jabones, hace de todo para mantenernos a mí, a mi hija y a mi esposo, los dos estamos viejos y somos pensionados, y tenemos como un año que no podemos comprar queso, o pasamos semanas en las que tenemos que rendir un paquete de arroz y caraotas (frijoles), después de haber trabajado toda la vida, yo si quiero que de una vez ganemos nuestro medio petro", dijo a esta agencia Trina Salcedo de 64 años, jubilada.

    Los pensionados no perciben el bono extra por alimentación de 200.000 bolívares, pero la mayoría aseguró a esta agencia que a sus hogares cada mes llega una cesta con alimentos subsidiados por el Gobierno que cuestan entre 30.000 y 100.000 bolívares (0,4 dólares y 1,3 dólares). 

    En los últimos días el precio del dólar a su tasa paralela (78.000 bolívares por dólar el jueves 16), se mantuvo fluctuante, llegó casi a los 90.000 bolívares para retroceder a los 60.000, y cuando se eleva el precio aumentan también los productos, pero cuando cae estos no retroceden.

    "Este último mes para mí ha sido el más violento, porque no hay control de nada, soy mesonero y hago entre tres y cinco dólares en propinas al día y de verdad no me alcanza para nada", comentó a Sputnik Frederick Calma, de Caracas.

    La idea de ganar en petro para Calma aún suena confusa, pero dice que si se trata de algo que evitará que su salario se devalúe, lo acepta, aunque recordó que una vez el presidente Nicolás Maduro les anunció que ganarían en esa unidad de cuenta y no sucedió.

    En septiembre de 2018, el presidente Maduro indicó que el salario mínimo sería de medio petro.

    "Habrá un nuevo salario mínimo basado y anclado en el petro para su recuperación total (…) He fijado el salario mínimo, las pensiones y la base para todas las tablas salariales (…) en medio petro", indicó en ese momento el mandatario.

    Y aunque inicialmente arrancó así, a medida que el valor del petro fue incrementando los trabajadores percibían la misma remuneración.

    Actualmente, un petro equivale a 4.202.337,07 (58,3 dólares), de acuerdo a la tasa oficial, y el medio petro es ocho veces más que el salario mínimo.

    A finales del mes de diciembre el presidente Maduro anunció la asignación de un bono de medio petro a todos los venezolanos que se entran bajo el censo denominado Carnet de la Patria, lo que sirvió como un ensayo para la plataforma de criptomonedas, explicó a esta agencia el economista y asesor del Gobierno, Tony Boza.

    "Asimismo, sirvió para calibrar los mecanismos técnicos y tecnológicos que están al servicio del petro en su nueva fase; a mi manera de entender, es la etapa más importante como medio de pago, esta función es la que va permitir que el petro ayude al equilibrio de la economía", apuntó. 

    En esta fase que Boza calificó como de "ensayo y error", el Gobierno detectó que el petro debe funcionar como moneda para la compra y pago de bienes y servicios para que la gente no utilice el petro "para comprar bolívares y esos bolívares para comprar dólares, porque precisamente el efecto fue que hubo fue una inflación en dólares".

    Algo que para Calma y otros venezolanos consultados por Sputnik en Caracas, se convirtió en una vorágine que acortó sus ingresos incluso en dólares, entre finales de diciembre e inicios de 2020.

    De acuerdo con el ranking mundial publicado por el Fondo Monetario Internacional, Venezuela es el país con la inflación más alta del mundo.

    El Gobierno de Venezuela denunció que la hiperinflación es la consecuencia del ataque a su moneda desde el extranjero, que se suma a las sanciones económicas de Estados Unidos, que impiden realizar transacciones con empresas e individuos de ese país.

    Etiquetas:
    petro, salarios, Venezuela, bolívar
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook