05:30 GMT +320 Noviembre 2019
En directo
    Carlos Mesa, candidato presidencial boliviano

    ¿Quiénes son los dirigentes opositores en Bolivia?

    © REUTERS / David Mercado
    América Latina
    URL corto
    Por
    Tensa situación en Bolivia tras las elecciones generales (106)
    6194
    Síguenos en

    Dos nombres sobresalen en la oposición boliviana: Carlos Mesa, quien perdió en las elecciones del 20 de octubre contra el presidente Evo Morales, y Fernando Camacho, dirigente del oriente del país. ¿Quiénes son y qué fuerzas tienen? Sputnik conversó con el politólogo Andrés Torres, director de la Universidad de la Cordillera.

    Carlos Mesa y Fernando Camacho son las dos principales figuras de una oposición boliviana que cuestiona el triunfo del presidente, Evo Morales, en las elecciones del 20 de octubre. "Mesa es el líder institucional, Camacho el líder emergente", observa Torres, quien también es empresario.

    Ambos líderes están en desacuerdo con la auditoría nacional e internacional con participación de la Organización de Estados Americanos (OEA) que comenzó el 31 de octubre. La postura de Mesa fue un cambio respecto a lo que venía sosteniendo: la auditoría, si era vinculante, podía ser, ese era su discurso hasta el martes 29 al mediodía.

    Mesa viajó a Santa Cruz, el epicentro de las protestas contra Morales, para ponerse de acuerdo con Camacho, presidente del Comité Cívico de esa ciudad, el espacio organizativo que lidera las marchas contra el Gobierno en esa región. Sucedió el lunes 28 de octubre. "Le dijo que quería reconocer la auditoría, porque para Mesa su único espacio de viabilidad política estaba en que la auditoría diga segunda vuelta", analiza Torres.

    Pero Camacho rechazó la propuesta. Mesa tuvo la opción de "desmarcarse y esperar que lo sigan y aceptar la auditoría", pero al calcular, "se dio cuenta de que iba a quedar tan aislado que decidió mantener la unidad" de la oposición. Al regresar a La Paz afirmó que rechazaba la revisión del proceso y resultado electoral.

    Mesa y Camacho: entre el acuerdo y la confrontación al Gobierno

    La correlación de fuerzas de Mesa no es buena: "todo es aéreo, coyuntural, no tiene militantes atrás", explica Torres.

    Mesa proviene de la política anterior al proceso de cambio que le dio la victoria a Evo Morales en 2005. Fue el presidente de Bolivia entre el 2003 y el 2005 y está marcado, en parte, en las memorias populares por hechos de corrupción y la masacre de El Alto en 2003.

    Camacho, hijo de un empresario de la élite de Santa Cruz, en cambio, emergió en esta actual coyuntura, no se presentó a las elecciones, logró capitalizar un descontento y pararse con liderazgo en esa ciudad, que es el principal bastión político de la oposición.

    "Camacho llegó a liderar una nueva generación política que no tiene cuestionamiento por sus alianzas, había una necesidad de alguien nuevo, un sector decía no quiero ni este ni aquel", analizó el politólogo.

    Camacho ocupó un espacio vacío que se debió a dos factores: en primer lugar, la dificultad de la oposición para generar nuevos liderazgos en el marco de un debilitamiento de sus partidos y sus propuestas.

    En segundo lugar, según Torres, por la situación propia de Santa Cruz donde se construyó una "alianza entre las élites económicas cruceñas y el gobierno", alrededor de la expansión de la frontera agrícola, es decir del desmonte y quema de hectáreas de bosques para la siembra y ganadería.

    "El incendio de la Chiquitanía —ocurrido semanas antes de las elecciones del 20 de octubre— ha desnudado cómo funciona esa estrategia económica, que en el terreno implica un nivel de desmonte muy duro", agregó.

    Los incendios fueron utilizados por la oposición para culpar al Gobierno por el daño al medioambiente, pero también dejaron en claro que sectores de la economía de Santa Cruz eran parte de esa política económica.

    Sin embargo, quienes pagaron el costo político en las filas opositoras no fueron los empresarios sino los líderes políticos de la derecha: el resultado, explica Torres, es que los dirigentes locales perdieron votos que logró capitalizar Mesa.

    Sobre esa crisis se posicionó Camacho: "asume una institución abandonada como el Comité Cívico, genera renovación, dice lo que todos quieren escuchar en la crisis de los incendios, se vuelve protagonista, coordinador y se lanza",  señala el experto.

    Camacho, a diferencia de Mesa, no tiene un pasado político expuesto. Eso, entre otras cosas, le ha dado respaldo de la juventud, algo que Torres señala como clave, ya que "el clivaje hoy día tiene que ver con un tema generacional".

    El líder cruceño logra reunir un apoyo juvenil, mayoritariamente de clases medias y altas, que es uno de los sectores que se ha venido movilizando.

    La emergencia de Camacho cuenta con un factor de poder y una limitante. El poder tiene que ver con su ubicación en el mapa de Bolivia: "Santa Cruz como región, por la población, por su protagonismo económico y demográfico, tiene un nuevo liderazgo en la determinación de la hegemonía política del país", explica Torres, pero no ha logrado construir un liderazgo nacional que lo lleve hasta La Paz, centro del poder político. Es aún un dirigente regional, lo que limita su fuerza y proyección.

    Una estrategia de confrontación

    Mesa y Camacho plantean de conjunto una estrategia de confrontación sin diálogo con el Gobierno: "el escenario es confrontacional, todo o nada, es absolutamente irresponsable, pero seguro, a eso van", analiza Torres. ¿Tienen correlación de fuerzas para lograrlo?

    "Creo que no tenían correlación de fuerzas hace una semana, tenían un poquito más hace cuatro días, y en los últimos días se van fortaleciendo por errores del Gobierno", como haber esperado ocho días para plantear la auditoría de la OEA, y que la pidiera el Gobierno en lugar del Tribunal Supremo Electoral, opina Torres.

    "Se va fortaleciendo la hipótesis del fraude y se va generalizando, y al final no importa si hay fraude o no, sino que todo ese grupo de personas cree que existe", explica. Según su mirada, si la auditoría de la OEA es favorable a Evo, ya sería demasiado tarde y no podría desinflarse el escenario.

    La oposición no cuenta, sin embargo, con un elemento central: el apoyo de la mayoría del empresariado, tanto de Santa Cruz como a nivel nacional. "El 90% del empresariado está con el Gobierno y quiere que le vaya bien", afirma Torres.

    ¿Pueden sostener el plan del golpe de Estado sin un apoyo fuerte y sostenido del empresariado? Es parte de las preguntas que aún no tienen respuesta. Por el momento la desestabilización continúa en una fase de ascenso, Camacho ha emergido como referente central, Santa Cruz es el punto de mayor fuerza de la derecha, y Mesa se ha unido a esa línea discursiva.

    Tema:
    Tensa situación en Bolivia tras las elecciones generales (106)
    Etiquetas:
    oposición, elecciones, Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Mesa, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik