18:58 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    Asesinato de Berta Cáceres en Honduras

    La hija de Berta Cáceres: "Estamos haciendo todo para que haya justicia"

    © REUTERS / Jorge Cabrera
    América Latina
    URL corto
    0 0 0

    MONTEVIDEO (Sputnik) — La familia de la activista hondureña asesinada Berta Cáceres y el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), que la fundó y encabezó, no descansarán hasta lograr justicia por su asesinato, dijo a Sputnik su hija, Laura Zúñiga.

    "Estamos haciendo todos los esfuerzos para que haya justicia, esta lucha que lleva casi tres años ha sido con la plena convicción de que vamos a lograr justicia, que va a ser difícil y que probablemente sea largo porque el Estado de Honduras no quiere hacer justicia", dijo Zúñiga.

    El juicio por el asesinato de la activista hondureña, que la semana pasada terminó con una condena a sus autores materiales, fue abordado en el 170 período de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que se desarrolló en Washington.

    De la audiencia participaron el Copinh, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), que siguió el caso judicial, y el Estado hondureño.

    "Nosotras tenemos la fuerza de nuestra dignidad, de los pueblos indígenas de Honduras que nos han acompañado, y de los pueblos del mundo que se han indignado ante este asesinato; sentimos que tenemos la fuerza para poder enfrentar este estado dictatorial y a estos poderes que generan violencia en este país", señaló Zúñiga.

    Asuntos relacionados: "Asesinaron a Berta, pero no pueden matarnos a todos"

    La justicia hondureña tiene que desactivar estructuras criminales que atentan contra la comunidad y contra el Copinh, que ha sido víctima de una campaña de desprestigio en los últimos años, observó.

    "No esperamos nada de este Estado más que la persecución, vamos a exigir que se respete el derecho de los pueblos a decidir sobre sus territorios, que se juzgue y castigue a quienes violentan nuestros derechos, porque acá tienen una política de que la militarización es lo que puede ejercer presión y lo único que causa eso es más indefensión", dijo la activista.

    Además, aseguró, el Copinh cuenta con la protección de las comunidades, "esa fuerza y la de otros espacios del mundo que siguen ejerciendo presión sobre el Estado es nuestra protección ahora".

    Cáceres, fundadora del Copinh, fue asesinada a balazos en su casa el 2 de marzo de 2016, pese a que la CIDH había pedido al Estado hondureño medidas cautelares de protección para su vida.

    Te puede interesar: Preocupa 'feminización de la violencia' contra activistas sociales en Latinoamérica

    El contexto político en el que se cometió el asesinato "se negó" durante el proceso judicial, se quejó Zúñiga.

    "Incluso en el momento en el que nosotras estuvimos siendo parte del proceso, se negaron peritajes de contexto, peritajes de vinculación criminal, y una de las cosas que nosotros dijimos es que si no se tiene en cuenta el contexto en el que se da el asesinato de mi mami va a haber impunidad en los estratos más altos de esta estructura criminal", dijo la activista.

    Antes de ser asesinada, Cáceres denunció el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca de la empresa Desarrollos Energéticos Sociedad Anónima (DESA), por considerarlo una amenaza para el territorio de las comunidades indígenas de la etnia lenca.

    "Vemos un fallo y una condena al estrato más bajo de esta estructura, queremos a los autores intelectuales, pero también queremos acciones del Estado que ya tiene información y en este juicio se evidenció que hace más de dos años tiene información acerca de algunas de las autorías intelectuales y que no ha hecho nada por hacer procesos legales en contra de esas personas", alertó Zúñiga.

    Audio: Honduras: el asesinato de Berta Cáceres sigue impune

    El caso que finalizó con la condena de siete de los ocho acusados como ejecutores del asesinato de la activista es solo el primero.

    A este le seguirá un proceso al ex presidente ejecutivo de DESA, David Castillo, que es también uno de los socios de la empresa, aunque "no es el de más poder", según Zúñiga.

    La hija de Cáceres considera que la muerte de su madre tuvo tanta repercusión porque "lesiona la humanidad y logró dar esa dimensión y hacer entender a muchos y muchas que el territorio y el cuerpo de las mujeres son espacios a defender y que se defienden simultáneamente".

    "Nuestro trabajo y nuestra lucha es lo que ha logrado algún avance en este caso, como víctimas no nos vamos a quedar calladas, vamos a exigir del Estado que cumpla sus obligaciones, vamos a seguir exigiendo autorías intelectuales", insistió.

    Dos tercios de los defensores de derechos humanos asesinados en el mundo en 2017 eran latinoamericanos, según el Cejil.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    justicia, Berta Cáceres, Honduras