Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

"¡No se viola!", gritan vaginas, tetas y úteros de colores ambientados por Aterciopelados

© Foto : Instagram/aterciopeladosExposición "Ovarios Calvarios"
Exposición Ovarios Calvarios - Sputnik Mundo, 1920, 10.12.2021
Síguenos en
BOGOTÁ (Sputnik) — Aunque parezca improbable mostrar la violencia sexual de manera amena, Andrea Echeverri, vocalista de la banda colombiana Aterciopelados, se jugó todo por ello en la exposición "Ovarios Calvarios": espejos en forma de vagina, caras que lloran lágrimas de colores y úteros estampados rinden homenaje a sus víctimas, en Bogotá.
La violencia sexual "está por todas partes, es un mal de esta sociedad hipersexualizada, que está todo el tiempo alborotando eso. Hay mucha violencia hacia la mujer", dice Echeverri a Sputnik, mientras recorre las salas del Museo Claustro de San Agustín, a una calle de la presidencial Casa de Nariño de Bogotá.
Ese lugar es el refugio, hasta mayo de 2022, de decenas de figuras en cerámica creadas por la cantante de Florecita rockera y Bolero falaz, quien también es artista plástica.
En ese claustro no solo están expuestos los órganos femeninos de colores y tamaños variados, acompañados por lemas feministas como "No es no", y "Vergas violadoras a la licuadora": tres canciones inéditas —una de ellas creada exclusiva de la muestra— llevan a los asistentes por un viaje multicolor que explica un flagelo difícil de investigar.
La estética de "Ovarios Calvarios" tiene que ver con "un trabajo con el color y con ese material por más de 30 años. A mi la cerámica me sale dulce, chistosa, amable. Así sean unas mujeres llorando, usted lo ve, y es muy hermoso", confiesa Echeverri.
Úteros de color rosado, con un "No se viola", dan la bienvenida a la primera sala. Al entrar, además de órganos femeninos, hay macetas con formas de caras. Párpados azules, verdes, bocas rojas, narices grandes. Gotas de lágrimas inmensas, azules, marrones.
Muchos corazones rojos. Y de fondo, la melodía de la canción de Echeverri con La Muchacha: "Mi cuerpo no es un botín; tu miembro no es un fusil".
© Foto : Paula CarrilloExposición "Ovarios Calvarios"
Exposición Ovarios Calvarios - Sputnik Mundo
1/2
Exposición "Ovarios Calvarios"
© Foto : Paula CarrilloExposición "Ovarios Calvarios"
Exposición Ovarios Calvarios - Sputnik Mundo
2/2
Exposición "Ovarios Calvarios"
1/2
Exposición "Ovarios Calvarios"
2/2
Exposición "Ovarios Calvarios"

Caricia

La intención de la exposición es, según su curadora María Belén Sanz, "comunicar una caricia, una cercanía con esas víctimas, porque de ese tema no se habla, y poco se denuncia".
En el proceso de creación, la artista conoció de primera mano relatos de mujeres que han padecido estos crímenes. Pero no solo ello: las víctimas también fueron invitadas a conocer la exposición una vez abierta, con la guianza personalizada de su creadora.
"La música de Andrea con la cerámica, y toda esta puesta en escena es para llorar con ellas, acompañarlas y que la sociedad entienda esto como un delito público", explica Sanz.
Así, entre las letras que rodean una que otra vagina que cuelga de la pared, se leen nombres como Jineth, Allison, Yuliana. Estos, solo algunos de los casos emblemáticos que han estremecido a la opinión pública colombiana.
Jineth Bedoya, por ejemplo, es una periodista colombiana secuestrada y violada por paramilitares de extrema derecha, mientras investigaba para un reportaje que preparaba hace 21 años.
'No es hora de callar', mensaje de la periodisrta colombiana Jineth Bedoya - Sputnik Mundo, 1920, 18.03.2021
América Latina
La aterradora historia de la periodista Jineth Bedoya, que llevó al Estado colombiano al banquillo
Allison Meléndez fue una joven de 17 años que participó en las protestas antigubernamentales del paro nacional de 2021, en la ciudad de Popayán (oeste). Se suicidó luego de denunciar una violación múltiple por parte de agentes de la Policía.
Yuliana Samboní tenía 7 años cuando fue secuestrada por un arquitecto de 38 años, quien la violó y asesinó dentro de su apartamento en 2016.
Hechos tan terribles, contados también entre tetas de terciopelo y alguna peluca.
Es "mostrar esos órganos tan delicados, y hablar de ellos de una forma amorosa y llamando al cuidado de la vida", agregó Belén Sanz.
Otras canciones exclusivas de la exposición son, además de No se viola (con La Muchacha); Ovarios, interpretada con la mexicana Vivir Quintana; y Plañidera, con Las Añez.
Manifestante colombiana en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer - Sputnik Mundo, 1920, 25.11.2021
América Latina
Así está la situación de violencia contra la mujer en Colombia
Echeverri ha expuesto como ceramista en la Bienal de Arte de La Habana (1994), Bienal del Mambo de Bogotá (1995), en el Centro Cultural Diana de Guadalajara (2007), entre otros.
El esqueleto estampado en la sudadera que usa mientras habla con los periodistas también muestra flores de colores y corazones dentro de los huesos.
"Es el mundo de Aterciopelados: el feminismo, la protección a las mujeres, su colorido. Ese espíritu popular tan genuino", insiste la curadora.
La entrada es gratuita.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала