Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Leonard Rentería, el rapero que confronta a los violentos en Colombia

© Foto : Gentileza Leonard RenteríaLeonard Rentería, líder social de Buenaventura
Leonard Rentería, líder social de Buenaventura - Sputnik Mundo, 1920, 24.03.2021
Síguenos en
En diálogo con Spuntik, Leonard Rentería habló sobre la crisis humanitaria que se vive en el principal puerto de Colombia sobre el océano Pacífico. El joven líder social llama a las cosas por su nombre así le cueste la vida. Tiene 29 años, es rapero, estudia psicología y ha provocado hasta al expresidente Álvaro Uribe y a la prensa nacional.
Las aguas del Puerto de Buenaventura están revueltas. En los primeros tres meses de 2021, la ONU (Naciones Unidas) ha registrado 41 homicidios, 13 desaparecidos y el desplazamiento forzado de más de 8.000 personas. Una crisis humanitaria a la que le ha puesto el pecho Leonard Rentería, un artista de 29 años que dice las cosas por su nombre y no le tiembla la voz para freestalear un rap, ni para enfrentar al expresidente Álvaro Uribe ni para hacerle frente a los periodistas.
Es un hombre menudo de poco más de 1,70 m de altura, orgulloso de sus raíces afro, rapero y activista social desde los 13 años. Estudia noveno semestre de psicología y se ha hecho tan visible por decir lo que piensa que pasa sus días escoltado y en un carro blindado. Para él el problema es que pese a la riqueza que produce Buenaventura, por ser el principal puerto de Colombia sobre el Océano Pacífico —ubicado al suroccidente del país—, nada llega a las comunidades que la hacen posible.
"Lamentablemente esa comunidad que genera riqueza al país no tiene acceso a lo mínimo. El 66 % de la población vive en la pobreza, vive en desempleo y con un alto nivel de necesidades básicas insatisfechas. Por ejemplo, el servicio de acueducto es día de por medio, un día sí, al otro no", explica a Sputnik Rentería, quien fue uno de los voceros del paro de febrero de 2021. Por esos días se viralizó en redes sociales un audio en el que Rentería contrapuntea con un periodista radial.
Paola Ocha, comunicadora de una de las mesas de trabajo radiales más escuchadas, le reclama a Rentería por promover un paro que afecta la actividad portuaria de Buenaventura, la cual representa el 49% del comercio internacional de Colombia. "¿No cree usted que el daño puede ser casi que irreparable si siguen con esta idea de bloquear el puente del Piñal?", le cuestionó la periodista al líder afro. Rentería le contrapreguntó: "¿Irreparable para quién?". A lo que contesta Ochoa: "Para todos los colombianos, para 50 millones de personas". Ante la respuesta de la periodista, Leonard se despacha.
"La gente de Buenaventura está cansada de esta situación. Quiere vivir tranquila, pero no hay garantías. ¿Te parece poco la pobreza en la que viven acá? 80 % de pobreza. Si no les parece justo que nosotros nos tomemos las vías de hecho, pues a mí sí. ¿Sabes por qué? Porque mientras ustedes están en la comodidad de su casa comiendo rico, viviendo bien y tranquilos; nosotros, los que movemos el puerto y trabajamos acá no tenemos buen pago, no tenemos condiciones de vida, vivimos en la pobreza, y ahora les parece mal que nosotros taponemos para que nos presten atención. A ustedes lo único que les interesa, por lo que acabo de escuchar, es que la mercancía entre y salga", sostiene con vehemencia.
El obispo de Buenaventura, Rubén Darío Jaramillo Montoya - Sputnik Mundo, 1920, 23.03.2021
América Latina
Obispo sobre la violencia en Buenaventura: "La gente hasta extraña a la guerrilla de las FARC"

¿Qué está pasando en Buenaventura?

Rentería es un hombre franco. Narra que está tan fuerte la guerra entre bandas delincuenciales en el puerto, que la gente está durmiendo debajo de las camas del miedo a morir una noche cualquiera, y también ha empezado a desplazarse y abandonar sus casas.
"La gente tiene miedo de morir o de que sus hijos terminen alimentando las bandas criminales, entonces se desplaza de su casa y cuando se va, los actores ilegales se apropian de la casa", ilustra este joven estudiante que vive amenazado desde 2014 por cuenta de su activismo social.
Ante las reiteradas crisis humanitarias que ha vivido el puerto en los últimos años, la respuesta del Estado ha sido militar, se queja Leonard: aumentan los efectivos de la Policía y el Ejército, los enfrentamientos disminuyen mientras pasa la borrasca pública y todo se mantiene igual.
"Desde hace años los grupos armados de mutan de nombres, pero su accionar es el mismo y la presión sobre las comunidades para que abandonen los barrios y extender el área portuaria e industrial solo aumenta", asegura este líder social, quien a pesar de no tener hijos convive con sus sobrinos, quienes perdieron a su padre en 2015.
"De fondo al Estado no le interesa garantizar la permanencia de la gente en sus territorios. El empobrecimiento de la gente es la garantía de los políticos para mantenerse en el poder. Juegan con la necesidad de la gente de cambio, y van resolviendo pequeñas cosas, pero no los problemas estructurales. Es una estrategia macabra de usar a los pobres para mantener sus privilegios", dice este artista urbano, quien cuando tenía 17 años vio morir a su madre por negligencia médica, según un perfil que le hizo el medio colombiano Vorágine.
El expresidente colombiano Álvaro Uribe - Sputnik Mundo, 1920, 06.03.2021
América Latina
Senador colombiano Iván Cepeda: "Para Uribe no habrá luz al final del túnel"
En septiembre de 2016, plena campaña del plebiscito para refrendar el Acuerdo de Paz, Leonard se convirtió en una figura pública. Ese día le dijo al expresidente Álvaro Uribe y sus seguidores unas cuantas verdades. Le dijo al hombre más poderoso de Colombia que dejara que este pueblo que sufre la guerra en carne propia pueda construir la paz, y que los muertos en esta guerra no los ponen los políticos sino lo pobres.
"Yo he sido víctima directa de la guerra, del conflicto armado, pero a pesar de eso, si yo tengo que darles la mano a los victimarios, estoy dispuesto a hacerlo porque creo en el perdón", sentenció ante las cámaras.
Así es Leonard Rentería, lo que en Colombia llaman frentero. Un hombre que dice las cosas como son. "Está demostrado que al interior de la institucionalidad hay una relación muy estrecha entre los actores ilegales y los legales. Aquí pasan cosas como que el subcomandante de la Policía de Buenaventura fue capturado porque era miembro activo de una banda criminal, o que un directivo de la entidad encargada de los impuestos del puerto tenía una red de contrabando. Eso habla de la penetración de la ilegalidad en la institucionalidad".

Y remata su tesis: "Aquí primero llega el brazo armado ilegal a ofrecer $500.000 [US$140] y un arma,que la institucionalidad a ofrecer educación. Eso hace que los jóvenes vean la violencia como una posibilidad para resolver sus necesidades, porque el Estado ha sido incapaz de generar garantías de derechos".

La sentencia de Leonard es la misma que tuvo Temístocles Machado, líder social asesinado en 2018, y de monseñor Epalza, el obispo de Buenaventura por 13 años, y su sucesor Jaramillo. Una sentencia repetida 1.000 veces y convertida en realidad.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала