Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

John Demjanjuk o Iván el Terrible: la historia de un nazi en Estados Unidos

© AFP 2021 / Menahem KahanaJohn Demjanjuk en la Corte Suprema de Israel en 1993
John Demjanjuk en la Corte Suprema de Israel en 1993 - Sputnik Mundo, 1920, 17.03.2021
Síguenos en
Hace nueve años, John Demjanjuk falleció en un geriátrico de Alemania. Tras él, décadas de juicios en los que se le relacionó con los campos de exterminio de la Polonia ocupada. Acabó condenado por sus delitos en Sobibor a la edad de 91 años.
El rostro de John Demjanjuk transmite calma. Ni un músculo se mueve más de lo necesario. En ocasiones, sus labios dibujan una sonrisa. Semblante inalterable que contrasta con el nerviosismo reinante en la sala principal del Centro Internacional de Convenciones de Jerusalén. La audiencia está nerviosa. Se escucha el suave murmullo del público, alterado por el grito de algún presente o los fogonazos de las cámaras. Los discursos de fiscales, defensa, jueces o testigos son los únicos capaces de silenciar a la multitud. Pero, casi no tienen efecto en Demjanjuk, al borde de la pena de muerte. Sus ojos parpadean tranquilos tras unas enormes gafas.
A priori parece un hombre sencillo. Ucraniano de nacimiento, Demjanjuk llegó junto a su esposa y su hija a Estados Unidos en 1952. Se establecieron en Seven Hills, a las afueras de Cleveland. Ingresó como mecánico en la fábrica de motores de Ford, donde pasaría buena parte de su vida laboral. El matrimonio prosperó y engrosó la familia con dos hijos más. En 1958, obtuvo la ciudadanía estadounidense. Legalmente dejó de ser Iván para convertirse en John. Había cumplido el sueño americano.
© Sputnik / RIA Novosti / Abrir banco de fotosLos habitantes del gueto de Varsovia son enviados al campo de concentración de Treblinka, 1942
Los habitantes del gueto de Varsovia son enviados al campo de concentración de Treblinka, 1942 - Sputnik Mundo, 1920, 16.03.2021
Los habitantes del gueto de Varsovia son enviados al campo de concentración de Treblinka, 1942
Durante décadas vivió en armonía en suelo norteamericano. Hasta que lo llamaron Iván el Terrible. Ese era el nombre que recibía un guardia del campo de exterminio de Treblinka. Uno de los denominados hombres de Trawniki, antiguos soldados del Ejército Rojo capturados y reclutados por el régimen nazi. Un joven conocido por su extrema crueldad con los prisioneros. Una persona que creían que era John Demjanjuk.
En 1975, el Departamento de Justicia de Estados Unidos comenzó a investigar al ucraniano. Una declaración de los años 40 de un testigo soviético apunta que Demjanjuk prestó servicios en el campo de exterminio de Sobibor y en el de concentración de Flossenbürg. Más adelante, a raíz de unas fotografías, varios supervivientes del Holocausto le situaron en Treblinka como Iván el Terrible. En 1977 se inició un proceso de desnaturalización en su contra. Dos años después, la Oficina de Investigaciones Especiales (OSI) del Departamento de Justicia asumió la fiscalía del caso.
Los habitantes de Seven Hills acudieron atónitos al espectáculo mediático que se genera. Uno de los vecinos del barrio podía ser el operario de una cámara de gas en la Polonia ocupada. Demjanjuk lo niega. A su alrededor, protestas y pancartas. En unas se leía "Nazis fuera de Estados Unidos". En otras, muestras de apoyo, principalmente de la comunidad ucraniana. Bajo su opinión, querían arrebatarle todo a un hombre que supuestamente jamás había cometido un delito.
© AP Photo / APJohn Demjanjuk aterriza en el aeropuerto de Tel Aviv (Israel) en 1986
John Demjanjuk aterriza en el aeropuerto de Tel Aviv (Israel) en 1986 - Sputnik Mundo, 1920, 16.03.2021
John Demjanjuk aterriza en el aeropuerto de Tel Aviv (Israel) en 1986
"Ningún gobierno decente puede dejar a un criminal de guerra en su territorio", remarca Eli Rosebaum, director de la OSI, en el documental El diablo de al lado. En 1981, el Tribunal Federal de Distrito de Cleveland revocó la ciudadanía estadounidense a Demjanjuk. A la vez, el estado de Israel pidió su extradición para ser juzgado por crímenes contra el pueblo judío y la humanidad. En 1986 voló a Jerusalén para ser juzgado. La pena era la sentencia de muerte.

Juicios en Israel

El proceso judicial fue histórico. Se eligió el inmenso auditorio del Centro Internacional de Convenciones de Jerusalén para su realización. Allí, los medios no perdían ni una sola toma. El juicio se convirtió en un espectáculo. Un asunto de interés nacional para los habitantes de Israel.
John Demjanjuk se presentó junto al abogado estadounidense Mark O'Connor y el israelí Yoram Sheftel. El segundo pasaría a ser probablemente la persona más odiada del país. Frente a ellos, el fiscal Michael Shacked, fiscal designado por el Estado. De su mano, pasaron por la tribuna testigos de la brutalidad de Iván el Terrible. El guardia de Treblinka amputaba los pechos a las mujeres, cortaba orejas o apalizaba a los prisioneros. Todo esto, antes de llevarlos a las cámaras de gas. Todos reconocieron al torturador en el ucraniano. Uno de ellos, Eliahu Rosenberg, lo identificó en el propio juicio. El llanto y la rabia de los testigos contrastaban con la tranquilidad del acusado.
© AP Photo / Anat GivonYoram Shefel (izquierda) y Mark O'Connor (derecha), abogados de John Demjanjuk
Yoram Shefel (izquierda) y Mark O'Connor (derecha), abogados de John Demjanjuk - Sputnik Mundo, 1920, 16.03.2021
Yoram Shefel (izquierda) y Mark O'Connor (derecha), abogados de John Demjanjuk
La otra baza de la fiscalía fue la tarjeta de identidad de Demjanjuk del campo de entrenamiento de Trawniki, encontrada en un archivo soviético. En ella, se situaba al ucraniano en una propiedad de las SS en Okzów, en septiembre de 1942, y el campo de exterminio de Sobibor, desde marzo de 1943. La fotografía que aparecía era la que los testigos judíos relacionaban con el detenido. Eso sí, no decía nada acerca de Treblinka.
La defensa rechazó ambas evidencias. Sheftel reveló que Rosenberg había firmado una carta en la que afirmaba que un preso había asesinado a Iván el Terrible en una revuelta. El testigo reconoció que le hubiese gustado matarle, pero no llegó a hacerlo. En cuanto a la identificación, el abogado argumentó que se trataba de una falsificación de la KGB. También rebatió el testimonio del guardia de las SS Otto Horn. Según la documentación de la OSI, recuperada de un contenedor de basura, el letrado interpretó que el alemán reconoció a Demjanjuk sugestionado.
© AFP 2021 / Departamento de Justicia de EEUUDocumento de identificación del campo de Trawniki
Documento de identificación del campo de Trawniki - Sputnik Mundo, 1920, 16.03.2021
Documento de identificación del campo de Trawniki
Los argumentos de fiscalía y defensa se entremezclaban con expertos que examinaban los rostros de Iván el Terrible y John Demjanjuk en busca de coincidencias o analizaban la tinta y las firmas de la tarjeta de identidad de Trawniki. Entonces, apareció una nueva prueba. Esta vez en el cuerpo del acusado. Se trataba de los restos de un tatuaje en el que se indicaba su tipo de sangre. Una práctica habitual en las unidades militarizadas de las SS, entre los que se encontraban los guardias de los campos de concentración. Sin embargo, no era obligatorio para los colaboradores del régimen nazi.
En su declaración, Demjanjuk defendió su inocencia. Se definió a sí mismo como un prisionero de guerra ucraniano en Chełm (Polonia), donde pasó la mayor parte de la contienda. Una persona buena, horrorizada por todo lo que había escuchado sobre el Holocausto. Pero él no era ese hombre. Preguntado por el motivo por el cual había incluido Sobibor entre sus lugares de domicilio, el acusado señaló que se lo recomendó un funcionario a su llegada a Estados Unidos. Mejor un lugar de Polonia o Checoslovaquia que la URSS para no ser repatriado. Fueron las palabras de un hombre relajado.
© AFP 2021 / Sven NackstrandJohn Demjanjuk durante el juicio en Jerusalén
John Demjanjuk durante el juicio en Jerusalén - Sputnik Mundo, 1920, 16.03.2021
John Demjanjuk durante el juicio en Jerusalén
El 18 de abril de 1988, el Tribunal del Distrito de Jerusalén dio su veredicto. Demjanjuk llegó cargado por los guardias a causa de un dolor de espalda que le impedía caminar. Los jueces basaron su resolución en los testigos, por lo que el ucraniano fue condenado a muerte. Él solo se santiguó. La sala explotó en gritos de júbilo.
© AP Photo / RBLlegada de John Demjanjuk el día del veredicto en Jerusalén
Llegada de John Demjanjuk el día del veredicto en Jerusalén - Sputnik Mundo, 1920, 16.03.2021
Llegada de John Demjanjuk el día del veredicto en Jerusalén
Pero la historia no acabó ahí. La defensa apeló la sentencia en la Corte Suprema de Israel. Sheftel no abandonaría el caso. Buscaría pruebas para desvincular a Demjanjuk de Iván el Terrible. Estas vendrían desde Ucrania. La desintegración de la URSS en 1991 liberó documentación de la KGB, en la que los abogados indagaron. Registros hallados en Kiev afirmaban que 21 guardias de Treblinka reconocían a Iván el Terrible bajo el nombre de Iván Marchenko. Un hombre de ojos y cabello oscuros, cuya pista se perdió al final de la guerra. Una persona muy distinta al hombre de Cleveland.
A su llegada a Estados Unidos, en inmigración, Demjanjuk escribió que su madre se apellidaba Marchenko. Sin embargo, la duda se instauró en la justicia. No tenían pruebas suficientes para verificar la estancia del acusado en Treblinka. El 18 de agosto de 1993, la Corte Suprema de Israel declaró inocente al ucraniano. Al centrarse la acusación en el caso de Iván el Terrible, no se tuvo en cuenta los posibles actos que cometiera en Sobibor. Poco después abandonó Israel con destino a Estados Unidos. La indignación se hizo con el país mediterráneo. "No sabes muy bien, porque ese resultado. Los hechos ocurridos fueron claros. No fue de justicia", afirma Concha Díaz, vicepresidenta de la Asociación AMICAL de Mauthausen, a Sputnik Mundo.
© AFP 2021 / Sven NackstrandJohn Demjanjuk camino al avión que le devolverá de Israel a Estados Unidos
John Demjanjuk camino al avión que le devolverá de Israel a Estados Unidos - Sputnik Mundo, 1920, 16.03.2021
John Demjanjuk camino al avión que le devolverá de Israel a Estados Unidos

Sus últimos años de vida

John Demjanjuk recuperó la nacionalidad estadounidense en 1998. Pero, su pasado no le abandonaría. Tal vez no era Iván el Terrible, pero la OSI no ignoró que el ucraniano había prestado servicios como policía auxiliar en Sobibor y los campos de concentración de Madjanek y Flossenbürg. En 2001, el Departamento de Justicia retomó el caso. Un año después, Demjanjuk perdería definitivamente la nacionalidad estadounidense.
Intentaron devolverlo a Ucrania, pero, en la maraña legal, apareció un nuevo actor: Alemania. La fiscalía germana lo acusaba de ser cómplice del asesinato de 28.060 personas en Sobibor. Con 89 años, en 2009, Demjanjuk se subió a un avión por última vez. Su defensa se centró en su frágil estado de salud para no ser procesado. El hombre apareció en camilla en los juzgados de Múnich. Su semblante era serio y sus ojos no se abrieron en todo el proceso.
© AFP 2021 / John MacdougallLlegada de John Demjanjuk a la corte de Múnich en 2009
Llegada de John Demjanjuk a la corte de Múnich en 2009 - Sputnik Mundo, 1920, 16.03.2021
Llegada de John Demjanjuk a la corte de Múnich en 2009
Las declaraciones de testigos y la documentación recopilada revelaron que fue guardia en Sobibor. En pleno juicio, España también pidió su extradición para investigar la muerte de 60 ciudadanos del país en Flossenbürg. Pero, no llegaría a salir de Alemania. En mayo de 2011, la justicia germana lo declaró culpable y le impuso una condena de cinco años de prisión. Demjanjuk tenía 91 años, motivo por el que fue puesto en libertad, aunque con un veredicto de culpabilidad. El 17 de marzo de 2012, hace nueve años, falleció en un asilo en Bad Feilnbach, a los pies de los Alpes.
En el aire queda su participación en la masacre de Treblinka. A excepción de Sheftel, la mayoría de participantes en los juicios de Israel creen que Demjanjuk sí que era Iván el Terrible. El paso del tiempo favorece a los criminales, la mayoría de ellos ya muertos. Lo mismo sucede con las víctimas del Holocausto. "Al final, se juzgó a una serie de personas que tenían una cierta jerarquía, pero no a los que realmente estuvieron detrás de todo aquello. El proceso judicial contra el nazismo no fue ejemplar, ni mucho menos. En su momento, cuando todavía había muchos testigos, unos 10 o 15 años después del suceso, no se actuó bien. Es algo que tenemos que echarnos en cara como sociedad", asevera Díaz.
© AFP 2021 / Christof StacheJohn Demjanjuk en la corte de Múnich a la espera de la sentencia
John Demjanjuk en la corte de Múnich a la espera de la sentencia - Sputnik Mundo, 1920, 16.03.2021
John Demjanjuk en la corte de Múnich a la espera de la sentencia
Muchos de los miembros del régimen nazi acabaron lejos de Alemania. Países de América Latina o Asia se convirtieron en destinos de refugio. También en Estados Unidos. "Es un ejemplo del acto de connivencia de todos los Aliados. Intentaron llevarse a su terreno a muchas personas que habían colaborado con el régimen nazi. Se repartieron a los científicos, también otros profesionales. Como tenían un gran desarrollo tecnológico a muchos países les interesaron sus conocimientos", explica Díaz.
En suelo estadounidense, en un principio, muchos fueron aceptados con el objetivo de combatir al comunismo en el país. La historia había cambiado. Por su parte, la defensa de Demjanjuk manifestó que la tarjeta de identificación de Trawniki era un intento de la KGB de enfrentar a judíos y ucranianos en Norteamérica.

"Prevalecieron los poderes geoestratégicos y no los democráticos. Es el lado triste del poder. Eres un demócrata de manera oficial y denuncias el régimen e ideología nazi, pero después te aprovechas de este. Al final, las guerras tienen intereses más que ideologías".

Concha Díaz
Vicepresidenta de Asociación AMICAL de Mauthausen
Los restos de Demjanjuk reposan en un cementerio ucraniano de Ohio. Para algunos, John. Seguramente, Iván para otros.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала