Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

¿(Des)mesura policial? Vuelve el debate después de que una joven pierda un ojo en Cataluña

© AP Photo / Emilio MorenattiViolentos disturbios en Cataluña por la detención del rapero Pablo Hasél
Violentos disturbios en Cataluña por la detención del rapero Pablo Hasél - Sputnik Mundo, 1920, 18.02.2021
Síguenos en
La joven estaba participando en las protestas en Barcelona y habría recibido un disparo de una pelota de foam por parte de los Mossos de D´Esquadra. El proyectil le provocó el estallido ocular y el incidente ha vuelto a poner sobre la mesa el debate sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía en España.
El balance de las protestas por el encarcelamiento de Pablo Hasél han dejado un saldo de más de 50 detenidos entre Madrid, Cataluña, Valencia y Granada y decenas de heridos, entre ellos cinco agentes de la Policía Nacional en la capital.
La situación más grave tuvo lugar durante los disturbios ocurridos la noche del 16 de febrero en Barcelona, donde se registraron fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y los Mossos D´Esquadra, y una joven de 19 años ha perdido un ojo como consecuencia del impacto que recibió en la cara por parte, presuntamente, de una bala de foam. El incidente quedó registrado a través de una cámara de Betevé, la televisión pública de Barcelona.
Protestas en apoyo al rapero Pablo Hasél en Madrid, el 17 de febrero del 2021 - Sputnik Mundo, 1920, 17.02.2021
España
Las protestas en apoyo a Pablo Hasél dejan nuevos altercados y más de 50 detenidos
La chica continúa ingresada en el Hospital Clínic de Barcelona y según ha podido saber Sputnik, la familia "no tiene dudas de que el impacto provino de un proyectil". Así lo ha confirmado en entrevista con esta agencia Andrés García Berrio, abogado y subdirector de Iridia (en catalán Centro de Defensa de Derechos Humanos), que está llevando el caso de la joven y de los presuntos abusos policiales y uso abusivo de la fuerza por parte de las autoridades en estas manifestaciones.
"Las pelotas de foam son menos lesivas que las de goma si se utilizan correctamente y respetando los protocolos. Lo grave es que un agente tuvo que disparar a la zona de la cabeza. Tenemos testigos y hay otras dos personas con lesiones menos graves también en la cabeza. No se trata de un error. Se trata de un disparo a una zona del cuerpo donde está prohibido disparar; y aunque no tenemos las pruebas para determinar si fue o no a propósito, sí sabemos que su uso ha sido irregular y que hay elementos claros para concluir que el impacto fue provocado por una bala de foam", sostiene Berrio.
Los Mossos d'Esquadra no pueden utilizar pelotas de goma en las manifestaciones desde el 30 de abril de 2014, tras aprobarse en el Parlamento de Cataluña la resolución 476/X. El uso de este arma disuasoria quedó completamente vetado en la comunidad autónoma tras el famoso caso de Esther Quintana, una joven que perdió un ojo tras recibir el impacto de una pelota de este tipo en la manifestación de Barcelona por la huelga general convocada el 14 de noviembre de 2012. Esta misma resolución indica que el Gobierno de Cataluña debe garantizar que el uso de otras armas disuasorias como tanques de agua sólo se utilicen en casos donde sea extremadamente necesario, cuando la situación de violencia sea excesiva y conlleve un atentado contra la integridad de las fuerzas del orden.
Desde entonces, los Mossos en Cataluña (al igual que la Ertzaintza en el País Vasco) utiliza balas de foam o espuma, que es un material que puede ser o bien de polietileno o de poliureta, y la diferencia fundamental es que la lesividad es potencialmente menor en el caso del arma de foam, su trazabilidad es más precisa y cuando toca a la persona cae al suelo y no rebota, por lo que se minimiza el riesgo de una nueva trayectoria imprevisible del proyectil.
Sin embargo, esta prohibición sólo afecta al cuerpo de los Mossos. La Policía Nacional y la Guardia Civil sí que pueden seguir utilizando pelotas de goma porque dependen del Ministerio del Interior, y según la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, la resolución anterior no les afecta porque el Parlament de la Generalitat no tiene competencias sobre estos cuerpos.
Coche de la Guardia Civil española - Sputnik Mundo, 1920, 01.10.2017
España
Operan a un herido en el ojo por el disparo de una pelota de goma en Barcelona
En cualquier caso y tras los disturbios violentos vividos en estas manifestaciones por el caso de Pablo Hasél, así como el reciente caso de abuso y violencia brutal por parte de dos agentes de la Policía Nacional en Linares que lincharon a un padre y a su hija de 14 años en esta localidad, se ha vuelto a reabrir el debate en la sociedad, en los medios y entre las principales organizaciones defensoras de derechos humanos y libertades civiles, sobre si es correcto y proporcional el uso de la fuerza y de determinadas medidas disuasorias que utilizan los cuerpos de seguridad del Estado a la hora de contener una manifestación o una protesta en la calle.
¿Cuándo debe actuar un policía de manera violenta? ¿Qué métodos debe utilizar? ¿Cuáles son los protocolos de actuación apropiados? ¿Quién está detrás de la actuación de estos cuerpos? ¿Y qué pasa con los policías en los que queda sobradamente demostrado que han ejercido un uso abusivo de su autoridad y han ejercido daños irreparables a un ciudadano común? ¿Recae el peso de la ley sobre ellos en estos casos?
Son algunas de las preguntas que asociaciones como Iridia plantean y que según García Berrio publicarán en un extenso informe que están preparando para el mes de mayo.
No es la primera vez que la actuación policial queda en entredicho en España. Durante los años más fuertes de la crisis económica en España (2008-2014), se multiplicaron las protestas, convocatorias y manifestaciones en la calle al calor del Movimiento 15M y en contra de la precariedad en la que estaba sumida la población española. Entre los años 2013 y 2014 se batieron récords en las cifras de convocatorias llegando a contabilizarse una media de 139 por día en todo el país, lo que también multiplicó las detenciones policiales y los enfrentamientos en la calle con las autoridades.
Incluso la organización de derechos humanos no gubernamental, Amnistía Internacional, publicó un informe en 2014 bajo el nombre "España: el derecho a protestar, amenazado", en el que acusaba al Gobierno de ejercer un "uso excesivo de la fuerza" a través de la Policía y de trazar planes para "reforzar una legislación represiva" contra las manifestaciones pacíficas a través de la Ley de Seguridad Ciudadana (más conocida como ley mordaza) y la reforma del Código Penal. De hecho, el 1 de julio del año siguiente, en 2015, ambas entrarían en vigor y continúan vigentes hasta la fecha, siendo las responsables de la polémica en torno a los delitos contra la libertad de expresión por los que se acusa, entre otros, al rapero Pablo Hasél.

¿Qué dice la Policía?

Fuentes policiales que prefieren no ser identificadas consultadas por Sputnik sobre los disturbios ocurridos en Madrid y Cataluña y sobre su opinión sobre la actuación policial, aseguran que
"la policía actuó correctamente, las cargas fueron totalmente proporcionales, en su justa medida y en los momentos oportunos en los que se producían los lanzamientos de objetos por parte de manifestantes violentos que provocaron situaciones peligrosas".
"Estas mismas fuentes, explican que la concentración de la Puerta del Sol no había sido comunicada y que desde la Policía Nacional preveían que pudieran darse "conductas de imitación de lo que había ocurrido en Barcelona el día anterior y así fue". "En un principio transcurrió como una concentración más", continúan, "pero en un momento determinado comienzan los actos violentos por parte de los manifestantes: primero con lanzamiento de objetos a las fuerzas del orden y después provocando el destrozo del mobiliario urbano, arrancando baldosines y papeleras y señales de tráfico para tirárselos a los policías".
Sobre el caso de la chica de Barcelona que ha perdido un ojo como consecuencia, presuntamente, del impacto de una bala de foam, estas fuentes aseguran que desconocen los hechos.
Lo mismo dice sobre este caso puntual (que no tiene la información y por lo tanto no puede opinar al respecto), Luis Miguel Llorente, el portavoz de la Agrupación Reformistas de Policía, un sindicato policial que se define a sí mismo como “progresista, reformista y defensor de los DDHH”.
Protestas en Madrid - Sputnik Mundo, 1920, 17.02.2021
España
Tensión y cargas en las protestas de Madrid y Barcelona por el rapero Pablo Hasél | Vídeos
Sobre el cuestionado actuar de las Fuerzas de Seguridad del Estado en determinadas situaciones, Llorente asegura que no se puede generalizar porque no todos los policías cometen un uso irregular de las armas disuasorias de dispersión en las manifestaciones. Cree que "hay un descontento generalizado en la sociedad española por otros muchos factores como la crisis económica o el hartazgo y empobrecimiento debido a la pandemia" y que eso se nota en la calle porque "el nivel de violencia se ha exacerbado".
Sin embargo, cree que hay que castigar a los policías y funcionarios que incumplan con el reglamento para que no paguen justos por pecadores, y reclama al director general de la Policía y al director adjunto operativo "que salgan a dar la cara, a la palestra, a apaciguar ánimos y a dar explicaciones". El portavoz de ARP cree que "no se puede utilizar a los policías como escudo del descontento social" y asegura entender "a los ciudadanos crispados que quieren salir a manifestarse por su situación".
"Nuestra función es establecer el orden público. Nosotros cumplimos órdenes y cumplimos órdenes políticas", sentencia.
La Agrupación Reformista de Policía ha sacado un comunicado la tarde del 18 de febrero en el que expresa que "la libertad de expresión vuelve a estar sometida en este país al vaivén de la política, de los partidos o de la censura. Y todo ello está desembocando en que el Código Penal quiera ser modificado de forma urgente por el Gobierno actual por las consecuencias que esta originado la detención y encarcelamiento del rapero Pablo Hasél", pero considera un error culpar directamente a los trabajadores policiales:
"ARP considera una error quedarse exigiendo responsabilidades a los trabajadores de la Policía a pie de calle, quienes con material obsoleto, sin un descanso apropiado de estas unidades debido al alto nivel de exigencia de sus intervenciones que están siendo muy numerosas en los últimos meses y reitera su deseo de que comparezcan "los máximos responsables de la dirección general de la Policía y su director adjunto operativo por entender que la sociedad está apreciando a una Policía excesivamente contundente, acciones individuales en el uso de la fuerza que empiezan a ser cuestionadas desde diferentes sectores dentro de la misma y que ven con preocupación imágenes que conducen a poner en duda la profesionalidad y preparación de los policías españoles".
Un dispositivo de seguridad como el de hoy en Madrid requiere de una preparación intensa por parte de los diferentes cuerpos de seguridad que trabajan de forma coordinada. Para la concentración prevista en la Puerta del Sol había dispuesta una primera línea de la Unidad de Intervención Policial (UIP), una segunda línea de agentes de unidades de prevención y reacción; y por último, una tercera línea con agentes de la comisaría del distrito centro. "Todo ello para minimizar los daños y tener la situación controlada y poder reaccionar ante las conductas violentas que se produjeron en Cataluña", señalan las mismas fuentes policiales a este medio.
"Preparamos el dispositivo con tiempo y en las reuniones participa el responsable y el subresponsable de las unidades que van a intervenir, el jefe de la Brigada de Seguridad Ciudadana y el jefe superior. Se estudia el terreno con mapas y cartografía digital teniendo en cuenta el servicio de medios aéreos para tener una visión instantánea de los acontecimientos y para reforzar los puntos que se prevén más calientes".
Protestas en España por el encarcelamiento de Pablo Hasél - Sputnik Mundo, 1920, 18.02.2021
España
La violencia protagoniza las protestas contra la detención de Pablo Hasél
Todas las operaciones policiales como las que se han visto estos días en diferentes ciudades españolas están supervisadas minuto a minuto desde el "Cecor" en la Jefatura Superior de Policía. Es el centro de coordinación donde se toman absolutamente todas las decisiones, incluida la de cargar contra los manifestantes y el tipo de violencia que se va a utilizar, así como los medios disuasorios empleados.

Las pelotas de goma no son el único arma polémico

Desde 2018, varios sindicatos de policía han solicitado de manera formal al Ministerio del Interior que desarrolle un marco normativo para que se dote a los cuerpos de defensas extensibles y pistolas eléctricas, más conocidas como pistolas taser, y que podrían sustituir, en ocasiones, al uso de armas de fuego.
Sin embargo, el debate sobre su uso también ha suscitado polémica entre los que la defienden por su "lesividad mínima" y organizaciones internacionales como Amnistía Internacional que sostienen que este tipo de armas entrañan riesgos para la vida de las personas y la Organización de Naciones Unidas, por su parte, las considera un dispositivo de tortura que puede ocasionar la muerte.
Clay Winn, of TASER International, demonstrates the company's Advanced M-26 model during a news conference in Las Vegas - Sputnik Mundo, 1920, 01.10.2020
América Latina
Pistolas Taser: Argentina renueva el debate por las muertes de un policía y su agresor
Las pistolas taser están diseñadas para incapacitar a una persona o un animal mediante descargas eléctricas. En España, desde el 2016 se permitió su uso en Cataluña, desde el 2017 en el País Vasco y unos 200 cuerpos de policías locales a lo largo de todo el territorio nacional las han incorporado a su rutina.
En EEUU y según un estudio de la agencia Reuters, en unos 20 años, habrían muerto unas 1000 personas que habrían sufrido algún tipo de "incidente" con alguna de estas pistolas. Y en 153 de esos casos, las autoridades confirmaron que las taser fueron las responsables o contribuyeron al fallecimiento.

No es el primer ojo que se pierde en una manifestación

No es la primera vez que manifestantes en Cataluña "pierden un ojo" como consecuencia de los altercados producidos durante movilizaciones en la calle. Entre el 14 de octubre y el 20 de noviembre de 2019, se vivieron semanas de protestas casi a diario en las calles de las principales ciudades catalanas como consecuencia de la sentencia en contra de los líderes del independentismo catalán en el denominado juicio del "procés".
En aquel momento, asociaciones como Stop Bales de Goma, denunciaron que cuatro personas habían perdido la visión de un ojo como consecuencia de los enfrentamientos con la policía en las manifestaciones, por el impacto, presuntamente, de pelotas de goma a manos de la Policía Nacional. "Está demostrado que matan y mutilan", señaló entonces Carles Guillot, portavoz de esta organización. Denunciaron a su vez un total de 122 casos registrados de "violencia policial" en los altercados.
Policía Nacional española en Cataluña - Sputnik Mundo, 1920, 14.11.2017
España
El hombre que perdió la visión en un ojo el 1-O se querella contra tres agentes
El debate sobre la actuación de las fuerzas del orden en momentos de estrés social y ebullición en las calles españolas, como es el caso estos días con las protestas tras el encarcelamiento de Pablo Hasél, es un tema recurrente que alcanza picos y bajos en la mediática del país, con preguntas retóricas que siguen sin responderse, bien por falta de voluntad política o bien por falta de recursos o soluciones certeras para un tema tan complejo y con tantas aristas a tener en cuenta en su problemática. No parece, por tanto, que vaya a haber un debate en profundidad con consecuencias tangibles inmediatas sobre la regulación de determinados instrumentos disuasorios por parte de los efectivos policiales en momentos de violencia callejera extraordinaria.
Y mientras tanto, continúan varias preguntas en el aire sin respuesta: ¿dónde están los límites ante la actuación desmedida de algunos policías en las manifestaciones?, ¿cómo diferenciar a un “policía bueno” de uno malo para que se haga justicia social? ¿Y quién devuelve el ojo a la chica de 19 años que participó de una protesta en Barcelona por la libertad de un rapero? ¿Habrá consecuencias para el culpable?
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала