¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

La catástrofe arbórea de Filomena coloca a Madrid ante un reto ambiental

© AFP 2021 / Pierre-Philippe MarcouPareja paseando en las calles de Madrid durante el paso de Filomena
Pareja paseando en las calles de Madrid durante el paso de Filomena - Sputnik Mundo
Síguenos en
MADRID (Sputnik) — La borrasca Filomena sepultó Madrid bajo un manto blanco. Casi 20 días después de la histórica nevada –la mayor en 100 años en la capital española– ya no queda rastro de ese manto, pero las ramas caídas siguen amontonadas en calles, plazas y parques, revelando una auténtica catástrofe arbórea.
Los datos del Ayuntamiento de Madrid indican que la tormenta causó daños en 750.000 de los 1,8 millones árboles bajo dominio municipal. A falta de saber de forma exacta cuántos de estos ejemplares podrán ser salvados, el Gobierno de la nación ya alerta de que la pérdida de vegetación supone un problema de primer orden para la ciudad.
Los resultados de la borrasca Filomena en Madrid - Sputnik Mundo
Internacional
El Gobierno de España declara zona catastrófica los territorios afectados por el temporal Filomena
De forma especial, la ministra destacó que el arbolado urbano es una "infraestructura capital" a la hora de "mitigar el efecto isla de calor que es tan frecuente y terrible en verano".
Este efecto —que se produce cuando un centro urbano atrapa el calor en su interior, acumulando una temperatura mayor que en sus alrededores— es mitigado por la sombra y la humedad de los árboles, aliviando el sofoco en lugares dominados por el asfalto y el hormigón como Madrid.

Filtro antipolución

A la perspectiva de un verano infernal —otro más— se añaden otros problemas, como la pérdida de los pulmones urbanos contra la contaminación. Según recuerda un comunicado emitido por Ecologistas en Acción, la vegetación de las ciudades "filtra el polvo y los contaminantes", además de "secuestrar CO2 a través de la fotosíntesis", lo que disminuye sus concentraciones en la atmósfera.
Un estudio del Ayuntamiento de Madrid cuantificó en el año 2018 que el arbolado de la ciudad —5,7 millones de ejemplares si se cuenta también a los de espacios privados y zonas forestales— funcionan cada año como sumidero para 470.789 toneladas de carbono, además de captar 673 toneladas de polución y proporcionar otras 77.802 de oxígeno.
Autovía de circunvalación M-30 - Sputnik Mundo
España
Menos tráfico, más espacios verdes: así es Parque 30, el proyecto urbanístico que cambiaría la faz de Madrid
En un intento por explicar qué significan esas cifras mareantes, el informe señalaba que la cantidad de carbono sorbida por ese sumidero equivale a la emisión anual de 62.775 coches o que, en términos generales, la vegetación evita 3.600 casos de asma y 4.000 síntomas respiratorios agudos.
Sin embargo, detrás de las bondades dibujadas por el informe del consistorio esconde otra realidad que apunta a un grave problema de contaminación en Madrid incluso antes de la llegada de Filomena.
Hace menos de una semana se publicó un estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) en coordinación con investigadores de Suiza y Países Bajos que situaba a Madrid como la ciudad con un mayor porcentaje de muertes atribuible a la contaminación por CO2 en toda Europa.
El estudio, publicado en The Lancet Planetary Health, atribuye un 7% de la mortalidad a este contaminante, estimando que con niveles menores del mismo se podrían evitar 2.380 muertes anuales.

Hacer de la necesidad virtud

Con ese escenario de fondo, la cuantiosa pérdida de árboles a causa de la borrasca Filomena dibuja un escenario de grave deterioro medioambiental para Madrid, aunque desde las organizaciones ecologistas también ponen en foco en que la catástrofe da una oportunidad para replantear el diseño de la vegetación urbana de una forma más eficiente a la hora de preservar la biodiversidad.
"Las ciudades son ecosistemas alterados por el ser humano, pero ecosistemas al fin y al cabo […] Lo ideal sería hacer una evaluación de qué ha pasado y sentarnos a pensar entre todos para ver de qué forma podemos incluso aprovechar todo esto para mejorar la planificación del arbolado", explica a Sputnik Beatriz Sánchez, coordinadora del programa de Biodiversidad Urbana de SEO/BirdLife
Coches y árboles destrozados a consecuencia del temporal en Madrid - Sputnik Mundo
España
Destrozos en las calles y aumento de contagios por COVID: el "catastrófico" inicio de año para España | Vídeo
En ese sentido, apunta que las nuevas plantaciones para sustituir a los árboles caídos deben ser planteadas como una inversión de futuro "recurriendo a especies que sean buenas para la biodiversidad o que estén adaptadas a los escenarios futuros de cambio climático".
Además, desde SEO/BirdLife piden a las autoridades que no se recurra a podas sistémicas y que se intente salvar a la mayor parte de los 750.000 árboles dañados, aunque desde el Ayuntamiento señalan que despejar las vías sigue siendo una prioridad por motivos de seguridad.
Mientras tanto, los principales espacios verdes de Madrid siguen cerrados al público y no se vislumbra su apertura en el corto plazo, sobre todo en la Casa de Campo o el Parque de El Retiro, donde más del 60% de los árboles fueron dañados por la tormenta.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала