Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Cómo Bolsonaro convirtió soberanía de Amazonía en escudo contra críticas

© AP Photo / Dado GaldieriIncendios forestales en la Amazonía brasileña (archivo)
Incendios forestales en la Amazonía brasileña (archivo) - Sputnik Mundo
Síguenos en
RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — Desde que Jair Bolsonaro asumió la presidencia de Brasil, la destrucción de la Amazonía se convirtió en objeto de críticas por parte de la comunidad internacional; y a pesar del negacionismo del mandatario, que llegó a decir en la ONU que los incendios los provocan los indígenas, los datos son incontestables.
Entre agosto de 2019 y julio de 2020 la deforestación en la Amazonía creció un 9,5% en comparación con el mismo periodo anterior, arrasando más de 11.000 kilómetros cuadrados de selva, según el estatal Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).
Amazonía brasileña - Sputnik Mundo
Internacional
¿Desertificación o sabanización? El fenómeno que pone en peligro a la Amazonía
Ante este panorama, diversos países europeos han alzado la voz y empiezan a dejar claro que en las actuales condiciones es inviable implementar el acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur (Mercado Común del Sur).
El último en sumarse a las críticas fue el presidente electo de EEUU, Joe Biden, que durante un debate en la campaña electoral aseguró que podría haber consecuencias económicas para los países que no frenen la destrucción de la Amazonía, en clara alusión a Brasil.

El discurso de la soberanía

Bolsonaro respondió airado: "La codicia de algunos países sobre la Amazonía es una realidad, pero que lo exprese alguien que opta a comandar su país señala claramente que renuncia a una convivencia cordial y profunda".
El mandatario brasileño anticipó así una tensa relación con el nuevo presidente de EEUU, para quien la cuestión climática y medioambiental promete ser prioritaria.
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, junto a la bandera de EEUU - Sputnik Mundo
Internacional
El medioambiente: punto de fricción en una eventual relación Biden-Bolsonaro
La alusión de Bolsonaro a la soberanía nacional es recurrente. Los especialistas coinciden en que es una forma de desviar la atención ante la ausencia de una política efectiva para frenar la deforestación, pero recuerdan que ese discurso no es nuevo y tiene una larga tradición en Brasil.
Frente a los que insisten en decir que la selva amazónica es "el pulmón del planeta", siempre hubo brasileños que gritaban "A Amazônia é nossa" (la Amazonía es nuestra).
Durante la dictadura (1964-1985) los militares insistieron en poblar y desarrollar la región con grandes obras de infraestructura (como la carretera Transamazónica), con la excusa de que había que defender la integridad de un territorio gigantesco con unas fronteras muy difíciles de vigilar.
Gobiernos de izquierda, como el del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), también abundaron en la lógica de la soberanía.
"La diferencia es que los anteriores presidentes, como Lula o Fernando Henrique Cardoso (1995-2003), no veían la cooperación internacional en la Amazonía como una amenaza, y Bolsonaro sí (…) hay un desvío de ese discurso que coloca cualquier tipo de cooperación como una amenaza a la integridad nacional", apunta en una entrevista con Sputnik Adriana Erthal Abdenur, directora ejecutiva de la Plataforma Cipó, un instituto de investigación sobre clima, paz y cooperación.
Las herramientas que hacían ese puente entre Brasil y los países que estaban dispuestos a ayudar, como el Fondo Amazonía, están "totalmente paradas", recuerda Erthal Abdenur. Países como Noruega y Alemania congelaron su aportación de fondos al percibir que en el Gobierno brasileño no había un compromiso serio para frenar la deforestación.
Incendios en la Amazonía - Sputnik Mundo
Internacional
La otra amenaza que pone en peligro el futuro de la Amazonía (y de la humanidad)
La especialista recuerda que evidentemente sí hay dentro de la Amazonía agentes internacionales (como grandes multinacionales), que incluso cometen graves delitos ambientales, pero ese no parece ser el temor de Bolsonaro, que al tiempo que desmonta los órganos que deberían perseguir esos delitos, atiza el temor a una especie de invasión de potencias extranjeras para robar los tesoros naturales de Brasil, algo que según la entrevistada, roza el delirio.
"No veo en esa presencia del sector privado una amenaza a la integridad territorial de Brasil. Sí que hubo cierta amenaza cuando el Gobierno brasileño llegó a ceder parte de la Amazonía (en el estado de Roraima) para fomentar una especie de corredor para la invasión de Venezuela. El canciller Ernesto Araújo llegó a promover esa idea. Eso sí que hubiera sido un desastre y una amenaza para la Amazonía, para Brasil y para la región", subraya Erthal Abdenur, quien insiste en que no hay ningún indicio de que algún país extranjero tenga "planes de invadir la Amazonía".

Militarización creciente

Dentro de los argumentos que colocan a los agentes extranjeros como enemigos están los reiterados intentos de "criminalizar" a las organizaciones no gubernamentales que trabajan a favor del medio ambiente en la Amazonía, no solo verbalmente. El pasado mes de noviembre se supo que el Gobierno prepara un nuevo marco regulatorio que permita ajustar el trabajo de estas organizaciones a "los intereses nacionales".
Según la especialista, el discurso de la soberanía también explica, en parte, la creciente militarización de la Amazonía.
Amazonía brasileña - Sputnik Mundo
Internacional
Así funciona la odisea de rastrear el origen de los productos de la Amazonía
El vicepresidente brasileño Antonio Hamilton Mourao, un general del ejército, se ha convertido en una especie de ministro de la selva desde que preside el estatal Consejo de la Amazonía, desplazando al ministro de Medio Ambiente del foco mediático.
Miles de militares fueron enviados a la selva en las operaciones 'Verde Brasil' y 'Verde Brasil II', que como él mismo reconoció de momento no dieron los frutos esperados.
Además, el pasado mes de septiembre el Ministerio de Defensa organizó en la región unos ejercicios militares que simularon una guerra. Más de 3.600 militares participaron en unas maniobras en que un supuesto país 'rojo' invadía a un país 'azul' y había que expulsar a los invasores.
El Ministerio de Defensa destacó que las acciones se enmarcan en un contexto de "defensa de la soberanía nacional, principalmente en una región que es prioritaria para Brasil".
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала