¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

Tianjin, una oportunidad para limpiar el turbio sector químico

Síguenos en
La voladura de 3.000 toneladas de materiales químicos plantó un paisaje postnuclear en un coqueto barrio portuario de Tianjin en la medianoche del 12 de agosto.

Las imágenes sugieren el armagedón: detonaciones con la fuerza de 20 toneladas de TNT iluminaron el cielo nocturno, calcinaron miles de automóviles, arruinaron bloques de viviendas y retorcieron recios contenedores.

Las investigaciones posteriores han dibujado un sector turbio donde la ley se regatea con facilidad. Tanto los expertos como el Gobierno ven en la tragedia de Tianjin la oportunidad de aprender "una lección pagada con sangre".

Lugar de la explosión de Tianjin a vista de dron - Sputnik Mundo
Lugar de la explosión de Tianjin a vista de dron

Lo sabido desde entonces sugiere la crónica de un accidente anunciado. La compañía Ruihai había operado ocho meses sin licencia antes de obtenerla en junio y sólo podía gestionar 22 toneladas de cianuro sódico en lugar de las 700 que disponía; el almacén estaba a 500 metros de un núcleo de viviendas cuando la ley habla de un kilómetro; ni los trabajadores ni los bomberos veinteañeros que fueron a apagar el incendio y probablemente provocaron la explosión al aplicar agua a sustancias altamente volátiles tenían la formación necesaria.

Una mentalidad que prioriza los beneficios frente a las engorrosas medidas de seguridad laboral y ese clásico ovillo de intereses de empresarios y políticos en el que se extravía el cumplimiento de la ley acaban de dibujar el cuadro.

Situación en Tianjin - Sputnik Mundo
Tianjin amanece con cuatro nuevos incendios
"Lo ocurrido no es una excepción porque ya hubo un accidente similar en agosto del pasado año que dejó 146 muertos. Pero tampoco es común porque muchas compañías químicas cumplen las normativas y estándares", señala por correo electrónico a Sputnik Nóvosti Shengjun Zhong, profesor de prevención de explosiones industriales de la Universidad del Noreste (Shenyang).

El experto asegura que la cultura corporativa china tiende a ahorrar costes y las agencias reguladoras son incapaces de controlarlas.

"Ruihai es sospechosa de haber utilizado algún poder oculto para evitar las supervisiones, por eso su seguridad era baja", añade.

Diez ejecutivos de la compañía han sido detenidos, entre ellos los dos propietarios. Uno de ellos, el hijo del exjefe policial del puerto, había entrado en la empresa para aceitar la aprobación de licencias que habían sido denegadas antes.

Consecuencias de la explosión en Tianjin - Sputnik Mundo
La compañía de Tianjin no cumplía con las normativas de seguridad

También ha sido detenido Yang Dongliang, director del órgano nacional de seguridad laboral y antes vicealcalde de Tianjin. Yang había aprobado que las compañías que gestionaban materiales peligrosos sólo necesitasen la licencia de las autoridades portuarias. Esa descentralización facilita que los gobiernos locales, siempre necesitados de fondos, miren hacia otro lado si son debidamente sobornados.

"No escasean las leyes sobre seguridad laboral o protección medioambiental. Pero como hemos visto en el caso de Tianjin, pueden ser ignoradas o manipuladas según las necesidades de los empresarios. Hay una extendida complicidad entre ellos y los gobiernos locales", señala por email Geoffrey Crothall, de la organización China Labour Bulletin, que desde Hong Kong monitoriza los derechos laborales en la segunda economía mundial.

Lugar de explosiones en el distrito de Binhai en Tianjin, China, el 17 de agosto, 2015 - Sputnik Mundo
Compañía que gestionaba productos químicos en Tianjin operó 8 meses sin licencia

Tianjin ha abierto los telediarios globales por las espectaculares imágenes, la gravedad objetiva (121 muertos y decenas de desaparecidos) y la media hora escasa en tren de alta velocidad que la separa de la capital. Otros accidentes en zonas recónditas han quedado más silenciados. Greenpeace ha contado 13 accidentes con sustancias químicas en la primera mitad del año.

Tianjin también ha devuelto el foco a la seguridad laboral. Basta un paseo por algunas obras en China para ver escenas que escandalizarían a sindicatos en Occidente. Pero este, a pesar de las epatantes y mediáticas ciudades del este, es todavía un país en vías de desarrollo en extensas partes de su territorio. Sirve aquello de "mucho hecho, mucho por hacer", como en tantos otros aspectos en los que China salva siglos de retraso en décadas.

Más de 68.000 personas murieron en accidentes laborales en China el pasado año, lo que supone la quinta parte de todas las muertes en el mundo. El dato requiere ser relativizado porque también tiene China la quinta parte de la población mundial.

Consecuencias de las explosiones en Tianjin - Sputnik Mundo
El primer ministro chino llega al lugar de las fuertes explosiones en Tianjin

La evolución muestra considerables logros con caídas del orden del 10 por ciento anual: del millón de accidentes y 140.000 muertos en 2002 a los 290.000 accidentes y 68.000 muertes del pasado año.

La frecuencia de los accidentes en el sector químico lo sitúa a contrapelo de la tendencia general. El problema está provocado por su fulgurante desarrollo en los últimos quince años. La economía de Tianjin, el décimo puerto del mundo, ha crecido casi al 10 por ciento anual cuando el conjunto nacional apenas supera el 7 por ciento. Detrás de ese crecimiento está el sector petroquímico.

Los expertos señalan que las normativas y su cumplimiento no se han desarrollado a la misma velocidad.

Situación en Tianjin - Sputnik Mundo
Pekín bloquea 50 webs por desinformar sobre Tianjin
La buena noticia es que China ya demostró con la minería que sabe embridar sectores turbios. A principios de siglo morían entre 6.000 y 7.000 trabajadores anuales y los accidentes no salían en la prensa por rutinarios si no contaban con centenares de víctimas. En el cuadro abundaba la corrupción impune y la olímpica ignorancia de leyes en pequeñas explotaciones regidas por facinerosos que imponían condiciones semiesclavistas.

Las muertes ahora no llegan al millar y muchos esperan una actuación igualmente contundente en el sector petroquímico.

"El accidente de Tianjin es de algún modo un punto de partida para cambiar la seguridad en la gestión de los productos químicos peligrosos. De todas formas, China necesita tiempo para alcanzar las mejoras que impidan esos desastres", señala Shengjun Zhong.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала