En directo
    Sistema Glonass

    El Glonass ruso, ¿sustituto ideal del "vulnerable" sistema GPS?

    © Sputnik / Alexei Nikolsky
    Tecnología
    URL corto
    5461

    El Sistema de Posicionamiento Global, mejor conocido por sus siglas en inglés GPS, es considerado por muchos como un sistema de navegación, pero en realidad tiene una importancia mucho mayor en nuestras vidas cotidianas.

    A pesar de lo mucho que dependemos de este sistema de satélites, es sorprendentemente vulnerable a cualquier tipo de interferencia y ni siquiera existe un 'plan B' en caso de que falle, cuenta Paul Tullis en un artículo para Bloomberg. 

    ¿Qué es el GPS y qué funciones tiene?

    Inicialmente, el sistema fue creado por los militares estadounidenses, pero en el año 2000 el Departamento de Defensa de EEUU empezó a abrir al público su uso. Actualmente el GPS opera con 32 satélites que también actúan como un gigantesco reloj mundial. 

    Tema relacionado: Rusia emplazará en Cuba una estación de mediciones de Glonass

    Cada satélite dispone de varios relojes atómicos que miden el tiempo con una precisión absoluta y envían estos datos a la Tierra junto con sus coordenadas de posición. 

    En la superficie, todos los dispositivos usan estos datos ultraprecisos no solo para determinar la posición del usuario, sino también para saber la hora exacta. Cuando hay una ligera desviación entre los ordenadores, todo se desmorona, explica el autor. 

    El gran aviso del 26 de enero de 2016

    Aquel día hubo tal desajuste entre los ordenadores que fueron necesarias 11 horas para solucionar el problema. Durante ese tiempo las torres de comunicaciones móviles perdieron la señal, la Policía y bomberos de EEUU informaron de errores de comunicación, las transmisiones de radio se vieron interrumpidas y los telescopios que controlan los asteroides se desconectaron. 

    El problema resultó ser un error en la red de GPS global que se produjo después de que las Fuerzas Aéreas de EEUU desconectaran uno de los antiguos satélites y resetearan su base de datos. Al hacerlo, se introdujeron diminutos errores en la nueva programación que provocaron la caída del sistema, señala Tullis.

    Como consecuencia de este error, los relojes se retrasaron 13,7 millonésimas de segundo.  

    Dependencia absoluta 

    Actualmente hay 2.000 millones de receptores de señales GPS por todo el mundo y la Agencia Europea de Satélites de Navegación estima que para el año 2022 habrá 7.000 millones. 

    También: El Pentágono vuelve a quejarse de la lucha radioelectrónica contra EEUU en Siria

    El GPS se utiliza en ámbitos como las telecomunicaciones, la banca, las aerolíneas, los dispositivos eléctricos, los negocios basados en las 'nubes de datos' y las cadenas de televisión. 

    El GPS también es vital para los servicios de emergencias y las fuerzas armadas de muchos países. De hecho, el autor señala que el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU atribuyó a 16 sectores de sus infraestructuras una importancia "crítica" y 14 de ellos dependen de los GPS. 

    El Plan B

    A pesar de que los servicios más importantes y los mercados financieros cuentan con sistemas de repuesto, estos no son fiables, explica el columnista. 

    Así, el congresista estadounidense John Garamendi afirma que "el GPS es el único punto débil de la economía moderna". En este contexto, Tullis recuerda que el incidente del 2016 fue "un error inocente" y no un ataque deliberado contra la red de GPS. No obstante, desde entonces poco se hizo para blindar el sistema. 

    A pesar de lo importante que es el GPS, son pocas las alternativas que podrían reemplazarlo en caso de que fuera necesario, cuenta Tullis. Así, ahora existen el sistema Galileo (operado por la UE), el BDS (China) y el Glonass (Rusia). Entre ellos solo el sistema ruso tiene un alcance global, y por lo tanto podría considerarse una alternativa viable al GPS. 

    ¿Qué es el Glonass?

    El sistema Glonass (acrónimo de Sistema Global de Navegación por satélite) fue puesto en servicio en 1993. Al igual que el GPS, el sistema ruso permite determinar la posición y la velocidad de los receptores de sus señales. 

    Actualmente el Glonass cuenta con 25 satélites en la órbita terrestre. A diferencia del sistema estadounidense, los satélites del sistema ruso no tienen resonancia con la rotación de la Tierra, por lo cual tienen una mayor estabilidad y no necesitan reconfiguraciones rutinarias —que sí requieren los satélites del GPS—. 

    Cualquiera puede bloquear el GPS

    Paul Tullis cuenta que las señales del GPS pueden verse interferidas no solo por otros satélites, sino también por los propios receptores de señales. De hecho, "incluso los excrementos de palomas sobre las torres de comunicación" pueden afectar la débil señal del GPS. 

    También las señales de GPS pueden bloquearse con dispositivos que son fáciles de comprar, cuenta el columnista. Así, de acuerdo con la Agencia Europea de Sistemas de Satélites de Navegación Global, en los últimos dos años hubo unos 50.000 casos de bloqueos deliberados del GPS. 

    Eso sí, en la mayoría de los casos se trató de camioneros que querían ocultar sus ubicaciones a sus jefes mientras descansaban. Pero también hubo casos cuando se bloquearon las señales de GPS de aviones que se acercaban al aeropuerto de Manila Ninoy Aquino. El GPS también es vulnerable a las ráfagas solares, a la basura espacial e incluso a una potencial fuerza enemiga

    ¿Qué es el 'spoofing'?

    Así se llama la táctica más insidiosa de interferir en los GPS. En esencia, se trata de introducir un virus informático que envía señales falsas para engañar a los receptores. 

    Además: ¿Amenaza de una guerra espacial? Nueva estrategia de defensa de la Fuerza Aérea de EEUU

    De hecho, este método es tan efectivo que en una demostración para el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU un profesor universitario 'secuestró' un dron al proporcionarle coordenadas de GPS falsas y alejarlo de su ruta inicial. 

    Tullis añade también que el peligro de esta táctica es que puede aplicarse de una manera sutil para lograr los objetivos que uno se proponga sin ser detectado. Este podría ser el caso de los mercados de valores y la bolsa.

    Tema relacionado: Rusia y China prueban unir sistemas de navegación Glonass y BeiDou

    Además:

    EEUU advierte de que sus satélites son vulnerables frente a Rusia y China
    Los 'matasatélites rusos' ponen en jaque a EEUU
    Etiquetas:
    satélites, GPS, GLONASS, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik